Ovación
Jueves 16 de Junio de 2016

"Quiero que sea inolvidable"

Mauro Cosolito tendrá su bautismo de fuego con la Selección Argentina. El alero santafesino fue convocado para participar de la Copa Stankovic en Beijing (5 al 10 de julio)

Habría que pedir un tiempo muerto en básquet y mirar hacia atrás. Irnos a noviembre de 2013, cuando antes de un partido del TNA con Unión, Mauro Cosolito se descompensó y le detectaron diabetes. Su posibilidad de seguir jugando al deporte que abrazó desde pequeño era incierta.
Pero no habían transcurrido dos meses que ya estaba pisando un rectángulo de juego. Su juventud, fuerza de voluntad y saber convivir con la enfermedad fueron un ejemplo hermoso de que siempre se puede.
Ahora, a pesar de haber quedado eliminado con Ciclista Olímpico (La Banda) en casa, algo que le impidió llegar a jugar la final de la Liga Nacional, su presente lo encuentra con un premio excelente: fue convocado a la Selección Argentina mayor en el grupo que viajará a Beijing para jugar la tradicional Copa Boris Stankovic. En un mano a mano con Ovación comenzó desgranando lo que dejó su segunda temporada en el equipo santiagueño: "La temporada fue buena a pesar del trago amargo final y que pensamos que dábamos para más, podíamos más, estuvimos a un paso de llegar a la final que no es poco, pero bueno lo que hicimos fue histórico para el club, para toda la ciudad de La Banda, hicimos una campaña muy buena donde fuimos el uno de la fase regular, salimos terceros en la tabla general y por primera vez en la historia del club clasificamos a una Liga Sudamericana así que los hinchas están muy contentos, pero quedó el trago amargo de jugar el peor partido en el momento que necesitábamos jugar bien, La Unión de Formosa nos ganó bien tuvo un desempeño notable y merecieron llegar a la final, buscaremos la revancha pronto donde me toque estar".

Lo mejor estaba por venir

Cosolito no podía digerir aún la eliminación de la Liga Nacional (Olímpico perdió 72-60 el 11 de junio), cuando el teléfono le trajo una noticia tan sorprendente como gratificante: "Esa noche no pude dormir, pero recién lo hice a las 7 y a las 9 de la mañana me desperté y vi los mensajes y me decían que me iba a llegar una linda noticia. Entonces me llegó un mensaje de Silvio Santander que me decía «cuando puedas te llamo»; me felicitó por la temporada y me convocó para venir a entrenar a San Nicolás por una semana y viajar a la Copa Stankovic".
Más adelante, el jugador que se inició en Banco Provincial y pasó por Unión (SF) antes de pegar el salto a la élite del básquet nacional, disparó: "Realmente no lo podía creer, porque estaba con una amargura enorme por la eliminación y cuando recibí el llamado son esas cosas del básquet que te cambian el humor, es un sueño que quería cumplir, empezar a vivir y disfrutar y espero dar lo mejor, ver la dinámica en una semana de entrenamientos, después vuelvo a Santiago del Estero a buscar algunas cosas y de allí paso por Santa Fe para estar algunas horas con mi familia y amigos antes de concentrar para viajar a China".

Aprovechar la posibilidad

El alero compartirá elenco con otros tres ex-ASB (Basualdo, Alesio y Gallizzi), en lo que será una experiencia inédita para todos aquellos que siguen la actualidad del básquet asociativo: "Estoy muy contento y voy a tratar de disfrutar, exprimir y sacarle el mejor provecho, es una experiencia única, un sueño y quiero que sea inolvidable, más allá de ir a competir y dejar lo más alto posible el prestigio de la Selección Argentina. Sé que viviré un sueño y disfrutaré al máximo este momento que me toca vivir".

Comentarios