Primicias Ya
Viernes 03 de Abril de 2015

"Barbie Vélez necesita un hombre como yo, en la cama me pongo un 9"

El panelista de "Zapping" se despachó al revelar intimidades y postularse como candidato para varias famosas. Mirá las fotos

Martín Amestoy volvió a realizar una sensual producción para la revista Paparazzi. Allí, disparó nuevamente contra su némesis: Federico Bal, y aprovechó para halagar a su novia, la bellísima Barbie Vélez.

El panelista de Zapping no para desde su mediática separación de Silvina Escudero, y aprovecha cada oportunidad que se le presenta para conocer mujeres.
 
“Barbie es muy linda, necesita al lado un hombre como yo”, sentenció Amestoy. Y volvió a criticar a Federico Bal: “Lo detesto. Igual, demostró no estar a mi altura. Me quiso pinchar en Intrusos, después no se la bancó y se levantó de los móviles. Es un cuatro de copas. No se aguantó la pelea que propuso”.
 
Pero Barbie no es la única en su mira de cazador. “Laurita Fernández me vuelve loco, creo que es la que me sacaría de Cocodrilo y de la noche”, dijo sobre la ex novia del productor de Ideas de Sur, Federico Hoppe, y actual bailarina de Federico Bal en Bailando por un sueño.
 
Además, el “sex symbol” dijo que “Candelaria (Tineli), me parece un bombón”. 
 
El panelista contó una anécdota que incluyó: Una ecuatoriana, dos sándwiches y un yogur. Según Amestoy, “compartir el otro día me parece mucho”, por eso cuando está (por ahora) con una mujer, “la deja que se quede a dormir pero al otro día me despierto y quiero que se vaya”.
 
“Me pasó con una ecuatoriana que se tiró a ver tele todo el día, comió dos sándwiches y yogur. Fui a dormir y seguía ahí”, relató indignado.
 
Por último, el productor reveló intimidades: “No me depilo, pero tengo poco vello. En mis partes íntimas sí, me rebajo, me saco. No quiero tener desprolijo justo esa zona“.
 
Luego, finalizó asegurando que su desempeño en la cama está para un “9” y que está buscando realizar un trío.
 
“En la cama me pongo un 9. ¿Cómo vengo? Desde los 12 años que pasé por vestuarios y me considero estándar. No me quejo, nadie se quejó… y más sería abuso”, cerró.