Política
Jueves 30 de Junio de 2016

Rosatti admitió que en 2005 renunció en rechazo al manejo de la obra pública

Aludió al accionar del hoy detenido José López como detonante de su salida del Ministerio de Justicia de Néstor Kirchner.

El nuevo integrante de la Corte Suprema nacional Horacio Rosatti admitió que en 2005, durante el gobierno de Néstor Kirchner, renunció como ministro de Justicia porque "no" le "cerraban los precios" de la obra pública que manejaba el recientemente detenido ex funcionario José López. Con la promesa de luchar contra "la impunidad y la corrupción" y a favor de que los magistrados paguen Ganancias, el santafesino juró ayer como flamante miembro del máximo tribunal.

"Por supuesto que comparto el combate contra la corrupción y, en lo que hace a la Justicia, la no impunidad es fundamental", subrayó Rosatti durante una conferencia de prensa, tras jurar como nuevo ministro de la Corte Suprema.

Respecto de si su renuncia al Ministerio de Justicia en 2005 tuvo que ver con los sobreprecios en la obra pública, el santafesino afirmó: "Muchas veces uno tiene que plantarse y decir «no» frente a algo que le parece que no es lo que corresponde. En ese caso, dije «no» porque no me cerraban los precios".

"No se concretó esa licitación (para la construcción de cárceles), se cayó justamente porque faltaba una firma (la suya). Hay que valorizar el no de los funcionarios", amplió Rosatti.

En ese sentido, insistió en que "la conducta de los funcionarios debe manifestarse no solamente en términos de lo que hacen sino de lo que dicen y lo que dejan de hacer y el valor del no".

Asimismo, Rosatti aseguró que "los funcionarios son los que se registran en esa época" y que "la Secretaría de Obra Pública estaba a su nombre (en alusión a López)".

Sin embargo, el jurista aclaró que no quería "hacer nombres propios porque, probablemente, algunos de esos casos puedan llegar a la Corte y de ninguna manera" iba a prejuzgar.

El fiscal federal Federico Delgado pidió el procesamiento con prisión preventiva para el detenido ex secretario de Obras Públicas del gobierno kirchnerista, en el marco de la causa en la que es investigado por presunto enriquecimiento ilícito (ver página 11).

"Hay que decir que no a ofrecimientos de cargos públicos, a encabezar una lista de diputados nacionales, porque uno tiene que saber lo que puede dar", resaltó Rosatti, y aseguró: "Nunca me arrepiento cuando estoy convencido de los actos", en referencia a su renuncia al ministerio en 2005.

El santafesino asumió el cargo ante el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, en una ceremonia en la que también estuvieron los jueces Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, pero faltaron los magistrados federales de primera instancia, habitués en ese tipo de ceremonias.

El flamante ministro reconoció que "la Justicia está en deuda con la sociedad" y llamó a saldar esa asignatura pendiente "con un trabajo conjunto con los otros poderes del Estado".

"La población no tiene confianza con los poderes del Estado en términos generales", resumió Rosatti, quien insistió en que los magistrados deben pagar Ganancias y recordó que así lo dictaminó cuando fue conjuez de la Corte y en sus libros.

"Se está trabajando en ese tema. No hay que afectar la retribución actual, hay que hacerlo tal vez gradualmente, pero al objetivo (del pago del tributo) debemos concretarlo", subrayó.

En la ceremonia de asunción también estuvieron presentes la vicepresidenta Gabriela Michetti; el ministro de Justicia, Germán Garavano; el titular de la Cámara Federal de Casación Penal, Alejandro Slokar; su par de Casación porteña, Horacio Días; la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y el presidente de la Asociación de Magistrados, Ricardo Recondo.

De ese modo, el máximo tribunal de Justicia cuenta ahora con cuatro integrantes, mientras que el quinto, Carlos Rosenkrantz, asumirá después de la feria judicial.