region
Viernes 05 de Febrero de 2016

Una perra le salvó la vida a su dueña que se electrocutó en Firmat

La joven, embarazada, sufrió una fuerte descarga eléctrica, pero su mascota la empujó y consiguió ponerla fuera de peligro.

Una chica de 24 años y embarazada de tres meses se salvó de morir electrocutada cuando su perra, advertida por los gritos de la víctima, se abalanzó sobre ella. El animal, una labradora negra de un año y medio, estaba junto a su dueña, y fue la única que advirtió el peligro. El resto de la familia estaba adentro de la casa y sólo atinó a salir al patio por los aullidos desesperados de la mascota. Madre y bebé están a salvo.

El hecho ocurrió el 20 de enero, pero se difundió en medios locales hace dos días e inmediatamente se viralizó por distintos medios digitales, incluso con la fotografía de la joven con su insesperada heroína.

Melina Avalos tiene 24 años y cursa un embarazo de 13 semanas. Se había tirado a la pileta de la casa ese caluroso día de enero y al salir, tendió su malla mojada en un tendedero de metal, que no se sabe por qué razón estaba electrificado, mientras que el piso estaba mojado. La chica sintió inmediatamente la descarga y sólo atinó a gritar. “Pude apenas dar un grito porque quedé directamente pegada”, recordó después Melina a distintos medios.

Al escuchar el quejido de su dueña, Wendy, la labradora de un año y medio, saltó sobre ella y la liberó de la electricidad.

“Ella se dio cuenta”. “Había llegado al mediodía, hacía mucho calor y me metí en la pileta antes de almorzar. Me avisaron que estaba la comida, salí y me sequé. Todos se fueron adentro a sentarse a comer, pero Wendy me siguió al patio. Cuando fui a colgar la malla en el alambre que tenemos quedé pegada, porque no es que me pateó y me soltó, me prendió, apretó la mano y empezó a retorcerme el brazo para todos lados”, contó la joven al diario digital El Firmatense. Sus declaraciones se extendieron luego por distintos medios de la región.

“Lo único que alcancé a hacer fue pegar un grito y Wendy, que estaba al lado, fue la única que se dio cuenta. Saltó y me pegó en la pierna, donde me dejó la marca de las uñas, y ahí caí desmayada al piso. Solamente recuerdo hasta ahí, cuando ella saltó y me tumbó, al piso”, reveló al mismo diario digital.

Alarmada por la misma perra, la madre de Melina salió al patio y encontró a la víctima desmayada, temblando, con síntomas como de haber sufrido un ataque de epilepsia. “Mi familia no sabía lo que me había pasado, hasta que desperté y le dije que me había agarrado corriente”, reveló la muchacha.

La familia llamó inmediatamente a un servicio de emergencia, que controló a la muchacha y determinó que no había sufrido lesiones. También hizo la consulta ginecológica correspondiente. Por lo que le dijeron, el bebé está bien. “Si ella no hubiese estado ahí, ni mi bebé ni yo estaríamos vivos. Los dos estamos vivos por ella”, expresó Melina al diario digital El Correo de Firmat.