pais
Domingo 20 de Marzo de 2016

Prefectura investiga si los chinos provocaron el hundimiento del pesquero en Chubut

Fuentes señalaron que el prefecto mayor González insistió con que “no hubo intención de hundir el barco” desde Prefectura y afirmó que se actuó “dentro de los protocolos establecidos para este tipo de hechos”.

Autoridades de la Prefectura Naval Argentina revelaron ayer que investigan si la tripulación del pesquero chino provocó su hundimiento el martes último en aguas argentinas.

   Así lo revelaron fuentes vinculadas a la investigación que comanda el juez federal de Rawson, quien anteayer intentó sin éxito indagar a los tripulantes chinos y recibió el testimonio del jefe de Prefectura de Puerto Madryn, prefecto mayor Rodolfo González, quien aseguró que “no hubo intención de hundir el barco” y advirtió la dificultad de hacerlo con las municiones que usa la fuerza de seguridad naval.

   En tanto, el juez federal chubutense Hugo Sastre no pudo obtener una declaración del capitán y los tres marineros del buque chino hundido esta semana, por un inconveniente con el traductor El secretario penal del Juzgado Federal, Mariano Miquelarena, explicó que a través de un traductor no oficial -empleado de una minera de la localidad rionegrina de Sierra Grande- se le comenzó a tomar declaración al capitán del barco pero este decidió no seguir colaborando mientras se le comunicaban sus derechos.

   Según fuentes de la investigación, el capitán se habría negado a declarar por “falta de confianza” con el intérprete.

   Ante ello, las autoridades judiciales debieron convocar a un traductor oficial de mandarín a través de la Cancillería para poder tomar declaración testimonial al capitán y tripulantes del barco “Lu Yan Yuan Yu 010”.

   El capitán seguía ayer detenido e incomunicado en el Guardacostas “Prefecto Derbes” mientras los tripulantes permanecen demorados.

   Por otra parte, las fuentes señalaron que el prefecto mayor González insistió con que “no hubo intención de hundir el barco” desde Prefectura y afirmó que se actuó “dentro de los protocolos establecidos para este tipo de hechos”.

   “Se pidió la disuasión a través de comunicaciones radioeléctrica, señales sonoras, visuales y luego con los disparos intimidatorios para que depongan su actitud”, manifestó.

   Y agregó: “Cuando hablo de señales visuales estoy hablando de la bandera del Código Internacional que indica que deben detener su marcha. Este protocolo no sólo se aplica en este país sino en el resto del mundo”.

   Consultado sobre un posible autoatentado por parte de los marinos chinos, reconoció que “esto se está investigando”.

   “En todos los casos Prefectura formaliza las actuaciones administrativas necesarias para deslindar las responsabilidades en el hecho. Eso está a disposición de la Justicia, que determinará los hechos en uno u otro sentido”, añadió.

   González detalló que el guardacostas de Prefectura “posee armamento policial a bordo. Estamos hablando de calibre 7.62, que utiliza el FAL y calibre 12,7, que es un tamaño un poco mayor que la 7.62. Este último no tiene penetración en la chapa naval”. “Eventualmente, el 12,7 puede llegar a tener penetración según el sector, pero son de bajo impacto y pocas posibilidades de ingreso”, añadió al descartar que haya podido hundirlo.

   El jefe de Prefectura de Puerto Madryn confirmó que “no hubo intención de hundir el barco. La Prefectura está destinada a la preservación de los bienes y la vida humana” y “mal puede pretender hundir una embarcación”. Prefectura puso a disposición de la Justicia Federal “registros documentales y fílmicos” del procedimiento en el expediente iniciado por “atentado y resistencia a la autoridad” e “infracción a la ley de pesca”.

Comentarios