Política
Martes 22 de Marzo de 2016

La provincia apura una reforma del Código Procesal Penal santafesino

El ministro de Justicia provincial, Ricardo Silberstein, adelantó que se busca consolidar "un sistema que no dé sensación de impunidad". Lifschitz presentará en breve un proyecto.

El ministro de Justicia provincial, Ricardo Silberstein, expresó ayer su preocupación por la "mala utilización" del procedimiento abreviado y, en ese sentido, adelantó, que la Casa Gris ya tiene listo un proyecto de reforma del Código Procesal Penal, a presentar a la brevedad por el gobernador Miguel Lifschitz. Al respecto, el funcionario instó a consolidar "un sistema que no dé sensación de impunidad a la sociedad"

Silberstein se pronunció sobre el rol de la Justicia penal luego de que La Capital reflejara en su edición de ayer una iniciativa presentada en la Legislatura por el diputado provincial Rodrigo López Molina (Unión PRO) que apunta a modificar los procesos abreviados ya que, según enfatizó, "lo que debería ser la excepción derivó en regla y es síntoma de un sistema colapsado".

Respecto del juicio abreviado, Silberstein advirtió que es "un instrumento que, mal usado, puede dañar, pero que bien utilizado puede ser beneficioso".

Al respecto, el ministro agregó: "Hasta ahora he sido crítico de su utilización por parte de algunos fiscales". Y, de inmediato, recordó el fallido acuerdo de 2015 con la banda de Los Monos (ligada al narcotráfico).

"El juicio abreviado fue mal utilizado en casos emblemáticos, eso es lo grave. Hablamos de homicidios y de asociación ilícita, hechos de enorme repercusión en los que esa herramienta tiene que ser usada con muchísima prudencia", enfatizó Silberstein.

De hecho, al fundamentar la presentación de su iniciativa, López Molina había subrayado que "el acuerdo con la banda de Los Monos encendió una luz de alarma sobre los riesgos de un procedimiento que se convirtió en el principal método para resolver casos en el nuevo modelo de enjuiciamiento de delitos santafesinos".

Frente al debate legislativo en puerta, Silberstein ratificó que el gobierno provincial está "elaborando un proyecto de reforma que Lifschitz presentará a la brevedad". La iniciativa apuntará a una "mayor rigurosidad" al momento de aplicar los controvertidos juicios abreviados.

"Tocar un código sin armonizarlo y tener en cuenta su funcionamiento es un tema muy delicado. Por ese motivo, venimos trabajando desde que asumimos con fiscales, jueces, el Ministerio Público de la Acusación, camaristas y fiscales regionales y se ha elaborado un anteproyecto de reforma", resaltó el funcionario.

Asimismo, Silberstein explicó a La Ocho que en la iniciativa "se toca el tema de los juicios abreviados con cuidado y moderación, con la idea de dar repuesta y tratando de encauzar un elemento que, bien usado, es útil".

"El proceso abreviado da, a veces, una sensación de impunidad, y no debe ser así; hay que tener mucho cuidado. Lo que tiene que preocupar es su utilización, porque si se usa para que haya penas menores, por debajo del mínimo del Código Penal, es grave", añadió.

En esa línea, el funcionario explicó que "el abreviado es un juicio para obtener condena con mayor premura".

"El problema no es que haya muchos o pocos juicios abreviados sino que no exista una sensación de impunidad, además de que el instituto sirva para dar una respuesta punitiva respetando los derechos de defensa", sentenció.

A poco de haber asumido al frente del ministerio, Silberstein había puesto un desafío sobre la mesa: "Tener un sistema penal que no dé sensación de impunidad a la sociedad".

"El Código Procesal Penal necesita modificaciones de manera tal que todos los actores del sistema puedan desarrollar sus acciones", precisó.

En tanto, el proyecto que acaba de ingresar a la Cámara baja santafesina fija como requisitos del acuerdo abreviado que el delito se castigue con una pena privativa de libertad que no exceda los seis años.

Además, no deben estar involucrados funcionarios públicos ni la causa penal en cuestión tiene que ser considerada de interés general.

A su vez, la propuesta considera "prudente afectar determinadas temáticas a la exigencia ineludible del juicio oral", entre ellas "narcotráfico, violencia de género o cuando la(s) víctima(s) fueran menores" de edad.