Ovación
Sábado 08 de Octubre de 2016

Profundizar el esquema

Paolo Montero dispuso de una práctica de fútbol en la que repitió la formación que viene de ganarle a Defensa y, en consecuencia, apostó por el mismo sistema.

El viernes en conferencia de prensa Paolo Montero adelantó que de no mediar inconvenientes el equipo para visitar a Vélez el próximo sábado, a las 14, sería el mismo que viene de ganarle como local a Defensa y Justicia. Si bien el entrenador sabalero reconoció cierto enojo por no marcarle diferencias a su rival cuando Colón tenía dos hombres de más, también manifestó que su equipo jugó el mejor partido del campeonato. De allí la intención de profundizar una idea de juego.
Es por eso que ayer el plantel hizo fútbol en el predio por espacio de una hora y el cuerpo técnico puso en cancha los mismos que vienen de ganarle al Halcón de Varela, repitiendo el sistema táctico 3-5-2. Lo que habla a las claras de que no habría sorpresas en cuanto al equipo que jugará en el José Amalfitani.
Es cierto que ante rivales de mayor jerarquía se puede dificultar incluir una línea de tres, pero Montero considera que para el próximo encuentro están dadas las condiciones para continuar desarrollando esa fórmula. Más allá de la recuperación de Raúl Iberbia y la posibilidad de contar con Clemente Rodríguez, el técnico prioriza ubicar a Iván Torres por el carril izquierdo.
El volante paraguayo tiene el suficiente ida y vuelta como para retroceder cuando Colón pierde la pelota y luego asociarse al juego ofensivo, aunque en este caso la presencia de Nicolás Silva por izquierda hace que el ex-Olimpia no tenga tanta obligación de llegar al fondo.
Es cierto que la línea de tres en algunos casos supone un riesgo o cierta falta de equilibrio, pero si se toma en cuenta que en la mitad de la cancha son tres los mediocampistas centrales, eso hace que el equipo esté compensando. Gerónimo Poblete y Adrián Bastía predispuestos para la contención y Pablo Ledesma para intentar jugar, aunque en el último partido el ex-Boca colaboró y mucho en la recuperación del balón.
A eso habría que sumarle la presencia por derecha de Lucas Ceballos, que es un lateral de oficio pero que puede desempeñarse como carrilero. Por todo lo descripto está muy claro que más allá de la referencia que implica una línea de tres defensores, en este caso está muy bien resguardada por los intérpretes que eligió Montero.
A la hora de analizar las características de los jugadores, se podría mencionar que de los 11 futbolistas que pone en cancha, sacando a Jorge Broun, son ocho los que tienen la obligación de colaborar en la marca y apenas dos los que están más liberados (Nicolás Silva e Ismael Blanco), más allá de tener que tapar la salida del equipo rival.
Justamente uno de los déficits que mostró Colón en estas cinco fechas fue cierta falta de identidad y funcionamiento colectivo sobre todo de mitad de cancha hacia adelante. Los resultados son más que positivos, pero el técnico es consciente de que no debe dejarse llevar por eso ya que la suerte no siempre estará de su lado, como reconoció el otro día charlando con la prensa.
Por eso trata de hacer algunos retoques y mejorar en lo colectivo, sin apartarse un centímetro de su objetivo primario, que es justamente ser un equipo sólido que se arme de atrás hacia adelante. En ese sentido, el DT logró cosas importantes al punto tal que Colón mantiene la valla invicta en cinco juegos.
Junto a Estudiantes son los dos equipos que no recibieron goles y eso es una satisfacción para el entrenador, más allá de que en los últimos dos partidos al equipo le generaron algunas situaciones de gol. De todos modos, el buen rendimiento de los tres marcadores centrales (Emanuel Olivera, Germán Conti y Guillermo Ortiz) hacen que el entrenador se decida a respaldarlos.
Vélez es el próximo desafío y una buena medida para saber si este dibujo táctico está en condiciones de perdurar en el tiempo. Montero le tiene fe y por eso ya se decidió.


Comentarios