santafe
Lunes 25 de Abril de 2016

Preocupa la baja rentabilidad y la caída en ventas de combustibles

La merma en la comercialización de naftas líquidas supera el 20% en el interior de la provincia. La suba del 38% que tuvo el precio del GNC repercutió en las estaciones locales

La caída en las ventas de combustible líquido preocupa a los representantes del sector, quienes se encuentran en permanente contacto tanto con funcionarios nacionales como provinciales para encontrar soluciones al contexto que les toca atravesar. En lo que va del año se registraron dos aumentos del 6% cada uno; el primero se dio en marzo, un mes más tarde el anuncio se repetía.
 
Ricardo Bertola, presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de Santa Fe (Ceca), confirmó a Diario UNO la situación que atraviesa en la actualidad el sector que representa. En ese sentido, sostuvo que en el interior de la provincia se registran caídas en las ventas que llegan a ser del 20% o más. Sin embargo, descartó que esta tendencia se repita en el ámbito de la capital provincial.
 
“No sé si en la ciudad misma podría llegar a ser del 20%, pero lo que es el interior sí, ha caído en un 20% y en otros lugares muchos más”, afirmó Bertola, sin dejar de agregar que la venta de gas natural comprimido (GNC) también disminuyó.
 
 
En cuanto a las previsiones, el titular de la Ceca hizo espacial hincapié ante la necesidad de que las condiciones climáticas que se posaron sobre la provincia cambien y mejoren. “Las previsiones que podemos llegar a tener es rogar a Dios que salga el sol y que la gente empiece a trabajar”, sostuvo Bertola, haciendo referencia al sector agrícola ganadero.
 
“Creo que es preocupante no solo para los estacioneros en el sentido que de los 19 departamentos de la ciudad, 18 están en emergencia hídrica y estamos muy complicados”, analizó el titular de la Ceca. En ese sentido, recalcó su preocupación ante la situación que atraviesa el sector agrícola ganadero. “Hay que preocuparse, porque si ellos no trabajan, nosotros no vendemos combustible para el campo y estamos perjudicados”, explicó Bertola. 
 
 
Desde el sector apuestan a que las expectativas cambien, pero son conscientes de que deberán esperar el segundo semestre, una vez que se logre atravesar el desastre hídrico. “Podrían llegar a cambiar las expectativas y ánimos de los santafesinos, pero tenemos que esperar”, afirmó el presidente de la Ceca Santa Fe.
 
Con importantes cambios impositivos e incrementos en los servicios que rondan en torno al ciento por ciento, los empresarios del sector empiezan a hacer “el cintureo” para afrontar los pagos de los impuestos que necesitan para que su comercio siga trabajando. “En un negocio que pagaba antes 35 a 40 mil pesos por mes de luz, hoy está pagando entre 80 a 85 mil y con igual o menor consumo. En ese sentido se complica”, sostuvo.
 
Al momento de evaluar la rentabilidad, Bertola aseguró que esta es escasa y que a pesar de los incrementos que se registraron en los combustibles líquidos, las ganancias no son suficientes para cubrir los aumentos que tuvieron los costos. “No estamos trabajando parejo. En algunos lugares de la provincia estamos bien y en otros mal”, aseguró el referente, al mismo tiempo que aclaró que se está trabajando con las petroleras para analizar la posibilidad de cambiar algunos puntos en torno a las comisiones, para que el empresario logre obtener una mayor rentabilidad.
 

Conviene. A pesar de su aumento, el GNC es una de las opciones más económicas que brinda el mercado de combustibles / Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
La tendencia se repite en el sector dedicado a la venta de gas natural comprimido (GNC) vehicular, el cual también siente los efectos de los incrementos en los insumos. Hay que recordar que a inicios de mes el Ministerio de Energía de la Nación modificó el cuadro tarifario triplicando el costo del insumo en boca de pozo.
 
En ese sentido, Mario Schneider, integrante de la Cámara de GNC local, aseguró que el aumento alcanzó el 300%, mientras que en lo relacionado con la distribución trepó a un 200%. “Cuando se habla de una estación de gas, el GNC es un componente del proceso industrial que abarca un porcentaje importante, pero hay otros gastos a tener en cuenta”, explicó. El referente del sector descartó de lleno que los incrementos se hayan trasladado al precio de venta al público y dijo que la suba que sufrió el GNC rondó un 38% y eso impactó en las ventas.
 
“Es un ajuste de precios que todos tratamos de minimizarlo al máximo y trasladar exclusivamente los costos, resignando rentabilidad”, sostuvo Schneider, quien aseguró que la merma en la comercialización del combustible es resultado de la recesión que atraviesa el país y no del último aumento.

Comentarios