santafe
Lunes 27 de Abril de 2015

Por el escándalo con el escrutinio provisorio renunció Echaniz

El gobernador le aceptó la renuncia "indeclinable" al secretario de Tecnologías para la Gestión, responsable de la carga de datos de las Paso. Se debe a la falla que provocó que 200.000 votos no fueran contados en el escrutinio provisorio, cuando se había publicado que el mismo había alcanzado el cien por ciento.

La comunicación del gobierno de la provincia fue bien escueta: “El gobernador Antonio Bonfatti aceptó hoy (por este lunes) la renuncia «indeclinable» presentada por Javier Echaniz, quien se venía desempeñando como secretario de Tecnologías para la Gestión”. Ni una palabra más.
Nota relacionada: "Todavía no tenemos garantías de un escrutinio transparente para las elecciones generales"
Nota relacionada: Sukerman dijo que la renuncia de Javier Echaniz "llega tarde y es insuficiente"
Nota relacionada: Tras el escándalo de las PASO, Bonfatti aceptó la renuncia del responsable del área informática
Durante todo el fin de semana se habló de la posibilidad de la dimisión del funcionario que fue señalado como “el responsable” de los errores que generaron tantos problemas con el escrutinio provisorio. El lunes por la mañana ya se pasó de “la posibilidad” a una “renuncia inminente”, lo que el gobierno terminó confirmando a las 18.48 mediante el breve comunicado de prensa.
El principio del fin de Echaniz como funcionario público podría haber sido su presunta participación –sin autorización judicial– en la apertura de la computadora personal del asesinado empresario rosarino Luis Medina, hombre supuestamente vinculado con el narcotráfico. Sin embargo, el ex titular de la Secretaría de Tecnologías para la Gestión había salido airoso de esa incómoda situación.
El nuevo capítulo que debía afrontar era el escándalo que se armó con las desprolijidades en el escrutinio provisorio –con más repercusiones mediáticas que legales, ya que no hubo denuncias formales de fraude contra el gobierno.
Echaniz fue el encargado del software que la madrugada del 20 de abril mostraba el ciento por ciento de las mesas informadas, pero que no discriminaba cuántas de ese total habían sido escrutadas. Esa diferencia, que era de un 10 por ciento, se traducía en más de 200.000 votos, y la aclaración no estaba hecha.
Los candidatos de la oposición aprovecharon la confusión para ir a los medios nacionales a pedir transparencia. Pero las declaraciones más fuertes en contra de Echaniz llegaron desde el propio socialismo, más precisamente del candidato a gobernador por el Frente Progresista, Miguel Lifschitz.
Nota relacionada: Por los dichos sobre “fraude” la Justicia podría citar a Del Sel
El actual senador por Rosario el viernes pasado se refirió a Echaniz en términos durísimos, aunque sin nombrarlo. En una entrevista a LT8 de Rosario, Lifschitz dijo que el funcionario encargado de cargar los votos (en el escrutinio provisorio) “es un imbécil”. “Acá, lo que hubo fue la estupidez de un funcionario técnico, que en lugar de poner 93 por ciento de las mesas ingresadas puso ciento por ciento de mesas informadas. Inventó una categoría y con eso confundió a todos. A nosotros mismos. A todo el mundo confundió”, agregó.
Nota relacionada: Lifschitz explicó que el error del conteo "fue la estupidez de un funcionario técnico"
Esas declaraciones, aunque nadie lo reconozca públicamente, fueron las que terminaron de empujar al gobernador a tener que tomar la decisión que se conoció ayer por la tarde. Incluso algunos leyeron que Echaniz se convirtió en el chivo expiatorio de una pelea interna entre el núcleo más cercano a Bonfatti y el candidato a gobernador por el Frente Progresista Cívico y Social.
Para despejar esas dudas, el socialismo tuvo dos plenarios el sábado pasado –uno en Santa Fe y otro en Rosario–, donde todos se mostraron juntos a pesar de las diferencias. En esos encuentros, el partido de la Rosa empezó a discutir su estrategia para no perder la gobernación en manos del macrista Miguel Del Sel.
Nota relacionada: "Este martes estarán los números de Santa Fe y ya se controlaron 700 mesas en Rosario"
Tal vez, el corrimiento de Echaniz –que se terminó de definir en una reunión de ayer por la tarde con fuertes discusiones– forma parte de los acuerdos que el oficialismo empezó a tejer puertas adentro para dar inicio a la campaña de cara al 14 de junio.
Hipólito Ruiz / hruiz@uno.com.ar

Comentarios