santafe
Martes 28 de Julio de 2015

Proponen sumar rampas en las casas de personas con movilidad reducida

Inclusión. La iniciativa surgió de la concejala justicialista Silvina Frana, quien presentó un proyecto de ordenanza que busca responder a la necesidad de hacer accesible la traza urbana.

A raíz de un proyecto de ordenanza presentado por la edila justicialista Silvina Frana, el Concejo municipal analiza la posibilidad de permitir la instalación de rampas o rebajas de cordón en los accesos de los domicilios de personas con discapacidad. El articulado de la iniciativa establece la modificación de la ordenanza 7279 e insta a que los desniveles estén debidamente señalizados para el estacionamiento de la persona con movilidad reducida, sus familiares directos, convivientes o encargados de su traslado, contando con un lugar exclusivo para estacionar el auto frente a su domicilio. 
Dicha iniciativa prevé que el solado que sirve de entrada cubra totalmente el área comprendida por el ancho de la vereda y la amplitud de su entrada; y que el rebaje del cordón de la calzada tenga el ancho requerido coincidiendo con la entrada una elevación de 0,07 metros sobre el pavimento de la calle. Asimismo, establece que dichas rampas puedan realizarse de mano izquierda como derecha, debiendo tener un ancho mínimo de 1,30 metros.
“Hay un caso emblemático que me conmovió y es imposible de ignorar como es el de Gino, un chiquito en sillas de ruedas que diariamente debe atravesar obstáculos y barreras urbanísticas, sociales y culturales que le dificultan su accesibilidad e integración para participar de sus actividades o tratamientos médicos. Como Gino (ver recuadro con la nota vinculada) hay cientos de santafesinos que están en situaciones similares pidiendo por una ciudad más inclusiva y menos vulnerable”, argumentó en referencia Silvina Frana, quien entre los fundamentos de su propuesta destacó que “no se trata de que todo el espacio urbano sea accesible en lo inmediato (sí en lo mediato), pero sí de que vayan existiendo itinerarios accesibles, de acuerdo con la normativa existente además de actualizarla en cada municipio, que permitan a la población desplazarse de manera lo más autónoma posible, con dignidad y con seguridad pudiendo utilizar, asimismo, todos los espacios, edificios y servicios públicos, que también serán adaptados”.
Por la integración
También en los fundamentos del proyecto presentado por la concejala Silvina Frana, se hace mención a la necesidad de “analizar, comparar y reelaborar las legislaciones provinciales y municipales llegando a la modificación o creación de los códigos de edificación, planeamiento y zonificación, a través de un trabajo mancomunado, a fin de realizar una normalización de acuerdo a la legislación nacional en la temática de accesibilidad al medio físico para que lo nuevo que se incorpore en infraestructura y tecnología sea totalmente accesible”.
Sobre esa línea y para ejemplificar, en la iniciativa se destaca el artículo 2 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad donde se sostiene que “por ajustes razonables se entenderán las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales”.
La historia que motivó esta iniciativa
“¿Se te ocurrió alguna vez salir de casa sin tus piernas?, pues a personas como Gino, que solo pueden ser trasladadas en sillas de ruedas, la Municipalidad de la ciudad de Santa Fe no les autoriza a utilizarlas sin quedar en infracción”.
Con esta frase, que aparece en el muro del perfil de Facebook “Ginoysusilladeruedas” y que obtuvo en menos de 20 horas más de 180 Me Gusta, Marcela, la mamá del pequeño antes mencionado pone de manifiesto su realidad y de muchos otros tantos ciudadanos que están presos de las barreras arquitectónicas y sociales de la ciudad.
En diálogo con Diario UNO, Marcela explicó que son innumerables las multas que recibió por haber hecho en la puerta de su casa un rebaje del cordón para poder bajar la silla que utiliza Gino para movilizarse. “Mi nene (tiene 7 años) tuvo una parálisis cerebral producto de una mala praxis y no solo no puede caminar sino que también es sordo, por lo cual utiliza una silla postural para movilizarse”, detalló, al tiempo que señaló que “en varias oportunidades le explicó a los inspectores su situación, pero no recibió ninguna consideración al respecto”.
“Cuando les he dicho que no me hagan la multa porque lo que hicimos fue necesario porque en toda la cuadra no hay rampas de acceso (vive en Urquiza al 2300), me contestaron que tenía que buscar otra solución y me volvieron a multar”, dijo Marcela y continuó: “Igualmente quiero aclarar que la bajada en general no es respetada por los ciudadanos y de hecho más de una vez cuando necesitamos salir de urgencia, porque Gino además en algunas ocasiones convulsiona, no podemos hacerlo porque hay un auto obstruyendo el lugar”.
Para finalizar, la mamá del niño aseguró que no solo llevó su pedido a la concejala Silvina Frana, sino que también lo hizo con funcionarios municipales.

Comentarios