Santa Fe
Martes 10 de Enero de 2017

Preocupa a vecinos de Loyola Norte el crecimiento de basurales

Está ubicado en Camino a Viejo Esperanza y a pesar de que hace años solicitan la intervención de la Municipalidad, no hay respuesta. Allí se pueden encontrar desde residuos hasta animales muertos

Abandono total, con estas palabras se puede definir el estado del barrio Loyola Norte. La zona del noroeste capitalino ubicado entre Gobernador Menchaca, Pasaje Chubut y Vuelta de Obligado presenta muchas falencias.

Hoy una de las principales preocupaciones es la presencia de minibasurales, como el que se instaló a la altura de las calles Diagonal Obligado y Ulrico Schmidl.

Ya en mayo del año pasado UNO plasmaba este problema que surgió hace más de siete años. Los vecinos reclaman por la limpieza del espacio, pero no solo sigue ahí sino que además crece día a día.

"Viene gente de hasta otros barrios para tirar la basura, preclasifican y arrojan. Se pueden encontrar desde autopartes hasta animales muertos", cuenta Alejandro Gianfranco, vecino del barrio, quien además denunció que este accionar provocó que se tapara una de las calles de la zona por la cual hoy no se puede transitar.

Otro de los aspectos que preocupa es que los reservorios que desembocan en la casabomba Nº 6 están llenos de basura.

"Todo va de la mano, porque el estado de las calles es un impedimento para que el recolector de basura pueda ingresar. La gente empieza a tirar los residuos en las esquinas", describe Alejandro, y al no contar con un servicio de recolección de basura regular los vecinos proceden a tirar los residuos en cualquier parte. Los carteles que rezan la prohibición para que esto no suceda son pasados por alto.

A pesar de que los reclamos se realizan desde hace años vía telefónica y a través de notas que se elevan a la Municipalidad, los problemas no se solucionan.

Loyola Norte basurales
Deterioro. En cada lluvia la plaza Larrechea permanece semanas rodeada de agua estancada.
Deterioro. En cada lluvia la plaza Larrechea permanece semanas rodeada de agua estancada.


Plaza sin chicos
La falta de desagües en el barrio facilita el estancamiento de las aguas en las calles. A la preocupación e indignación de los vecinos se le suma que la única plaza del barrio tiene agua permanentemente y además un cable de media tensión pasa por el lugar –aún sin electricidad– y los niños no pueden disfrutar del espacio público.

La zona es conocida como el triángulo de la plaza Larrechea, en Alfonsina Storni y Hugo Wats. Allí la precariedad es palpable y se puede observar cómo la zanja está repleta de agua. "El agua demora semanas en retirarse de esta área", asegura Alejandro.

El estado de las calles se suma a lista de reclamos. En la actualidad, 12 de Octubre y Hugo Wast es una de las intersecciones más complicadas y a pesar de que esta última se volvió a repavimentar, aún resta realizar mejoras.

"De catorce concejales que tiene Santa Fe –en realidad desde diciembre de 2015 son 17 ediles–, solo ocho se preocuparon en generar soluciones y plantearon la posibilidad de traer pavimento articulado, pero solo uno de ellos se presentó a charlar con los vecinos", contó Alejandro, quien no tardó en agregar que como consecuencia del estado de las calles y el arbolado, los vehículos de gran porte no pueden ingresar al barrio.

A pesar de contar con 30 años de existencia, las falencias que atraviesan los vecinos son constantes y diarias. Otro de los históricos reclamos que vienen realizando es el relacionado con el servicio de agua potable, dado que hasta el día de hoy deben servirse de bombas o necesitan trasladarla en baldes o botellas desde una canilla pública.

Comentarios