Policiales
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Quedó preso por tener un chaleco y un arma de su pareja policía

El juez Pocoví ordenó la detención del joven de 21 años. Por su parte, la suboficial dueña del arma será imputada

Sergio Adrián O., de 21 años, permanecerá detenido con prisión preventiva por orden del juez de Primera Instancia, Eduardo Pocoví, tras haber sido arrestado por agentes del Comando Radioeléctrico el pasado 7 de septiembre cuando tenía en su poder un arma 9 mm y un chaleco antibalas proveniente de la policía de la provincia en Bº Yapeyú.

Dichos elementos eran propiedad de su actual pareja, una suboficial de la fuerza que presta servicios en la Comisaría de San Genaro, la cual también se encuentra involucrada en la causa que investiga la fiscala del MPA, Milagros Parodi.
Embed

Versión oficial

Durante la audiencia, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación expuso la versión policial que acusó al imputado de haber sido quien en la tarde del pasado miércoles, cerca de las 16, protagonizó una persecución policial luego de que dos efectivos del Comando Radioeléctrico intentaran detenerlo tras una maniobra sospechosa que hizo el imputado al notar la presencia policial. Este seguimiento tuvo su ocaso cuando Sergio Adrián O. llegó a una vivienda de calle Río Negro al 6500, donde reside su actual pareja, Agustina L., de 24 años.
Embed

Allí, según consta en el acta de procedimiento policial, el imputado dejó su motocicleta tirada –la cual le pertenece en los papeles a su expareja–, saltó una cuneta y terminó siendo aprehendido por la fuerza policial que lo redujo. Segundos después, una gran cantidad de mujeres salieron de sus viviendas y buscaron linchar a los efectivos del Comando, por lo que el joven logró escapar e ingresar a la vivienda. Por su parte, una mujer –su pareja, presuntamente– tomó el arma y se dirigió hacia el interior de su casa. En miras a detener al sujeto, los efectivos ingresaron a la vivienda, lo aprehendieron y secuestraron los elementos. Posteriormente, fue trasladado hacia la Subcomisaría 17ª, donde permaneció alojado.

En tanto, la mujer del detenido se hizo presente en la Comisaría 7ª de Yapeyú, lugar donde manifestó ser la pareja del hombre apresado. De manera inmediata fue esposada.

Su punto de vista

Totalmente opuesto a la versión de la Fiscalía, el abogado defensor del imputado, Ignacio Alfonso, sostuvo que su defendido evadió la orden de alto de los uniformados debido a que circulaba en una motocicleta que no era de su propiedad y que a su vez no contaba con los papeles.

En torno al acta de procedimiento policial que manifestó que el oficial había exhibido el arma, el letrado señaló que en ningún momento sucedió ello. "No existen elementos de convicción, sino que hay elementos de contradicción", sostuvo. En este sentido, solicitó que su defendido quede en libertad o transite el proceso bajo medidas alternativas a la prisión preventiva.

Testimonios claves

No convencido por las evidencias expuestas por las partes, el juez Pocoví pidió el testimonio de un testigo que figura en el acta de procedimiento –y que además declaró en Fiscalía–, el cual dijo haber visto cómo fue todo el suceso. Como este no se hizo presente en tribunales, prestaron declaración los dos suboficiales del Comando Radioeléctrico que aprehendieron al imputado.

En este sentido, los uniformados detallaron cómo fue la detención, pero a su vez ratificaron que el sujeto nunca los amenazó con el arma de fuego, sino que dicho armamento fue sustraído por la pareja del aprehendido cuando este fue reducido.
Pocovi
Casualidades. En 2015, Pocoví homologó un abreviado para el imputado. Eso fue un claro antecedente para dejarlo detenido.
Casualidades. En 2015, Pocoví homologó un abreviado para el imputado. Eso fue un claro antecedente para dejarlo detenido.

Un antecedente demoledor

Tras los dos testimonios, el juez Pocoví inició su fallo y destacó ciertas dudas en torno al proceso de aprehensión del imputado por lo que en un principio pareció estar a favor de una medida alternativa a la prisión preventiva pero hubo un antecedente condenatorio que determinó que Sergio Adrián O. deba volver a estar detenido. Es que sobre el joven de 21 años pesa una condena por un juicio abreviado firmado el pasado 25 de marzo del 2015 por un robo cometido donde, paradójicamente, fue el mismo Pocoví quien selló el acuerdo. Por tal motivo, ordenó el encierro sin plazos para el muchacho.

Espera su imputación

En cuanto a la suboficial propietaria del arma 9 mm y del chaleco antibala, la fiscal Parodi explicó que la mujer está citada para la jornada de hoy a comparecer a la Fiscalía del MPA para su audiencia imputativa, ya que la misma transitará –por el momento– el proceso judicial en estado de libertad. De todas maneras, el pasado viernes se firmó su pase a disponibilidad de la fuerza.

Comentarios