santafe
Miércoles 06 de Abril de 2016

Por las lluvias de los últimos días siguen de cerca el nivel del Salado

Creció casi 3 metros desde el 1 de abril. Desde el INA aclararon que el río no tiene el volumen de una crecida fluvial propia. El municipio monitorea la situación y conversa con familias que viven por fuera de la defensa

En enero, el Servicio Meteorológico Nacional advirtió que el fenómeno oceánico-atmosférico El Niño, que viene ocasionando importantes precipitaciones desde el último tramo de 2015, podría extenderse hasta finales del otoño. Lo cierto es que la cantidad de agua caída en las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay han ocasionado un escenario húmedo que se mantendría en los próximos meses y, particularmente, las precipitaciones de las últimas semanas han generado el crecimiento en los niveles del río Salado.
 
En diálogo con Diario UNO, Juan Borus, responsable de Modelación y Pronóstico Hidrológico del Instituto Nacional del Agua, sostuvo que la cuenca del Paraná hasta Santa Fe, si bien está con aguas altas y en muchos lugares está por encima de los niveles de alerta, se presenta “tranquila” porque no hay tendencia creciente.
 
En ese orden de cosas, indicó que existe una “preocupación acotada” en torno al comportamiento del Salado porque ha tenido una levantada de casi tres metros desde el viernes pasado. Sin embargo, inmediatamente aclaró que si bien se trata de una “levantada muy grande”, la misma no tiene volumen de una crecida fluvial propia.
LEER MÁS: Crecida del Salado: ¨No hay situaciones que hagan pensar en problemas mayores¨
 
“Los santafesinos tienen en la memoria lo que pasó en 2003 grabado a fuego, y hay que decir que aquella situación es distinta a la actual, porque en aquel momento toda la cuenca del Salado venía cargado y los Bajos Submeridionales también y hubo sucesivos picos de crecida”, agregó en función de no generar alerta en la población.
 
Borus explicó que en este caso, el aumento de nivel del río se produce por efecto de las lluvias sobre la cuenca inferior y especialmente en la zona donde más rápidamente escurre, que es el tramo más cercano a la ciudad. 
 
“Ese efecto es el que se nota ahora y se espera el pico de 6,45 metros para el viernes en Recreo. Desde Nación trabajamos codo a codo con los responsables de cada provincia en los pronósticos de los ríos y en este caso, el gobierno provincial está siguiendo esta evolución y son ellos los que han hecho este pronóstico que seguramente va a andar ajustadamente”, expresó. 
 
 
Inmediatamente el profesional remarcó que las defensas de la ciudad están por encima de este nivel y que de mantenerse este escenario solamente se verían afectados algunos pobladores al oeste del Salado. 

“Estamos hablando del terraplén Irigoyen para el oeste. Saliendo de la ciudad por la autopista a Rosario hacia el oeste, cruzando el Salado, toda la zona baja está expuesta a los desbordes mucho más que la ciudad. Santa Fe está mejor defendida, y después de lo que pasó en 2003 está en una situación mejor para abordar este tipo de crecida, no así la otra margen. No solamente está bien terminada la defensa, sino que está bien atendida. Se ha tomado nota de las lecciones aprendidas y se está mucho más preparado”, resaltó.
 
 
Más allá del terraplén
Consultada por Diario UNO sobre la situación, Andrea Valsagna, secretaria de Comunicación del municipio santafesino, indicó que se está realizando el monitoreo de la información del sistema de alerta temprana del Salado, y a la vez se está conversando con un grupo de familias que viven por fuera del sistema defensivo del oeste, en la zona de la vieja Tablada, que son las que podrían llegar a estar afectadas, dependiendo de la altura que alcance el río. 
 
“A través de Desarrollo Social y del Cobem se estaba conversando con estas familias para ir preparando esa situación. Ese es el trabajo que estamos haciendo ahora, preparándonos para una posible afectación de las familias que están fuera de la defensa”, reflejó. 

En referencia a la posible cantidad de familias a reubicar, la funcionaria no pudo precisar exactamente el número, porque aclaró que no todas las viviendas están zonas bajas, y que dependerá exclusivamente de los niveles de agua.  Por último, Valsagna señaló que es la época de las crecidas ordinarias del Salado, y que por el comportamiento actual del río, no se trata de una crecida extraordinaria. 
 
Lluvias locales
Desde el INA explicaron que si las últimas lluvias no se hubiesen producido, el Salado no sería noticia, porque la semana pasada tenía un nivel alrededor de los 2,50 metros. Es decir, casi 2 metros por debajo del nivel de alerta en Recreo.
 
“Con esto pegó un brinco y se ubicó 2 metros por encima. Es un cambio cualitativo muy grande solamente por el efecto de lluvias locales”, subrayó. 
 

Pronóstico climático
Finalmente, el responsable de Modelación y Pronóstico Hidrológico dijo que atendiendo a la información del Servicio Meteorológico Nacional para los próximos días se va a mantener un nivel de humedad activa que seguramente generará más precipitaciones, aunque es imposible precisar cantidad o intensidad. A su vez, sostuvo que “desde el punto de vista climático, pegando un salto hacia lo que puede suceder en los meses de mayo y de junio, en principio persistiría el escenario húmedo”.
 
“Hay una gran incertidumbre si el clima va a virar hacia lo normal, o si por el contrario se producirá un agravamiento de la situación. Eso no está claro y vamos a seguir con cierta incertidumbre porque la variabilidad climática está muy potenciada y siempre deja margen para la duda”, puntualizó.
Coqui Toum / jorge.toum@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios