Santa Fe
Domingo 31 de Julio de 2016

Preocupa a los vecinos el estado de deterioro del Parque del Sur

Desde la Comisión de Defensa del lugar señalan que aún hay ramas tiradas desde la tormenta de febrero. Además sostienen que las veredas están del circuito aeróbico están en mal estado, hay farolas rotas, y no hay beberos.

La tormenta del 19 de febrero dejó cientos de árboles y ramas caídas en la ciudad. Según estimaciones del municipio hubo más de 1.600 las cuadras obstruidas en Santa Fe. Algunos de los vestigios de ese temporal se observan actualmente en la zona sur de la ciudad. Más concretamente, en el Parque General Manuel Belgrano, conocido por la mayoría de los santafesinos como el Parque Sur, donde al día de hoy se observan montículos de ramas y escombros en algunas de las zonas.
Se trata de uno de los espacios verdes más emblemáticos de la ciudad. Además de las opciones de reacreación que ofrece el lugar, la cercanía de espacios con frondosa historia como el museo Etnográfico, la Catedral, el Convento de San Francisco, Casa de Gobierno, o el Club El Quillá, realzan su valor. Sin embargo, el estado actual del parque, genera inquietud en los visitantes habituales y vecinos de la zona.
En diálogo con Diario UNO, Bernardo Nessier, integrante de la Comisión de Defensa del Parque Sur mostró preocupación por el estado del espacio, por la falta de iluminación en algunas zonas, y por la presencia aún de árboles caídos desde la tormenta de febrero.
"De noche la parte de abajo está totalmente oscura, y hay árboles caídos que no se han recogido. Todo desde la última tormenta fuerte, pero es más que nada es el descuido total que existe sobre el parque", manifestó.
En ese sentido, dijo que una de las principales preocupaciones es la inseguridad y recordó lo ocurrido la semana pasada en las galerías del convento de San Francisco, donde luego de una disputa entre personas en situación de calle, la quema de un colchón comprometió la integridad del edificio.
"Prendieron fuego bajo una de las galerías. Este templo tiene 400 años, y si llega a arder esa madera no hay quien la pare. Entonces, hay que tomar conciencia de esto y de la seguridad de todo el parque", indicó.
"Se debe hacer la reposición del mobiliario del parque que se ha destruido con el tiempo, farolas que están deterioradas, y ya nos hemos cansado de plantear, y nos dicen que está en los planes, que se va a hacer, pero de los dichos a los hechos no pasa nada. Este lugar ya lleva por lo menos 3 años de deterioro permanente", agregó.
Manifestó además que hay mobiliario que está en mal estado o roto y que no ha sido repuesto, y la falta de mantenimiento del circuito donde cientos de santafesinos concurren a diario a realizar ejercicio.
"Hay gente que practica deportes todos los días, que corre o camina, y bebederos no hay. Había dos, y los retiraron para que no los rompan, y parece que si hay o no hay da lo mismo ya", enfatizó.
En tanto, Paola una de las tantas personas que realizan ejercicio a diario en el circuito, relató a Diario UNO que todavía faltan juntar ramas desde febrero, y que la parte de "atrás del parque" (sobre la avenida Mar Argentino), "es una zona que está muy sucia".
"No hay farolas en ese lugar, las rompen todas, y además hay inseguridad, sobretodo a la hora de la siesta que se mueven con total impunidad, y a la noche no se anima la gente del barrio porque no hay luz", se quejó.
Eduardo Dragota, vecino y antiguo colaborador de la Comisión de Defensa del Parque Sur, señaló, como usuario frecuente del circuito aeróbico del lugar, que hay "partes que están totalmente rotas", y muchos de los caminantes terminan tropezando.
"Hay algunas lozas que se rompieron, y otras que levantan las raíces de los árboles. Fundamentalmente, atrás de El Quillá, ese camino está espantoso, tiene muchos años y nunca lo repararon. Hay sobretodo gente grande que se lastima, porque uno va caminando y hay desniveles espantosos", reflejó.
Se refirió además al estado de las veredas, y a farolas que no andan, y dijo que numerosas veces se ha planteado el tema a las autoridades municipales. "Nos reunimos, se lo expusimos a Corral pero no pasó nada", expresó.

Estado del lago
A su vez, Nessier dedicó también un párrafo al lago y al saneamiento del lugar: "Es una pena que tengamos un lago en pleno centro de la ciudad y no lo podamos utilizar porque si bien se hicieron algunos trabajos de limpieza, en este momento las bombas están inactivas y el agua no se renueva".
En ese sentido, reconoció que debido a las lluvias y a la última crecida, al estar altos los niveles, esta tarea es dificultosa, pero remarcó que se debe hacer un trabajo de rotación del agua del lago. "Si bien tenemos los piletones, es limitada la capacidad de uso, y los días domingos y está lleno de gente, tener un lago así es una pena no aprovecharlo", lamentó.

Una buena
Por su parte Dragota, más allá del panorama general del lugar, y de los trabajos que se requieren, destacó como algo positivo la forestación que se realizó hace algunas semanas y dijo: "Hay puestos varios arbolitos, y eso es positivo, y por lo menos va a reemplazar en parte los que se cayeron, es algo bueno", expresó.


Comentarios