region
Jueves 23 de Julio de 2015

Médicos rosarinos descubren un tratamiento más efectivo contra el cáncer de mama

La modalidad terapéutica consiste en administrar dosis bajas y poco tóxicas a pacientes con metástasis. Frena el avance de la enfermedad por unos meses y mejora la calidad de vida. 

Un grupo de investigadores rosarinos del Conicet, la Universidad Nacional de Rosario y el Hospital Italiano descubrieron una terapia experimental para tratar el cáncer en pacientes avanzados. La modalidad terapéutica se denomina "quimioterapia metronómica" y consiste en administrar dosis bajas y poco tóxicas a pacientes con metástasis. Frena el desarrollo por unos meses y mejora la calidad de vida.
 
El tratamiento fue aplicado a 20 pacientes y fue desarrollado por la sección Oncología Experimental del Instituto de Genética Experimental, del Hospital Italiano, a cargo de Graciela Scharovsky y Viviana Rozados, sumado al trabajo de los médicos Herman Perroud, Mauricio Menacho Márquez y María José Rico.
 
En diálogo con el programa "Todos en La Ocho", Scharovsky explicó la nueva filosofía para abordar el cáncer en algunos casos. "Probamos una modalidad terapéutica que había sido exitosa en nuestro laboratorio con animales, es una forma terapéutica que se denomina 'quimioterapia metronómica' que consiste en la administración de dosis bajas de manera continua a intervalos regulares sin períodos de descanso, o sea que tiene una filosofía diferente a la forma actual de atender determinados tumores".
 
"Trabajamos con pacientes con cáncer de mama que ya habían resultado resistentes a tres o cuatro líneas de quimioterapia habitual, que ya no respondían más, estaban avanzados, con metástasis", detalló.
 
Una de las principales diferencias con los tratamientos tradicionales es que sólo es necesario digerir una píldora. "Con esos pacientes hicimos el tratamiento por boca, es sencillo, no necesita internaciones, ni inyecciones, es muy simple de llevar a cabo y se logran resultados en pacientes que tienen avanzada la enfermedad".
 
En ese sentido explicó que como las dosis bajas prácticamente no tienen toxicidad. "Lo que logramos es aumentar el tiempo de vida sin progresión de la enfermedad, no es que se llega a la cura, algo que con estos pacientes es difícil de alcanzar", aclaró Scharovsky.
 
"Lo que conseguimos es la sobrevida del paciente por muchos más meses, sin que la enfermedad avance y con una calidad de vida que no empeoró sino que en muchos pacientes mejoró, por lo cual pensamos que es alentador y positivo", afirmó.
 
Respecto de los resultados, reveló que se pueden lograr "varios meses más de sobrevida, en una paciente llegó a un año y medio, luego la enfermedad volvió a avanzar, pero se toma un paciente que tiene la enfermedad en constante progresión, se logra frenarla dejando un saldo positivo".
 
Además adelantó que trabajan "para tratar también el tumor de páncreas, por ahora lo que hicimos fue experimental, no hemos hecho pruebas clínicas".
 
Respecto al costo, la médica explicó que "en general son drogas que se utilizaron hace tiempo, los primeros diez años fueron exclusividad del laboratorio que las creó y luego se pueden producir drogas iguales, parecidas o similares y eso abarata los costos, además de que se usan dosis pequeñas, además de combinarse con antinflamatorios, que producen un efecto antitumoral reforzado".