Ovación
Domingo 22 de Mayo de 2016

Punto final para un calvario

El Sabalero se despedirá del torneo visitando a Gimnasia de La Plata luego de un semestre repleto de inconvenientes no solo en el aspecto deportivo sino también en el dirigencial con la renuncia de la CD.

Colón jugará el último partido de un torneo que difícilmente pueda olvidarse, pero en este caso no por lo bueno sino por todo lo malo que se hizo tanto a nivel futbolístico como institucional. Un equipo que no ofreció respuestas a excepción de los primeros tres encuentros y que además perdió los dos Clásicos. Y en el aspecto dirigencial, una Comisión Directiva que ni siquiera pudo llegar a los cinco meses de gobierno, ya que todos sus miembros debieron renunciar por diferencias insalvables.
 
Es por eso que los hinchas desde hace un tiempo suplican porque este semestre pase lo más rápido posible para dar vuelta la página pero sin olvidarse de los errores cometidos para no volver a repetirlos. Lo mismo pensará un plantel que no supo revertir los momentos complicados y al cual le faltó temperamento y personalidad para enderezar el rumbo.
 
Un equipo que se fue desintegrando como un terrón de azúcar pero que en este caso dejó un sabor más que amargo. Quedan 90 minutos  que seguramente no modificarán el análisis respecto a que fue una mala campaña. Si bien los tres puntos son muy importantes pensando en lo que viene, la realidad indica que un triunfo no alterará la sentencia final.
 
 
En el debe quedará el buen rendimiento de Gerónimo Poblete quien este lunes no estará por acumulación de tarjetas amarillas y también el correcto trabajo de Germán Conti, quien tal vez este lunes juegue su último partido con la camiseta rojinegra dado que es muy factible que sea negociado. Lo mismo podría suceder con Poblete. Justamente estos dos valores surgidos de las canteras son quizás de lo poco para rescatar en estos meses.
 
Como también el amor propio de Adrián Bastía, quien con 37 años retornó a Colón y cumplió en casi todos los partidos que jugó. El Polaco llegó de manera imprevista, pero se fue ganando un lugar dentro de los titulares con el sacrificio que lo caracteriza. Por eso sin dudas que aprobó la materia.
 
Estos tres futbolistas están en el podio, obviamente exceptuando a Alan Ruiz, quien fue la gran figura y goleador pero se fue varias fechas antes por una agresión sufrida de parte de los barras. Esa situación marcó un quiebre, ya que a partir de ese momento Colón se quedó sin variantes de mitad de cancha hacia adelante y los números así lo avalan.
 
Sin Ruiz, el Sabalero ganó apenas un partido que fue en condición de local frente a Olimpo por 3-1 y perdió los tres restantes, a lo que habría que sumarle un cuarto ante Almagro por la Copa Argentina.
Los números hablan por sí solos cuando se analiza el rendimiento del equipo en condición de visitante, ya que jugó siete partidos, ganó apenas uno, perdió cinco y empató uno. Es decir que sumó cuatro puntos sobre 21 en juego con una eficacia del 19%.
 
 
Quedó en el olvido aquel triunfo fuera de casa ante Quilmes por la 2ª fecha cuando ganó por 4-2. Ante esta debilidad manifiesta se hace insostenible construir una campaña aceptable y en consecuencia cuando resta una fecha, el Sabalero se ubica en la 10ª posición sobre 15 equipos.
 
Sin dudas que lo más importante sucederá el mes próximo cuando se realicen las elecciones el 12 de junio y se elijan a las nuevas autoridades que comandarán los destinos de la institución. A partir de allí, se concretará la llegada de un nuevo cuerpo técnico y se renovará un plantel que tendrá muchas bajas.
 
A varios futbolistas se les vence el contrato y además no rindieron en buen nivel por lo cual es seguro que no continuarán como el caso de Ismael Benegas. Pero está claro que es prematuro buscar respuestas ya que habrá que esperar la definición electoral. Si se observa el vaso medio vacío se caerá en la cuenta que Colón protagonizó un flojo certamen, si se mira el vaso medio lleno es que faltan 90 minutos para bajar la persiana.

Comentarios