Política
Miércoles 17 de Agosto de 2016

Tras las amenazas, reforzaron las medidas de seguridad en la Casa Rosada

Hasta los autos de los funcionarios pasan ahora por el detector de explosivos. "Era un protocolo que no se cumplía", admiten.

La medida sorprendió hasta a los funcionarios de más alto rango que pasaron por Balcarce 50 luego del fin de semana largo: desde el martes, la Policía Federal empezó a controlar con un detector de explosivos a todos los vehículos que cruzan el portón de la explanada de Avenida Rivadavia.

La disposición se enmarca en la reacción oficial ante el ataque que sufrió el Presidente en Mar del Plata y la nueva amenaza de bomba que hubo el viernes pasado contra la Casa Rosada. "Es algo que se tiene que hacer siempre por protocolo y no se hacía: en este contexto tenemos que ser más rigurosos y estrictos con la seguridad", explicaron desde el Gobierno.

Aunque ya advertían un escenario hostil contra el Presidente provocado por el kirchnerismo, los incidentes durante el acto en la costa y el llamado anónimo que se recibió en la central del 911 del departamento federal de emergencias precipitaron algunos cambios.

Uno de ellos fue intensificar los controles en los accesos. En el Gobierno confiaron que la amenaza de bomba del viernes fue la quinta que se recibió en la Casa Rosada desde que Macri es Presidente. "Vamos a aplicar los mismos protocolos que para los ingresos a la Quinta de Olivos", admitieron. Esto incluye un control previo de detectores de explosivos y metales para funcionarios que visitan al jefe de Estado.

El otro cambio que anunció el Gobierno dejó en evidencia cierta fragilidad en su actual seguridad: se definió que dentro de un mes el Presidente comenzará a movilizarse en una camioneta blindada, una Mercedes Benz Vito especialmente acondicionada. Es decir que habrá usado durante 9 meses un vehículo "vulnerable".