Escenario
Miércoles 12 de Julio de 2017

El 13º Festival de Teatro de Rafaela abrió con tres potentes espectáculos

El prestigioso encuentro, que se desarrollará hasta el próximo domingo 16 de julio, contará con la participación de decenas de artistas de todo el país.

Anoche quedó inaugurada la 13era. edición del Festival de Teatro de la ciudad de Rafaela al que el director ejecutivo del Instituto Nacional del Teatro (INT), Marcelo Allasino, ubicó entre "los principales de Iberoamérica".

La ceremonia tuvo como epicentro un Cine Teatro Municipal Manuel Belgrano colmado, en compañía del intendente municipal, Luis Castellano, su secretaria de Cultura, María Josefa Sabellotti y la ministra de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe, María de los Ángeles "Chiqui" González.

Fue luego del tradicional desfile callejero que reunió a chicos y grandes en la céntrica avenida Santa Fe, esta vez a cargo de la fanfarria y los muñecos articulados gigantes del grupo Los Venecianos y previo a la presentación de Los Carlinga con "Shakespir Show" en ese escenario y luego, en otros, las obras "Christiane. Un bio-musical científico" y "El mar de noche", lo que fue un memorable principio del festival, que durará hasta el domingo 16.

Luego de manifestar su satisfacción por la apertura del encuentro, Allasino señaló que "el teatro transforma a Rafaela en un gran escenario para un encuentro con las ideas, las emociones, la risa y los aplausos, el encuentro con otros que vienen de diferentes barrios, de otras ciudades, de otros países".

El titular del INT apuntó que en ocasiones así "nuestra ciudad se constituye en el epicentro escénico de la Argentina y reúne a las producciones más destacadas por su calidad y su rigurosidad". Destacó que este año" el Instituto Nacional del Teatro cumple 20 años de apoyo a las artes escénicas argentinas, lo que en nuestra ciudad se vio cristalizado en el acompañamiento a salas como el Teatro Lasserre del Centro Ciudad de Rafaela y el Centro Cultural La Máscara, en el apoyo para equipar a la sala del Cine Teatro Manuel Belgrano, en la ya lejana decisión de concretar la Fiesta Nacional en 2004 y de brindar respaldo para la continuidad de este festival, que ha instalado a la ciudad de Rafaela en el contexto iberoamericano y que impulsó la creación de una Escuela Municipal de Artes Escénicas".

"El efecto multiplicador de las acciones del INT demuestra claramente cómo las políticas de Estado le cambian la vida a la gente -apuntó-; si el apoyo al teatro independiente sólo hubiera sido un gesto de gobierno no hubiera podido trascender con la potencia que ha llegado a cada una de las provincias del país", por lo que celebró "la lucha sostenida de los teatristas independientes que lograron en 1997 la sanción de la Ley Nacional del Teatro y sus logros, que han trascendido diversos gobiernos".

Además, dijo estar persuadido "del poder de las expresiones de la cultura como posibilitadoras del encuentro y el reconocimiento, de la reafirmación de nuestra identidad y en el poder del arte como espacio de diálogo, de cuestionamiento, de crecimiento y evolución, por lo que debemos reconocer que hacen falta decisiones que transformen en políticas de estado los proyectos exitosos de gobierno para asegurarnos de que no se eche a perder lo construido".

Allasino instó a los concejales de su ciudad que nos representan en el cuerpo legislativo local propongan una ordenanza que, con fuerza de ley, respalde la continuidad de este festival -al que este gobierno municipal supo darle continuidad- "porque estoy convencido de que el Festival merece trascendernos, con la calidad que lo caracteriza y que lo ha colocado entre los principales festivales de Iberoamérica".

El funcionario mostró su satisfacción por la primera camada de egresados de la Escuela Municipal de Artes Escénicas, que este año participarán en el festival, y recordó con emoción al actor José Fanto, quien falleció en junio pasado tras más de 40 años de pisar los teatros rafaelinos: en 2010 presentó el unipersonal que llevaba su nombre en el Festival de Rafaela, un recorrido doloroso y veraz por una trayectoria en la que, en palabras de Allasino, lo que buscó siempre "fue el aplauso de su público".