santafe
Lunes 06 de Julio de 2015

Reforma policial: "Los cambios deben surgir del diálogo y del consenso en una mesa de trabajo"

Así lo expresó en la mañana de este lunes, el Ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, quien analizó el contundente cambio que impulsa el gobierno provincial sobre la Ley de Personal Policial.  

Los anuncios de una reforma de la Ley Provincial de Personal Policial 12.521, aprobada con amplio acuerdo legislativo durante el gobierno de Obeid en 2006, son contundentes. Ya Antonio Bonfatti comenzó en los últimos años con cambios estructurales de la Fuerza en Santa Fe y ahora Miguel Lifschitz, el nuevo gobernador electo que tomará el mando a partir del 10 de diciembre, confirmó que someterá “la designación del jefe de policía de la provincia a la aprobación de la Legislatura”, basando esta determinación en la necesidad de un respaldo político para ejercer el liderazgo sobre la fuerza.
Así, la provincia se dispone a vivir una reforma policial de fondo que según confirmó el Secretario de Análisis y Articulación de Procesos Interministeriales del Ministerio de Gobierno de la Provincia de Santa Fe, José Spadaro, implicaría el paso de “una policía del Estado, a una policía de protección social”.
En la mañana de este lunes, el Ministro de Seguridad Raúl Lamberto opinó sobre los cambios que se plantean a esta Ley que en 2006 terminó con el sistema de jerarquías, relajó la disciplina y afectó la cadena de mandos. 
Al respecto consideró que esta reforma ha sido planteada por “todos en todo momento”, y agregó que “incluso, en lo que ha sido posible, se ha tratado de corregir a través de decretos”.  No obstante, fue muy cauto y aclaró que las modificaciones debe surgir “del dialogo que se genere en una mesa de trabajo y del consenso”. 
“Un análisis genérico exige mucho diálogo y saber hacia dónde se quiere llegar porque pasaron 10 años y hoy hay situaciones que no son las mismas que en el 2006”, aclaró. 
La cadena de mandos
Respecto de los problemas que hoy presenta la Ley de Personal Policial, Lamberto dijo que,“evidentemente, uno de ellos fue haber unificado en los cuadros únicos rangos distintos que prácticamente no tienen diferenciación entre personas que tenían antigüedad distinta y rango distinto”. Así se pasó de 20 rangos, a tener solamente 10; situación que según consideró el ministro “le quitó la cadena de verticalidad que debe tener una fuerza policial”.   En este sentido explicó que esta diferencia, que ocasionó problemas en la estructura policial, “se trató de solucionar en un decreto, por lo menos en cuanto a diferenciar con sus distintivos quiénes eran  Sargento, Cabo, etc.”. 
La Escuela de Oficiales
Otro de los puntos a los cuales hizo referencia Lamberto , y que se relaciona con la vuelta a las jerarquías fue la necesidad de un rediseño de la formación de los uniformados.
“Creeo que ha sido un tema no menor haber desarmado lo que era la Escuela de Oficiales porque era una escuela prestigiosa; y nosotros hoy tenemos que reivindicar la necesidad de buscar alternativas educativas par a que los mandos se capaciten y se formen, como lo estamos haciendo”, sostuvo y agregó que  en ese momento hubiera sido “importante haberla defendido, y no porque el Instituto de Seguridad pública la haya desjerarquizado; sino que lo que se estudiaba era la formación de oficial de policía”.
Decisión de la Legislatura 
Tras las declaraciones de Miguel Lifschitz respecto de la posibilidad de someter a la elección de la Legislatura la determinación del Jefe de Policías, Lamberto prefirió callar y dejar en el futuro gobernador electo la última palabra.   
“Tendrá que ser parte del diálogo entre el Ejecutivo y el Legislativo. Creo que en el diálogo interinstitucional todo es posible, lo importante es que haya. Estoy convencido que en materia de seguridad no puede haber relaciones impuestas. Tienen que haber mucho consenso entre los actores, el gobierno de la provincia, el ministerio de Seguridad, las Fuerzas Policiales; y luego entre la otra pata de las instituciones que es el cuerpo Legislativo, que tienen su mirada y su impronta.Va a hacer falta dialogar mucho para llevar adelante esto”, sostuvo. 
Abusos en la Fuerza 
El Secretario de Análisis y Articulación de Procesos Interministeriales de la provincia,  hizo declaraciones polémicas respecto de los agentes que tienen carpeta médica o que no tienen condenas firmes , considerando que debían ser echados. 
El respecto, Lamberto aclaró que “es la opinión de un funcionario” y consideró que “hay que ser prudente”. 
Por su parte explicó: “Sí creo que tiene que haber sanciones efectivas, la disponibilidad es una medida transitoria y pasado ese tiempo tienen que volver al servicio o se va  de la Fuerza; pero no puede ser algo intermedio donde sigue cobrando sin prestar servicio”.
En cuanto a los casos de carpeta médica, el ministro aclaró en primer lugar que “la Fuerza Policial es una tarea de riesgo y como tal es generadora de elementos como el estrés o lo traumático, que muchas veces es valorado por los médicos y psicólogos”. Pero, por otro lado, indicó que muchas veces “hay abusos de la carpeta médica con una mirada flexible de quienes deben juzgar la patología, o no, de un agente policial. Y esto le hace mucho mal evidentemente a las fuerzas de seguridad, porque ponen en duda todo el sistema”. 
Finalmente consideró que “hay que buscar una alternativa” y adelantó que se está trabajando en la formación de una junta médica que haga un doble control.
 
Valentina Fassi / valentinafassi@uno.com.ar


 

Comentarios