Política
Lunes 04 de Abril de 2016

Suma candidatos la puja por la jefatura del Partido Socialista

La sucesión de Binner. El 19 vence el plazo para anotar listas a la interna de junio. Bonfatti aparece como favorito. Polino y Cortina darían pelea para  reformular al socialismo.

El 19 abril próximo vencerá el plazo de presentación de listas para la interna del Partido Socialista (PS) y, si bien el escaneo inicial de no pocos dirigentes de esa fuerza política reflejó un consenso prácticamente general en torno a la candidatura del santafesino Antonio Bonfatti para el cargo de presidente, otras dos opciones parecen dispuestas a dar una pelea centrada en la recuperación del espacio de centroizquierda nacional.
Luego de que Hermes Binner comunicara su decisión de dejar la conducción nacional del PS a mediados de año para facilitar una renovación en esa fuerza política, y entonado por el respaldo que —según aseguró— viene cosechando en distintos puntos del país, Bonfatti (ex gobernador de Santa Fe y actual presidente de la Cámara baja provincial) comenzó a desandar a fines de febrero pasado el camino hacia el máximo cargo partidario.
El 19 de junio los socialistas confluirán en las urnas para elegir autoridades y, en ese contexto, Binner ya oficializó que no buscará otro mandato al frente del PS —partido que en 2016 cumplirá 120 años de existencia— por considerar necesaria una renovación.
Pese a que Bonfatti picó en punta en la carrera por la sucesión de Binner, luego del VI Congreso Nacional Ordinario del PS, realizado a mediados de marzo en la Facultad de Arquitectura de Universidad Nacional de Rosario (UNR), irrumpieron en escena dos nuevos actores: Héctor Polino (ex diputado nacional y actual titular de la ONG Consumidores Libres) y Roy Cortina (legislador porteño).
  Polino salió a la cancha acompañado por el sector que se referencia en Rubén Giustiniani (actual diputado provincial y titular del PS entre 2003 y 2012), con un enfrentamiento de larga data con Binner y Bonfatti.
  Voceros del espacio aclararon a La Capital que “hay una aspiración a presidir el partido; es una opción, pero lo importante en estos días es que existen dos caminos: el de las urnas o el de un acuerdo que refleje la nueva realidad del socialismo, una clara señal de que nadie hegemoniza”.
El tono crítico hacia la actual conducción del PS también se hizo sentir durante el reciente congreso partidario realizado en Rosario, en especial al momento de analizar el escenario político nacional y la performance en las últimas elecciones presidenciales (25 de octubre de 2015, primera vuelta), a las que el socialismo concurrió sin candidato propio y bajo el sello de Progresistas, que postuló a Margarita Stolbizer a la Casa Rosada y logró un respaldo del 2,5 por ciento de los votos.
Cortina, en tanto, viene de lanzar Evolución y Cambio, un nucleamiento destinado a reformular el socialismo y a “reconstruir y liderar la centroizquierda”.
“La experiencia indica que no se pueden esperar progresos, mejoras y cambios en un partido si no existen los promotores de los mismos para persuadir democráticamente a los que se resisten a encararlos”, fundamentó el legislador porteño.
Cortina destacó que ese objetivo puede cumplirse vía consenso partidario o “también por el uso de los derechos que otorga la carta orgánica del socialismo para intentar resolver, a través de la democracia interna, distintas opciones que no pueden encontrar un punto de acuerdo”.
Tras afirmar que “un partido se fortalece si sabe combinar todas las opciones de relacionamiento político interpersonal y grupal bajo el paraguas protector de una ideología”, el dirigente alertó que “hoy nada de eso ocurre en el socialismo y, en algunos casos, sólo de manera parcial o imperfecta”.
Bonfatti, paralelamente, continúa alternando su labor parlamentaria con las recorridas de bases socialistas (ya visitó Buenos Aires, Córdoba y Tucumán, entre otras provincias).
En ese marco, tomó distancia del gobierno de Mauricio Macri respecto de la implementación de medidas que no sintonizan con el ideario del PS y aclaró que el partido “no” coincidirá en un espacio con el PRO, como vienen fogoneando algunos radicales santafesinos aliados a Cambiemos, a nivel nacional, y al socialismo, en la provincia.
También instó a hacer un esfuerzo para que el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) “siga adelante en el país, porque está abierto un espacio muy interesante” para las fuerzas de centroizquierda.
Frente a un ciclo político agotado, todas la señales coinciden en que para el socialismo será un otoño caliente.