sociales
Domingo 14 de Febrero de 2016

Querandí Rugby Club: un semillero que crece

Ubicado en el barrio Sur de la capital provincial, esta institución es el fiel reflejo de que todo lo que se siembra siempre da sus frutos. Hoy  alberga a más de 400 chicos de todas las edades. Tiene al rugby como disciplina emblema, pero el hockey femenino también tiene su lugar. 

Esta historia comenzó hace 10 años por iniciativa de un grupo de jóvenes que jugaba al rugby en el colegio Inmaculada. Cuando llegó el momento de pasar a lo competitivo y, como dicho estamento tiene como regla impulsar la actividad solo con fin recreativo y educacional, estos optaron continuar por cuenta propia en las instalaciones del club Náutico El Quillá, quien les ofreció el espacio para seguir con su pasión. 
Fueron alrededor de 70 jugadores los que se integraron a la iniciativa y, durante dos años, estuvieron compitiendo con juveniles e infantiles bajo la denominación de El Quillá Rugby.
En un abrir y cerrar de ojos, el crecimiento de adeptos creció hasta superar los 200, triplicando el número inicial. Como el Tiburón no contaba con el espacio suficiente para albergar a tanta gente, hubo que buscar nuevos horizontes. Fue así como armaron una subcomisión en procura de tomar un nuevo rumbo.
Entonces, un día se comenzó una comunicación directa con el colegio nacional, quien es el propietario del predio Solar del Sur y, después de analizar la idea de formar un lugar educativo a través del deporte, se puso en marcha este sueño.
Desde ya, la utilización sería conjunta, porque el colegio dispone de las instalaciones para que los alumnos puedan desarrollar educación física en época escolar. Lo primero que se hizo fue darle valor y generar los reductos para la práctica del rugby y hockey sobre césped. A partir de ahí comenzó un arraigo muy grande, con un presente más que auspicioso.
En tres años volvió a triplicarse la cantidad de jugadores y socios, dando cuenta de la expansión que tenía dentro de Santa Fe. Cuando todo marchaba sobre rieles, se terminó de constituir como club el 23 de enero de 2013 con la denominación de Querandí Rugby Club. 
El origen del nombre surgió por la iniciativa del grupo, que lo fundamentó por tratarse de una comunidad aborigen del sur de la provincia de Santa Fe y norte de Buenos Aires, que en toda su historia pregonaron su vida y defendieron su tierra con apego, en conjunto y como familia, algo que se puede ver claramente en el rugby. Atacaban como un equipo, en células, reagrupándose y mandando señuelos para engañar el enemigo. 
Lo de los colores no tiene ningún tipo de connotación, fue producto de un gusto que surgió de imprevisto y que terminó siendo el gris, el blanco y el azul Francia.
Lo primero que se hicieron fueron las dos canchas de rugby, luego se puso en valor el depósito y vestuarios y el quincho que funciona con usos múltiples. De esta manera se fueron levantando los cimientos de una institución que crece a pasos agigantados y que trabaja incansablemente para ser uno de los modelos a seguir en todo Santa Fe y la región.

Con apenas tres años de vida como institución formal, mostró un crecimiento poco antes visto y sin darse cuenta, se transformó en la casa de cientos de chicos de todos los estratos sociales. 



   Quincho. Es una de las obras que demandó mucho sacrificio y esfuerzo.



     Comodidad. El salón de usos múltiples tiene capacidad para 150 personas.


 

Comentarios