Política
Lunes 15 de Agosto de 2016

La interna del radicalismo santafesino se calienta

La institucionalización de la mesa Cambiemos Santa Fe fue un paso muy debatido dentro del radicalismo santafesino y no todos los sectores del centenario partido adhirieron. En la UCR santafesina hay un sector, el NEO, que está mucho más ligado al socialismo y al Frente Progresista Cívico y Social que al PRO y al Frente Cambiemos, al que se sumaron la semana pasada el grupo Universidad y el MAR.
Los chispazos no tardaron en llegar. El vicegobernador Carlos Fascendini que dijo que "la banda de Corral y Barletta debería dejar los lugares que ocupa en el gobierno provincial antes que los echemos". Y el intendente de Santa Fe y presidente del comité nacional de la Unión Cívica Radical dijo a medios nacionales que lo del vicegobernador "fue un exabrupto" y trató de poner paños fríos a una interna muy caliente.
"La gente nos elige para resolver los problemas y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no para pelearnos. Hay que aprovechar el nuevo clima que hay desde fines del año pasado. No entiendo por qué se empecinan en enfrentarnos. Por eso, lo llamo a la reflexión", le dijo Corral a La Nación.
El cruce entre los radicales se produjo después de que el propio gobernador Miguel Lifschitz haya descartado la posibilidad de conflicto con la UCR. "Hace años que manejamos las tensiones con madurez", analizó Lifschitz en la semana. "A nivel provincial los tantos están claros, no hay debate, no hay discusión sobre escenarios de ruptura en el Frente Progresista, mucho menos en la Legislatura, no veo conflicto", había dicho el mandatario el miércoles pasado. Y un día después los radicales le daban la razón al votar en Diputados el repudio a las declaraciones de Macri sobre los desaparecidos y al definir como "guerra sucia" al terrorismo de Estado.