Miércoles 03 de Agosto de 2016

¿Por qué omitir una comida engorda?

Muchas personas creen que saltar comidas durante el día, o no cenar, los ayudará a bajar de peso y cometen un grave error.

Hoy en día circula mucha información sobre dietas y no toda es beneficiosa, ni consigue el objetivo de adelgazar. Y entre los especialistas de nutrición hay coincidencias sobre por qué la estrategia de saltarse una comida no es saludable, al contrario, engorda y puede tener consecuencias negativas para nuestra salud.

Muchas personas creen que saltar comidas durante el día, o no cenar, los ayudará a bajar de peso y cometen un grave error. No sólo porque sea malo para la salud sino porque, aunque a corto plazo puedas perder algunos gramos, estás provocando que a largo plazo tu cuerpo engorde.

Hacer 4 comidas al día, con colaciones si es necesario, es lo ideal para mantener un buen peso. Estas comidas no deben ser muy pesadas ni en grandes cantidades, y necesitamos que sean balanceadas, ya que el cuerpo necesita alimentos de todos los grupos.

Saltar alguna de las comidas fuertes puede ocasionar daños al organismo, incluso puede generar ganancia de peso, que es absolutamente lo contrario a lo que quieren lograr las personas que eliminan alguna comida de su dieta diaria. El cuerpo recibe señales de alarma que no ha ingresado suficiente energía y pone en marcha el ahorro de energía acumulando grasa para el futuro: el metabolismo se acostumbra a trabajar más lento. Es decir, le cuesta más quemar la grasa.

Saltarse una comida provoca, además, que nuestro organismo produzca más insulina, que es la hormona responsable de que las células puedan disponer de la glucosa necesaria para el gasto energético. Si hay más cantidad de insulina producida, más necesidad tiene el organismo de alimentos, por lo tanto, en la siguiente comida el apetito será más voraz y nuestra ingesta será mayor y más veloz, lo cual es un factor importante que contribuye al aumento de peso.

Los ayunos prolongados también puede provocar que nuestro organismo desarrolle obesidad, diabetes de tipo 2 o una hipoglucemia.

Lo ideal, como solemos recomendar, es llevar una dieta balanceada, realizar alguna actividad deportiva, fijar un horario para las comidas y mantener un ritmo de vida activo.

Fuente: NutriciónesSalud