region
Jueves 13 de Agosto de 2015

La provincia evalúa que aunque se mantiene el alerta la situación registra una mejoría "lenta y progresiva"

El titular de Protección Civil, Marcos Escajadillo, atribuyó las inundaciones a la "menor absorción del suelo y la canalización no autorizada" en la zonas rurales de Santa Fe. 

El secretario de Protección Civil de Santa Fe, Marcos Escajadillo, aseguró hoy que estaba comenzando a descender el nivel de los ríos del sur y centro provincial, donde hay amplias zonas anegadas, y atribuyó las inundaciones a las fuertes lluvias, la “menor absorción del suelo y la canalización no autorizada”. “Está en vigencia un alerta meteorológico para la zona, si bien los pronósticos son de un mejoramiento lento y progresivo. Los niveles de medición de los distintos cauces de los ríos o canales están disminuyendo”, aseguró esta mañana el funcionario provincial.

En declaraciones a la prensa, Escajadillo advirtió que “las lluvias en algunos lugares han sido superiores a 200 milímetros”. “La menor absorción del suelo y la canalización no autorizada contribuyeron a la crecida de las aguas”, estimó, a la vez que afirmó que “se sigue con las tareas y los trabajos en distintas localidades”. Escajadillo afirmó que en la localidad de Sanford, una de las más inundadas, “se está diagramando hoy las acciones tendientes a la limpieza de las viviendas afectadas”.

Ese pueblo del sur provincial tiene unos 1.800 habitantes, el 50 por ciento de los cuales se encuentra con agua en sus viviendas, en tanto que un centenar abandonó sus casas por sus propios medios y ocho personas permanecían alojadas en un refugio. Escajadillo, al ser consultado hoy por María Susana, otro de los pueblos más afectados por el agua, explicó que “en ese lugar, y mayormente en la parte centro de la provincia”, se encuentran “las napas con poca capacidad de absorción” y garantizó que “esto se viene trabajando en forma conjunta con el Ministerio de Aguas también por todo el sistema de bombeo”.

En María Susana, “si llueven 100 milímetros más, desaparecemos”, había afirmado ayer el intendente local, Norberto Antici. Por último, el funcionario aseguró que, “desde el gobierno provincial, se está haciendo una mirada muy fuerte para poder realizar, en cuanto mejore el tiempo, algunas intervenciones, porque hay que ir preparando las condiciones de terreno para que el drenaje sea el más adecuado posible, sin perturbar u ocasionar mayores inconvenientes aguas abajo”.

Las localidades más afectadas por el temporal en Santa Fe eran Salto Grande, Totoras, Montes de Oca, Carcarañá, Casilda, Chabás, Arroyo Seco, Villa Gobernador Gálvez, Pavón Arriba, Villa Constitución y Venado Tuerto. La Agencia Provincial de Seguridad Vial comunicó que continuaban cortadas la ex ruta nacional 9 a la altura de Carcarañá y en Cañada de Gómez.

Los desvíos se realizaban hacia la autopista Rosario-Córdoba o hacia el norte por la ruta provincial 91. En la ruta nacional 33, en el tramo entre Casilda y Chabás, el tránsito se encontraban totalmente cortado porque desbordó un terraplén en Sanford. En esta última localidad, la Policía de Seguridad Vial y policía local realizaban distintos desvíos. La ruta 34 hasta esta mañana tenía un desvío sentido sur a norte, a la altura de la A012.