Maximiliano Sosa
Jueves 28 de Julio de 2016

Por la desaparición de Maxi Sosa detuvieron a la abuela y a su pareja

La policía realizó 11 allanamientos en el marco de la investigación del caso. En la información recolectada, se obtuvo que el entorno familiar de Maxi no sería ajeno a su desaparición.

La investigación sobre el paradero de Maximiliano Sosa de tres años, desaparecido el 21 de diciembre de 2015 en la ciudad de Ceres, tuvo sus primeros detenidos durante la jornada de este jueves luego de un fuerte operativo desplegado por personal de distintas áreas de la cartera de Seguridad provincial. Su abuela, Patricia S. (40) y su pareja, Ariel M. (35), quedaron en manos de la Justicia y fueron alojados en la Alcaldía de la ciudad de Rafaela tras estar sospechados de haber hecho desaparecer al niño.
Pese a que no fue confirmada la audiencia imputativa, fuentes judiciales de la Fiscalía Regional Nº 5 del Ministerio Público de la Acusación explicaron que la realización de la misma podría ser este sábado en los tribunales de la ciudad de Rafaela.

Una historia que no cerraba
Maximiliano Sosa fue intensamente buscado durante el mes de diciembre luego de haber desaparecido de la casa de su abuela en el barrio Juan Pablo II en la periferia de la ciudad límite con Santiago del Estero. La última vez que había sido visto, fue cuando se dirigía hacia la casa de un amigo, a la cual nunca llegó.
Desde el gobierno provincial llegaron a ofrecer una recompensa –que pasó de $50.000 a $100.000– para quien aportara información, pero el nene nunca apareció. El caso fue tomado por la Fiscalía de la ciudad de San Cristóbal y el personal de Trata de Personas dependiente del Ministerio de Seguridad los cuales realizaron una serie de allanamientos en las primeras horas de este jueves .
Al respecto, el subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli, explicó a Diario UNO que los testimonios familiares en torno a la ausencia del pequeño nunca convencieron. "A nosotros nunca nos cerraron muchas cosas. Desde declaraciones contradictorias, esquivas, falta de compromiso con la investigación y falta de bronca", dijo el funcionario. A su vez remarcó que la desaparición de Maxi Sosa fue una prioridad para el área de Seguridad de la provincia.
Por su parte, desde la Fiscalía de San Cristóbal, la fiscala Emilse Fissore, señaló que las detenciones de la abuela del chico y de su pareja se dieron "en virtud de que, en los últimos días, surgieron datos de relevancia".
En este sentido, la funcionaria del MPA a cargo de la investigación –junto al fiscal Diego Vigo– no descartó que el pequeño de tres años aparezca vivo. "Nunca descartamos que el niño pueda aparecer con vida", explicó.

Dieron con la familia
En torno a la detención, los agentes de Trata de Personas detuvieron a la abuela de Sosa en su domicilio, mientras que su pareja fue interceptado en el acceso norte de la ciudad de Rafaela cuando conducía una ambulancia que tenía como destino llegar a la ciudad de Santa Fe.
La detención de la abuela del niño y de su pareja se dio en base a una escucha telefónica que habría determinado una pista fundamental que involucró al núcleo familiar en la desaparición.

Comentarios