mundo
Domingo 12 de Julio de 2015

"Por más misa de los domingos, si la fe no es solidaria es débil, está enferma o muerta"

El Papa Francisco cierra hoy su gira por Sudamérica. Habló ante una multitud congregada en Bañado Norte, una barriada popular de Paraguay.

En el último día de su gira por tres países sudamericanos, el papa Francisco visitó el domingo una barriada popular ubicada en las afueras de Asunción, Bañado Norte. En su mensaje ante la multitud abogó por una "fe solidaria" y dijo que "por más misa de los domingos, si no sabés qué pasa en tu pueblo tu fe está muerta". Advirtió que "cuando una fe no es solidaria es débil, está enferma o está muerta".

En el octavo y último día de una gira que antes lo llevó a Ecuador y Bolivia, el papa Francisco dirigió un mensaje a los vecinos de Bañado Norte en una modesta cancha de fútbol, con más barro que césped, vecina a la capilla del barrio.

Luego de Bañado Norte el pontífice se dirigirá a Ñu Guasú, (''Campo Grande'', en guaraní), un predio de la Fuerza Aérea Paraguaya en las afueras de Asunción, donde oficiará su segunda misa en suelo paraguayo. Se espera que más de un millón de personas, locales y de otros países vecinos, se congreguen allí para participar de la ceremonia religiosa y escuchar la homilía que pronunciará el papa.

El sábado, ya desde horas de la tarde, era posible ver llegar a miles de personas, muchos de ellos con sillas de playa y sacos de dormir, que se dirigían al lugar de la misa para pasar allí la noche de modo de asegurarse un lugar lo más cerca posible de Francisco. Para la ocasión, el artista plástico Koki Ruiz construyó un altar con 40.000 espigas de maíz, 200.000 cocos y 1.000 calabazas, un homenaje a los indígenas guaraníes que veneraban a la tierra por ofrecerle esos alimentos.

En la tarde del domingo, y en la última actividad prevista en su gira sudamericana, el papa sostendrá un encuentro con jóvenes en la costanera de Asunción. De camino al aeropuerto, donde abordará el avión que lo regresará a Roma, Francisco hará una parada breve en el local del supermercado Ycuá Bolaños, para recordar la tragedia ocurrida en 2004, cuando casi 400 personas murieron en un incendio. El pontífice aterrizó el viernes en el aeropuerto Silvio Pettirosi de Paraguay, un país donde el 90% de la población profesa la fe católica.

Ese mismo día fue recibido por el presidente Horacio Cartes y autoridades religiosas. Es la segunda visita de un papa a Paraguay, la primera desde que el país recuperó la democracia en 1989. Juan Pablo II visitó el país en 1988, cuando el país vivía bajo una dictadura militar encabezada por el presidente Alfredo Stroessner. Francisco ha pasado buena parte de la última semana _y antes de eso, gran parte de su pontificado_ denunciando las injusticias del sistema capitalista global que, afirma, idealiza al dinero por encima de la gente. El papa ha pedido que se instaure un nuevo modelo económico en el que los recursos del planeta se distribuyan entre todos por igual.

Durante una misa el sábado en Caacupé, Francisco elogió el fervor religioso y la fortaleza de las mujeres paraguayas, en uno de los lugares de peregrinación más importantes del país. Miles de personas abarrotaron la plaza principal y las calles aledañas en Caacupé, unas 40 millas (64 kilómetros) al este de Asunción.

 

Comentarios