Policiales
Jueves 09 de Febrero de 2017

Por balear a la policía, un barra de Patronato aceptó tres años de condena

Tribunales de Paraná. Se trata de Cristian Grandoli, quien el 25 de noviembre del 2015 baleó desde una moto a efectivos policiales en la previa de un partido de ese equipo

Cristian Grandoli, integrante de la barra fuerte de Patronato, aceptó el lunes en los tribunales de la ciudad de Paraná una condena por tres años de prisión condicional, luego de haber sido procesado como autor de una balacera contra un grupo de efectivos policiales en la previa de un partido de Patronato e Instituto de Córdoba en su camino al ascenso a la primera división.

La sentencia –la cual el imputado la purgará sin ir a la cárcel– fue por medio de un juicio abreviado acordado entre el fiscal del caso, Juan Francisco Ramírez Montrull; la defensa del acusado, Marcos Rodríguez Allende, y el propio imputado. Dicho acuerdo se celebró ante la jueza de Garantías Paola Firpo.

No hubo heridos
El caso remonta al 25 de noviembre del 2015, cuando una caravana de hinchas dirigida por la barra fuerte chocó con la policía y desde una moto partieron varios disparos de una pistola calibre 9 milímetros. Por milagro no hubo heridos ya que la balas impactaron en el frente de una peluquería y viviendas aledañas.

Dos años después, el fiscal Ramírez Montrull, a cargo de la pesquisa judicial, reunió pruebas que permitieron identificar a Grandoli, quien iba de acompañante en la moto, como el autor de los disparos, y a un menor de edad como quien la conducía al llegar al estadio Grella, en Churruarín y Gorriti de aquella ciudad.

Esa identificación se logró tras cotejar los registros fílmicos de las cámaras del 911 y de comercios de la zona. A su vez, la Justicia tuvo en cuenta algunos testimonios de vecinos que observaron cómo fue el tiroteo.

En cuanto al origen de aquella lluvia de balas, allegados a la barra sostuvieron que la policía disparó primero a un grupo de personas que iba en una camioneta, pero nadie acercó esta versión a la Justicia. De todos modos, y de manera oficial, se mantuvo firme siempre que fue un grupo de hinchas el que intentó pasar el vallado policial y un efectivo, a modo disuasivo, disparó con una posta de goma. Esto habría generado el comienzo de la balacera que opacó la previa al partido de Patronato.

Finalmente, el pasado lunes, asistido por el defensor Marcos Rodríguez Allende, Grandoli, domiciliado en Alto Verde de Santa Fe, aceptó la pena condicional así como las prohibiciones de acercarse al club los días de partidos, entre otras normas de conducta.

Respecto del menor de edad, se acordó una suspensión del juicio a prueba (probation). De todas formas, la jueza Firpo remitió la causa al Juzgado Penal de Niños y Adolescentes de Paraná, a cargo de Pablo Barbirotto.

Un dato oscuro con asiento en Santa Fe

Sin haberlo presenciado, Cristian Grandoli fue protagonista de otro hecho de sangre que conmocionó a la ciudad de Santa Fe el año pasado. El hombre se alojaba en una casa de la Uocra sobre calle Junín al 2700 y se manejaba en una Renault Kangoo gris. Por causas que se desconocen, dos sicarios fueron a matarlo el viernes 29 de octubre.

Pero se confundieron: aquella noche, los atacantes en una moto se pusieron a la par de otra Kangoo gris conducida por un hombre bastante parecido, que vive al lado de la vivienda donde residía Grandoli. Le dispararon dos veces en el rostro y huyeron.
Embed

Se trataba del trabajador de Diario UNO, Néstor Vázquez, quien regresaba a su casa de trabajar al cierre de una edición, como diagramador.

Vázquez estuvo muy grave pero logró sobrevivir y salió adelante. La mala suerte que tuvo se compensó con la fuerza que demostró para recuperarse de semejante ataque.

Por tal episodio, Grandoli fue citado a declarar por el fiscal de Homicidios de Santa Fe, Jorge Nessier, pero dijo que desconocía los motivos de semejante ataque. Poco después la causa se paralizó y el fiscal no profundizó ninguna pista para dar con los sicarios. Una trama muy pesada existe atrás del episodio que nadie quiere destapar.
En cuanto al origen de aquella lluvia de balas, allegados a la barra sostuvieron que la policía disparó primero a un grupo de personas que iba en una camioneta, pero nadie acercó esta versión a la Justicia. De todos modos, y de manera oficial, se mantuvo firme siempre que fue un grupo de hinchas el que intentó pasar el vallado policial y un efectivo, a modo disuasivo, disparó con una posta de goma. Esto habría generado el comienzo de la balacera que opacó la previa al partido de Patronato.

Finalmente, el pasado lunes, asistido por el defensor Marcos Rodríguez Allende, Grandoli, domiciliado en Alto Verde de Santa Fe, aceptó la pena condicional así como las prohibiciones de acercarse al club los días de partidos, entre otras normas de conducta.

Respecto del menor de edad, se acordó una suspensión del juicio a prueba (probation). De todas formas, la jueza Firpo remitió la causa al Juzgado Penal de Niños y Adolescentes de Paraná, a cargo de Pablo Barbirotto.

Comentarios