santafe
Lunes 03 de Agosto de 2015

Quieren crear un centro de día para víctimas de violencia sexista

La asociación Generar busca reunir fondos para abrir el espacio que servirá para contener y capacitar a las mujeres. Un espacio en el que las mujeres puedan encontrarse, solidarizarse y hallar mecanismos para rehacer su vida después de haber sufrido situaciones de violencia es central. 

La posibilidad de contar con un espacio en el que las mujeres puedan encontrarse, solidarizarse y hallar mecanismos para rehacer su vida después de haber sufrido situaciones de violencia es central. Es que una de las características centrales de los violentos es que comienzan a establecer su control aislando a la mujer de sus afectos y de cualquier otro lugar de contacto social como el trabajo o la escuela.
Entendiendo el valor de ese tipo de dispositivos para que quienes han sufrido violencia puedan retomar las riendas de su vida, es que la asociación civil Generar se planteó como objetivo abrir su propio centro de día. La institución trabaja hace varios años en la atención, orientación y contención de víctimas y, desde hace algunos meses, está realizando distintas actividades para juntar fondos para poder concretar ese objetivo. 
“Fue un proyecto que siempre estuvo. Es uno de los objetivos que nos planteamos en el estatuto pero nunca tuvimos margen económico para hacerlo. Ahora nos animamos y decidimos jugarnos”, explicó a Diario UNO, Liliana Loyola, una de las referentes de la institución.
Y agregó: “Nosotros veníamos trabajando con la atención a las víctimas y con charlas en las escuelas pero decidimos avanzar también con el centro de día porque últimamente nos están llegando muchos casos y lo que nos piden las mujeres es un lugar donde estar”.
En la actualidad, la institución funciona en un pequeño inmueble alquilado que tiene solo dos oficinas en Crespo 2407. Ese lugar no es viable para el proyecto por lo que se tomó la decisión de no renovar el contrato, estar algunos meses en un espacio que otra organización les prestará y reunir, mientras tanto, todos los fondos necesarios para acceder a una casa y contratar profesionales que brinden talleres.
“Necesitamos un espacio amplio pero también poder contar con recursos para incorporar personal porque hoy las más de 30 personas que trabajan en Generar lo hacen de manera voluntaria”, explicó Loyola y mencionó que para empezar a dar los primeros pasos ya organizaron un té bingo y una venta de empanadas, con los que recaudaron parte de los fondos.

Oportunidades
La violencia hacia las mujeres tiene características particulares ya que implica un proceso largo, sutil y sostenido en el tiempo, a través del cual el varón va minando la autoestima de la víctima y restringiéndole el contacto con aquellas personas que podrían ayudarla.
“El violento la deja muy sola a la mujer. La aísla de la familia, de las amigas, de la educación o del trabajo”, detalló Loyola. Es que, de esa manera, el agresor se asegura que la mujer no lo pueda dejar sin importar la violencia a la que la someta. Esa soledad, sumada a la dependencia económica y una constante reafirmación de que no es posible tener una vida sin el agresor, genera que muchas mujeres no puedan pedir ayuda.
Entendiendo esa realidad, la posibilidad de que existan espacios de contención, donde las mujeres puedan compartir sus experiencias con otras que han pasado por lo mismo y vean que es posible pensar proyectos de vida en los que la violencia no se haga presente, es central para lograr un abordaje integral de una problemática que afecta, según Amnistía Internacional, a una de cada tres mujeres en el país.
Loyola contó que una de las mujeres que participó de la venta de empanadas llegó al Generar hace 15 días y se sumó a las actividades de la asociación. “Su pareja la tuvo casi un año encerrada y la fueron sacando las hijas que empezaron a comentarle a las compañeras de trabajo lo que pasaba”, mencionó y agregó que, una vez consumada la separación, ella se fue del barrio pero el agresor se mudó a algunas cuadras de donde se instaló.
“Ella se sintió muy contenida por el grupo, tal es así que estuvo haciendo empanadas con nosotras. Eso muestra la importancia de contar con actividades y propuestas para que las mujeres estén acompañadas. Porque esos hombres se creen dueños de las personas y que ellas tienen que hacer lo que ellos quieren. Así que es importante generar nuevas oportunidades”, resaltó.
Por último, señaló que en los próximos meses continuarán con la realización de distintas actividades para reunir fondos y que quienes quieran sumarse pueden llamar a los teléfonos 4122282, 156110867 y 156122408.

 
Ayudar a pensar nuevos proyectos de vida 
A dos meses de la masiva convocatoria #NiUnaMenos, el espíritu del reclamo sigue vigente y ha despertado una gran solidaridad y compromiso entre la ciudadanía. “Desde el 3 de junio es increíble la cantidad de gente que se sumó a trabajar”, reconoció Liliana Loyola, de la asociación civil Generar.
Y se mostró optimista en que se siga trabajando por un cambio social y cultural que involucre un mayor compromiso de todos los actores en la lucha contra la violencia.
De hecho mencionó que han realizado un acuerdo con la Cámara de Mujeres Emprendedoras para que las mujeres a las que asisten en Generar puedan participar del curso de manipulación de alimentos que se dictará en poco tiempo. “Muchas de las mujeres en situación de violencia lo van a hacer porque, cuando lo aprueban, le dan un carné que les permite desarrollar emprendimientos propios”, explicó Loyola.
Además, agregó que ese será el tipo de actividades que buscarán fomentar desde el centro de día; al igual que un grupo de autoayuda que es muy importante para poder superar lo que han vivido.
“Hay algunas mujeres que se han puesto a estudiar tanto de la temática que sirven para acompañar a otras que recién llegan”, señaló la referente de Generar.
Por último, destacó que gran parte del trabajo de la asociación civil implica la coordinación con distintos organismos gubernamentales y no gubernamentales para encontrar soluciones a las problemáticas que atraviesan las mujeres que llegan buscando ayuda para sobrellevar la situación de violencia que han vivido o que, en muchos casos, siguen atravesando.

Comentarios