santafe
Domingo 28 de Febrero de 2016

Quieren debatir un nuevo régimen de coparticipación a municipios

En los próximos días ingresará la iniciativa a Diputados. Una comisión multisectorial tendrá 180 días para elaborar el proyecto. 

En los próximos días ingresará en la Cámara de Diputados un proyecto para modificar la ley de coparticipación provincial, que provee fondos a municipios y comunas. Hoy entre los gobiernos locales se distribuye el 13,43% de los fondos que la provincia recibe de Nación a través de una fórmula que contempla ese porcentaje, la cantidad de habitantes de la localidad y los recursos propios que genera cada municipio.
La iniciativa, autoría del diputado Fabián Palo Oliver (UCR-FPCyS), propone la creación de una comisión multisectorial conformada por miembros del Senado, Diputados, el Ejecutivo provincial, las federaciones que nuclean a los trabajadores municipales, y a presidentes e intendentes comunales para discutir un nuevo régimen de coparticipación.
Así como la Nación está iniciando un camino para discutir un nuevo pacto fiscal y un nuevo sistema de coparticipación, Palo Oliver asegura que los santafesinos también se merecen “esta discusión e incrementar el federalismo puertas adentro”, entre otras cosas ampliando ese 13,43% que reciben los municipios en concepto de coparticipación.
El autor de la iniciativa dijo que hay que modificar el porcentaje y recordó que esa fracción “se estableció cuando la provincia tenía 47 municipios; hoy tiene 52”. Por un lado, hay que tener en cuenta que cuando una jurisdicción se convierte en municipio recibe más recursos, por lo que la torta a redistribuir se tiene que repartir entre una mayor cantidad de estados municipales.
Por eso calcula que la coparticipación se debe elevar al 15 o el 16%. “Parece un número caprichoso”, reconoce y agrega que en “esa mesa de discusión hay que fundamentarlo y demostrar que la provincia no se desfinancia”.
 Pero por otro lado, para Palo Oliver también “hay que discutir criterios” buscando mayor equidad. “En la provincia tenemos un norte muy postergado en materia de infraestructura, la costa y el norte no tienen en su mayoría municipios con recursos propios importantes porque hay sectores que no tienen para pagar sus impuestos, hay mucha postergación. También hay que discutir cuál es el criterio solidario que más nos pueda contener”, señaló.
Luego advirtió: “Si no se modifica la coparticipación, corremos el riesgo de tener el mismo modelo que la Nación tiene con las provincias. Nosotros tenemos un país que es federal en lo político, pero que muchas veces en lo económico no es federal. La concentración de recursos está en la Nación y es poco lo que llega a las provincias. Tenemos que luchar para que esto no suceda en la provincia con los municipios”.
Detrás de esa discusión por los recursos hay debates mucho más profundos y que están ligados a procesos sociales como las migraciones internas hacia las grandes urbes y sus consecuentes bolsones de pobreza; las condiciones de vida en localidades postergadas sin servicios básicos garantizados, como el acceso al agua potable y cómo el Estado se hace presente ante esas situaciones.
“Hay que asumir que la provincia cambió –sostuvo–, que hay más municipios, que los conglomerados se van modificando, que las migraciones internas también deben ser frenadas con obras de infraestructura, pero también con municipios y comunas más fuertes. Con municipios con más recursos para hacerlos más vivibles y que mejoren la calidad de vida”.
Los cambios sociales que se produjeron con las políticas neoliberales de los años 90, donde primero se sintieron fue en los gobiernos locales. Esa es la primera puerta que los ciudadanos tienen para golpear cuando las necesidades apremian. La realidad indica que los municipios tuvieron que asumir cada vez mayores responsabilidades y sin cambios estructurales en el reparto de fondos, que en muchos casos terminan siendo insuficientes para atender las demandas de las comunidades.
“Hoy las demandas exceden los servicios tradicionales de barrido, limpieza y recolección de residuos y hacer obras públicas por el sistema de contribución de mejoras”, explicó Palo Oliver, que en diciembre pasado terminó su segunda gestión como intendente de Santo Tomé para asumir su tarea legislativa.
Luego añadió: “Hoy los municipios se tienen que involucrar en temas como la seguridad, en salud, las políticas de género y sobre todo las políticas sociales. Esos son fondos que se están invirtiendo, antes no eran responsabilidad de los municipios”.
Pero el exmandatario santotomesino también reconoce que depende de cada municipio la cantidad de recursos económicos con los que cuenta. “Es importante que los municipios puedan tener una estructura sólida y que no dependan de la coparticipación. En algunos casos los recursos propios solo son del 30% y el resto es coparticipación”, explicó.
Para invertir esa ecuación los gobiernos locales pueden modernizar las ordenanzas tributarias, actualizar los derechos municipales, sobre todo cuando se vive en un país con inflación. “Es necesario que haya tributos que sean progresistas para que paguen los que tienen mayor capacidad contributiva, pero también al mismo tiempo que sean progresivos y que permitan que no se desfinancie a los municipios. Pero está claro que la provincia tiene que discutir un nuevo sistema de coparticipación y que los municipios tienen que recibir más dinero”, aseveró.
Como parte de la coparticipación se define por la cantidad de recursos que genera cada municipio, eso termina siendo un problema para las comunas más chicas. “Es un círculo vicioso”, graficó el diputado y argulló: “Aquellos municipios que tienen menor capacidad, a veces porque tienen el Concejo en contra y no se actualizan los tributos, eso no les permite generar recursos propios y, a la vez, no poder recibir más fondos de coparticipación. Y los que son más débiles, son los que más necesitan y los que menos posibilidades tienen de ejecutar obras. Eso solo lo consiguen si las financia el gobierno provincial o nacional. Sin dudas la autonomía económica y financiera es importante y por lo menos el paso previo a lo que tendría que ser una autonomía plena que se tiene que dar con la reforma de la Constitución de la provincia”.

Debate pendiente
Crear la comisión multisectorial “es iniciar la discusión”. Palo Oliver entiende que en la provincia también hay que modificar muchos tributos. “En los últimos 7 u 8 años fracasó la reforma tributaria que el Frente Progresista intentó. Sí hubo actualización de recursos, pero no reforma tributaria. De hecho hay sectores que todavía están exentos de pagar ingresos brutos por una cuestión de justicia y por una cuestión conceptual de lo que nosotros entendemos debe ser una ley tributaria de la provincia. Las distintas conformaciones que tuvo la Cámara de Diputados lo hicieron fracasar. Por eso esta discusión de la nueva coparticipación debe servir para avanzar en lo que es el modelo tributario de la provincia”, acotó.
Luego de muchos años –la ley de coparticipación provincial data de 1975–, empieza a prepararse el terreno para abrir el debate. No es menor que, de darse, podrán participar todos los sectores interesados, y que la discusión no solo será de números, sino también repercutirá en el diseño de políticas públicas.
Hipólito Ruiz / Diario UNO 
 

Comentarios