Política
Domingo 19 de Julio de 2015

Hotesur: pese al desplazamiento, Bonadío no planea renunciar a su cargo

"Si les molesta que yo esté, es el problema del que le moleste, pero no renuncio”, enfatizó el magistrado, que además aseguró que no tiene animosidad contra el gobierno.

El juez federal Claudio Bonadío insistió ayer en que no planea renunciar tras su desplazamiento de la investigación a la empresa hotelera de la familia de la presidenta Cristina Kirchner. Y enfatizó que no tiene animosidad contra el gobierno nacional.

   Dos días después de que la Sala I de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal lo apartara de la causa Hotesur, Bonadío volvió a defender el uso de la Policía Metropolitana en un allanamiento realizado en Santa Cruz, al sostener que “es una fuerza de seguridad que puede ser utilizada como auxiliar de la Justicia”.

   “Si les molesta que yo esté, es el problema del que le moleste, pero no renuncio”, enfatizó el magistrado, que además aseguró que no tiene animosidad contra el gobierno ni tampoco busca hacer “autobombo” por haber sido apartado de la causa en la que está involucrada la familia Kirchner.

   Tras la decisión de los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballesteros de desplazarlo de la investigación por estimar que cometió anomalías y violó garantías de defensa de los acusados, el juez consideró que la medida fue “desmesurada” y sostuvo que “lo normal” es la nulidad de un procedimiento y no llegar al apartamiento.

   “Me da tristeza y temor que estas cosas que tienen implicancias institucionales muy serias no formen parte de la agenda diaria de la gente”, expresó el magistrado, que reveló que cuando se concretó su apartamiento de la causa “los ocho o nueve funcionarios que viajaron a Santa Cruz a hacer los procedimientos estaban todos llorando literalmente porque se sentían impotentes, objetos de una injusticia”.

   Consultado sobre si la documentación que recolectó en la causa le generan una sospecha para seguir investigando, respondió: “Sí, obvio”. Y destacó que fueron indicios que lo “convencieron de que era necesario hacer una pericia contable”.

Indicios. “Había un montón de cosas que llamaban la atención”, enfatizó Bonadío y manifestó que “en una causa de estas características la única prueba que es determinante es la pericia contable”, por lo que “hasta que no esté terminada la misma no se puede hablar de nada”.

   El viernes, luego de su desplazamiento de la causa, el juez había advertido: “Si aparezco suicidado, busquen al asesino”. Aunque luego relativizó su propia frase al asegurar que fue una “ironía” y que no tenía “temor” por su vida.

   Asimismo, acerca de por qué cree que lo apartaron del caso, Bonadío contestó: “No tengo idea”. Pero agregó que “una razón objetiva es que estaba viajando desde el sur información de los hoteles, de los estudios contables y bancos que permitía hacer la pericia”.

   “Encontramos documentos, balances y poderes que, por si mismos y como hecho aislado, no significan nada. Pero lo que tenemos que ver es si no están enhebrados a un hilo que se refiere a movimientos ilegales a flujos financieros entre las empresas”, puntualizó sobre los allanamientos en Santa Cruz.

   Al respecto, ejemplificó: “El presidente de Hotesur, Osvaldo Sanfelice, le da a un socio minoritario un poder general de administración y disposición, con el que podía hacer lo que quisiera. Ese socio era (el hijo de la jefa del Estado) Máximo Kirchner. Eso nos llamó mucho la atención”.

   “No creo que yo sea el único que pueda hacer esta investigación. Al que le caiga el caso, sabrá cuáles son sus responsabilidades”, expresó Bonadío sobre la designación de su par Daniel Rafecas al frente de la causa Hotesur.

   Finalmente, el magistrado se refirió a la serie de tuits irónicos de la mandataria, en los que, tras los procedimientos en las oficinas patagónicas, bromeó con que “no sea cosa que Bonadío y la Metropolitana de (el jefe de Gobierno porteño, Mauricio) Macri le allanen el cumpleaños” a su nieto, Néstor Iván Kirchner.

   “Había leído los tuits de la presidenta. Bajar a ese nivel es triste”, concluyó Bonadío.