Política
Martes 28 de Abril de 2015

"No tengo una cuenta para que me descubran, nadie me va a extorsionar en contra del país"

La presidenta valoró el modo en el que llega al final del mandato: "Hemos hecho más de lo que hemos dicho, no sé cuántos gobiernos pueden decir eso". Anunció un proyecto para reemplazar al Renar.

La presidenta Cristina Fernández pidió hoy a los “máximos responsables del Poder Judicial” que, “en  vez de dar tantos discursos contra el narcotráfico”, dote de mayores recursos a los juzgados federales encargados de causas contra el tráfico de drogas.
 
Al presentar en el partido bonaerense de San Martín “dos hornos pirolítico móviles”, destinados a la destrucción de droga  incautada, sostuvo que se trata de una “contribución para crear  políticas de Estado en materia de seguridad y lucha contra el  narcotráfico”.
 
Luego, mencionó que el juzgado federal de Orán sólo cuenta con 22 empleados, en una de las zonas más críticas del tráfico de drogas, y advirtió en clara referencia al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti: "En lugar de dar tantos discursos contra el  narcotráfico, quienes son los máximos responsables del Poder Judicial, deberían dotar de mayor cantidad de empleados, recursos y elementos para que puedan hacerlo eficazmente".
 
En ese marco la presidenta anunció que impulsará un proyecto de ley para el reemplazo del Registro Nacional de Armas (Renar) por una Agencia Nacional  de Materiales Controlados. "Queremos que la tenencia de armas sea una política controlada por el Estado", enfatizó la Jefa de Estado.
 
Sostuvo que “contribuir al desarme no  solo es una política de seguridad para el país, sino también para  las familias”.
 
También recordó que desde 2003 a la fecha, “se han redudico drásticamente las portaciones de armas”, que alcanzaron a solo 488 a lo largo de 2014. La Presidenta vaticinó que a fin de año, “vamos a llegar a las 300 mil armas destruidas” en el transcurso de la última década.
 
La presidenta afirmó que “la Argentina volvió al mercado de capitales y a tasas razonables”, pese a que no hubo arreglo para el pago de la deuda con los fondos buitre, y al respecto afirmó que su gobierno “no va a honrar jamás la usura y la estafa internacional”.
 
“A estos papeles que escribieron se los llevó el viento y la realidad. La realidad es que hace pocos días Argentina volvió a a acceder al mercado de capitales, a tasas razonables, porque hemos honrado la deuda y la vamos a seguir honrando. Lo que no vamos honrar jamás es la usura internacional y la estafa”, afirmó.
 
En declaraciones transmitidas en cadena nacional durante un acto que encabezó en San Martín, provincia de Buenos Aires, la mandataria se quejó de que durante 2014 “picotearon sobre la cabeza de los argentinos y sobre las expectativas económicas de los argentinos” con la posibilidad de que si el Gobierno no llegaba a un acuerdo con los buitres “se iba a venir todo abajo”.
 
“No tengo una cuenta para que me descubran y nadie me va a extorsionar en contra de los intereses del país. Vienen anunciando que van a dar a conocer cuentas y empresas. Que las den a conocer, las últimas que dieron a conocer fueron un bochorno y un papelón”, afirmó en relación a supuestas cuentas en el exterior de su hijo, Máximo Kirchner.
 
Subrayó que “todo esto es hecho por los fondos buitre” y que “la campaña de desprestigio es contra la Argentina, no contra el gobierno de la Argentina”.
 
"Estamos trabajando en lo que es el flagelo de la inseguridad y el narcotráfico, en conjunto con las provincias, hay temas que son de Estado, la gente necesita que los dirigentes trabajen no solamente por el rédito electoral. Hemos hecho todas las cosas que dijimos que íbamos a hacer, y muchas más también", afirmó.
 
"Hemos hecho más de lo que hemos dicho. Y no sé cuántos gobiernos pueden decir eso. Entonces, les pedimos a los 40 millones de argentinos que sepamos que es necesario un proyecto colectivo entre Nación, provincias y municipios para seguir profundizando este modelo”, destacó la Jefa de Estado.
 
Al encabezar un acto en la localidad bonaerense de San Martín, Cristina resaltó además que “este espacio político que tengo el honor de representar como presidenta de la Nación, tiene los hombres y las mujeres que van a profundizar y mejorar nuestras políticas”.
 
“Seguramente hemos cometido errores en estos años, porque es  muy difícil gobernar a la Argentina. Y entonces es casi imposible  quedar bien con todos los sectores”, admitió.