santafe
Domingo 12 de Julio de 2015

Quince chicas creadoras de Alto Verde plasman sueños en tela

Con el objetivo de generar conciencia sobre la importancia de la estimulación en la primera infancia, las jóvenes pusieron manos a la obra para elaborar libros de cuentos para bebés. La producción final la entregarán a la biblioteca Pescando Lectores y al CAF del barrio costero. El grupo, que se formó el año pasado, se reúne dos veces por semana en la parroquia Jesús Resucitado.

Todos los martes por la tarde y los jueves por la mañana, la biblioteca Pescando Lectores que funciona en las instalaciones de la parroquia Jesús Resucitado de Alto Verde abre sus puertas al grupo Creadoras, quienes desde hace unos meses pusieron en marcha el taller Sueños en Tela que se dedica a la elaboración de libros de cuentos para bebés. 
La iniciativa, que funciona gracias al aporte de $17.500 que las chicas obtuvieron de parte del programa provincial Ingenia y por el respaldo que obtienen de parte de las trabajadoras de la sede territorial del Ministerio de Desarrollo Social que funciona en el mismo lugar, se desarrolla con el objetivo de generar conciencia en la comunidad sobre la importancia de la estimulación y el acompañamiento de la primera infancia.
“Parte de este grupo de chicas –de entre 18 y 23 años– ya venía trabajando el año pasado aquí con otro taller de similar disposición que se dedicaba a la creación de cotillón que tuvo mucho éxito y que en cierta forma fue el que dio el puntapié para la creación de este”, explicó en diálogo con Diario UNO María Gutiérrez, una de las trabajadoras sociales que coordina la propuesta y agregó: “Y es que cuando las chicas se pusieron a pensar en qué hacer este año, lo primero que tuvieron en cuenta fue en que ya tenían experiencia con el trabajo manual y en tanto decidieron seguir por esa línea de desarrollo de sus habilidades”.
Asimismo y en ese sentido, Melisa Oroño, otra de las referentes del Ministerio de Desarrollo Social, afirmó que las chicas desde un inicio se plantearon donar lo elaborado con el Centro de Acción Familiar (CAF) del barrio, a la biblioteca Pescando Lectores (que no solo les ofrece las instalaciones para trabajar sino también sus libros para inspirarse), y también a las mamás y niños del barrio.
Por otro lado y en consecuencia, una vez que tengan una gran cantidad de libros terminados, las jóvenes tienen pensando organizar talleres de presentación de los mismos con el fin de lograr que las mamás y los niños del barrio que asistan puedan compartir la lectura y exploración de los libros.
“Los integrantes de Pescando Lectores, un taller que trabaja para incentivar la lectura, se ofrecieron a acompañarnos en la organización de estos talleres en los que trabajaremos la idea de que los bebés y los niños pequeños también leen, es decir que decodifican, interpretan, construyen sentido y aprenden a través de la escucha y la mirada”, argumentó María Gutiérrez, al tiempo que Melisa Oroño agregó: “Sabemos que esto tendrá muchas repercusiones en el barrio, sobre todo al tener en cuenta que la mayoría de las familias que habitan el sector no cuentan con la posibilidad de comprar libros para bebés. En tanto con estos ejemplares estaríamos garantizando que al menos algunos de ellos puedan tener su primer experiencia en este sentido”.
Sobre la elaboración
Cabe destacar que los talleres de Sueños en Tela funcionan por el transcurso de dos horas, tiempo en el cual las chicas no solo se disponen a cortar los moldes y telas para la elaboración de los libros –en general de ocho páginas incluida la tapa y contratapa– sino también de pintarlos a mano, coserlos, colocarles los apliques y por sobre todo inventar las historias que llevarán plasmadas.
“Para ello cuentan con el apoyo de la profesora de historia Cecilia Moscovich y la referente de Cultura Mariana Reyes, quienes las guían en ese sentido a los fines de que lo que cuenten tenga sentido y cohesión”, explicaron las trabajadoras sociales.
Quienes detallaron que en una primera instancia están realizando todas las intervenciones a mano, tanto para la costura como la pintura sobre tela y apliques, en tanto con el dinero recibido de parte del Ingenia ya adquirieron distintos materiales, como tela, pinceles, hijos de bordar, agujas, lana y tijeras; pero que tienen pensado avanzar pronto con la compra de una máquina de coser eléctrica.
“Sabemos que con esa adquisición podremos incrementar nuestra producción y en ese sentido quizás hasta poder pensar en alguna extensión del proyecto o en un futuro generar recursos genuinos que les permitan expandirse”, dijo María Gutiérrez y Melisa Oroño completó: “Desde que funciona la sede territorial del ministerio (de Desarrollo Social) en el barrio, hace cuatro años, intentamos generar acciones que tengan repercusiones positivas en los habitantes y notamos que esta está trascendiendo mucho, porque más allá de tener un beneficio en las chicas del taller también lo tiene en sus familias, con sus hijos y sobrinos, y con lo que ellas le puedan enseñar por lo que aprenden a quienes conocen respecto de cómo un libro de cuentos puede permitirle a los pequeños generar un vínculo especial que es muy fuerte”.
Para destacar
Ingenia, Fondo para el desarrollo de iniciativas juveniles, es un programa que impulsa desde hace seis años el gobierno de la provincia de Santa Fe, quien durante 2015 seleccionó más de 550 proyectos de toda la provincia, entre los cuales se destacaron cien que son de emprendedores jóvenes de la ciudad.
En esa línea vale aclarar que muchos de ellos, como las Creadoras de Alto Verde, recibieron un subsidio de 17.500 pesos para emprender sus ideas, mientras que hubo otros tantos que obtuvieron 35.000 pesos, dinero que se dispone para las propuestas tecnológicas.
Datos
•A lo largo de la historia, múltiples investigaciones han demostrado que el hábito de la lectura temprana, inculcada por los padres u otros miembros de la familia o instituciones preparadas para tal fin, como las escuelas y las bibliotecas, ejercen una influencia muy positiva en el desarrollo intelectual y afectivo del niño.
•Del mismo modo, numerosos estudios científicos aseguran que la escucha de cuentos en la primera infancia es muy importante para facilitar el desarrollo de las habilidades de lectoescritura y la comunicación fluida de ese pequeño en el futuro.
•Es bueno resaltar que en el mercado se pueden encontrar todo tipo de libros, pero que los más recomendados para los bebés son los realizados en tela rellenos de gomaespuma o los de plástico que flotan en el agua. Los mismos pueden presentar también distintos sonidos y texturas, y apliques que también son importantes para sus estímulos. 

Comentarios