Primicias Ya
Lunes 06 de Junio de 2016

"Lo mejor que pasó fue no haber tenido un hijo con Barbie"

El actor y ex de Barbie Vélez habló en radio sobre lo que es su escandalosa separación de la hija de Nazarena y los planes ciertos que tenían de tener un hijo.

Federico Bal habló el sábado en el ciclo "Qué Tupé" (Radio Uno FM 103.1) y se refirió a su escandalosa separación de Barbie Vélez. Con respecto a las consecuencias en su vida laboral de la mediática y escandalosa separación de Barbie Velez, Fede fue sincero. “Tenía mucho miedo al público, que de golpe la gente no quiera venir o que la gente me abuchee en el teatro”, reconoció.
“Estoy intentando guardarme y que la justicia opere porque mediatizar algo tan grave como es la violencia de género es feo… Hay gente que realmente sufre este tipo de cosas y no me parece acusar tan falsamente como se me hizo”, lanzó.
El flamante soltero habló también sobre lo que no volvería a repetir en una nueva relación, para evitar los problemas que tuvo con su ex.
“Escucharse a uno, respetarse, no ceder las libertades, no dejarse manejar… Dejé mucho a mis amigos. En una relación que consume tanto uno no lo puede verlo en el momento pero después te llega la factura”, aseguró.
Bal también se refirió a Cleo Caballero, la modelo santafesina con quien se lo relacionó recientemente. “Ella es una amiga desde hace mucho tiempo… Vive en Santa Fe y como fuimos con la obra, fui a tomar algo con ella y me sacaron 40 fotos. La verdad que somos amigos…”, aclaró.
Y reconoció que aún no está listo para una nueva relación: “Después de la relación tan desgastante que viví con mi ex necesito estar bien conmigo primero para estar con alguien bien”.
 
Además, habló de las ganas que alguna vez tuvo de ser papá: “Estuve realmente enamorado de Barbie, queríamos tener familia. Yo sentía que un hijo entre ella y yo iba a salir muy lindo. Una vez amé a esa chica pero ahora creo que lo mejor es que no haya pasado porque sería muy triste traer un nene al mundo con tantos problemas entre sus papás… Me alegra que la vida haya actuado así”.
“¿El destino puede volver a cruzarlos?”, tiró la mesa. Y Fede fue contundente: “No, preferiría que no. Estamos muy bien así, separados los dos”.