Santa Fe
Domingo 25 de Septiembre de 2016

Proponen un voluntariado social municipal sobre trata y violencia de género

En el concejo. Se trata de una iniciativa de la concejala Adriana Molina para establecer un solidario sistema de redes comunitarias y de acompañantes en la ciudad de Santa Fe.

Días atrás ingresó al Concejo Municipal santafesino un proyecto de ordenanza para la creación del voluntariado social municipal sobre trata de personas y violencia de género, con el objetivo de establecer un sistema de redes comunitarias y de acompañantes en la capital provincial. Es así que buscará promover la participación solidaria de jóvenes y adultos que se encuentran inmersos en la problemática, proporcionando además herramientas que permitan un abordaje multidisciplinario.
También, propiciará la difusión de información vinculada a cuestiones de trata de personas y el desarrollo de talleres en los que los voluntarios podrán brindar diferentes perspectivas para concientizar sobre el tema.
Una vez constituido el voluntariado, la Municipalidad de Santa Fe podrá realizar acciones para su promoción, desarrollando programas de asistencia, capacitación y formación, como así también implementando campañas de difusión y reconocimiento de las actividades desarrolladas.
En consonancia, podrá celebrar convenios de colaboración y cooperación con personas jurídicas públicas o privadas, a fin de llevar a cabo acciones de coordinación del voluntariado social.
Cabe señalar que el voluntariado, que se encuentra enmarcado en la ordenanza Nº 12.000, que creó el Programa de Voluntariado Social Municipal, funcionaría bajo la órbita del área Mujer y Diversidad Sexual de la Secretaría de Desarrollo Social municipal.

Visibilizar

La autora de este proyecto es la concejala Adriana Molina (UCR-FPCyS) quien, al referirse al mismo señaló: "Uno de los principales obstáculos que podemos visualizar está asociado al desconocimiento de la población sobre las medidas preventivas a adoptar en los delitos de trata y en las situaciones de violencia de género".
"Por eso, la creación del voluntariado será clave para poder advertir a las personas, especialmente dar a conocer a los jóvenes el modus operandi de estos delitos, como así también cuáles son sus derechos, las instituciones y las herramientas necesarias para la prevención", explicó Molina.
Para la concejala, avanzar en la erradicación de la violencia de género y de la trata de personas supone un "cambio cultural, el cual debe comenzar desde los niños, niñas y adolescentes".
"Siendo la trata de personas con fines de explotación sexual una de las máximas violencias de género, consideramos que es importante educar en prácticas igualitarias desde los primeros años de vida para así poder erradicar aquellos patrones culturales sexistas y patriarcales que aún en la actualidad siguen vigentes", expresó la actual concejala en relación a este tema.

Comentarios