Policiales
Lunes 04 de Julio de 2016

Reactivan una causa por trata en el bar Copacabana de Rafaela

El dueño del local, Oscar Bernardino Gelsumino, había sido absuelto y la Cámara ordenó que se continúe la acusación. La víctima es una chica dominicana que llegó a esa ciudad con engaños

El dueño del bar Copacabana, de la ciudad de Rafaela, sufrió un revés judicial esta semana que no se esperaba: la Cámara de Apelaciones de Rosario ordenó que se continué una investigación contra él, Oscar Bernandino Gelsumino, por trata de personas, que el juez federal Reinaldo Rodríguez había cerrado en octubre del año pasado.
Los fundamentos de los jueces de la Sala B del tribunal de alzada sostuvieron que las pruebas que hay en la causa son más que suficientes como para arribar a la certeza de que Gelsumino es autor del delito de trata de personas con fines de explotación sexual, que tuvo como víctima a Yohana,una chica dominicana, que trajeron a trabajar en bares de la provincia bajo engaños.
El juez Rodríguez destacó en su resolución que absolvía a Gelsumino porque la víctima se contradijo en su testimonio. Y este es uno de los puntos que más critican los camaristas Élida Vidal, José G. Toledo, Edgardo Bello, que remarcaron que Rodríguez desconoció el informe que realizó la Oficina de Asistencia a la Víctima (CAJ) Santa Fe, que concluyó que el relato de la víctima era "confuso y preelaborado" por las presiones a las que estaba siendo sometida por sus victimarios. "Cuestión que no hace más que reforzar lo denunciado por la víctima", indicaron los jueces y destacaron las condiciones en las que la mujer declaró en el CAJ, con su marido y el abogado de él, en la puerta. En su voto, el camarista Toledo agregó: "No puede dejar de considerarse que la denunciante en relación a su marido dijo: «Es un hombre con mucha maldad y es capaz de matarme», y que tenía mucho miedo. Desprendiéndose también del relato efectuado por Yohana en su denuncia, que su cónyuge la maltrataba, pegaba, obligada a prostituirse y que no se había animado antes a denunciarlo porque la había amenazado con matarla y con matar a su familia".
La investigación que impulsó la fiscalía federal de Santa Fe, cuando estaba a cargo del fiscal Walter Rodríguez, concluyó que Yohana llegó al local nocturno, ubicado sobre la ruta 34, al norte de la ciudad de Rafaela, junto con Gustavo Delgado, un hombre que le ofreció trabajo en Argentina, matrimonio y que era amigo de Gelsumino.
En esa línea, el camarista Toledo criticó al juez Rodríguez por haber descartado esa situación de vulnerabilidad de la víctima, que estaba desprotegida ya que su visa estaba a punto de expirar, condicionando su permanencia legal en el país. "Si bien Gelsumino pudo no haber ejercido de propia mano los actos de violencia física, amenazas e intimidaciones a las que fue sometida la denunciante, su aporte fue esencial, puesto que él y no otro, convocó a Delgado para que ejerza su autoridad marital contra la víctima", expresó.

"Me pegó porque no quería trabajar"

En su declaración, Yohana contó cómo fue el engaño: "Un día fue a mi casa Gustavo Delgado, buscándome para trabajar. Le pregunté cómo sabía de mí, y me contestó que Gelsumino, quien tiene bar en El Trébol, le comentó que yo andaba buscando trabajo y un hombre para casarme. Ante esta propuesta me dejó su número de teléfono, para que lo llame y yo también le di el mío. A los 15 días, Gustavo me fue a buscar, pero me dijo que no era para laburar sino para ayudarlo a él en la barra del bar que tiene en San Eugenio".
Asimismo, la joven contó que en todos los lugares donde trabajó le "retenían la documentación". Y al efectuar la denuncia contra su marido, sostuvo: "Me llevó a Rafaela para laburar. Estuve cuatro días y Gelsumino lo llamó por teléfono para decirle que yo no quería trabajar, por lo que me fue a buscar y delante de él me golpeó en la cabeza con una botella y me llevó nuevamente a San Eugenio".
Con este relato, más la suma del resto de las pruebas, los camaristas consideraron que el sobreseimiento y la resolución liberatoria del imputado que dictó el juez Reinaldo Rodríguez fue prematura y revocaron el fallo.


Comentarios