santafe
Martes 23 de Febrero de 2016

"Reprimir un piquete generará más violencia y provocará situaciones más graves"

El secretario de Seguridad Pública de Santa Fe, Omar Pereyra, dijo que el protocolo para desactivar cortes de calles por la fuerza pública "no es vinculante, ni obligatorio para las provincias".

"Reprimir un piquete lo único que generará es una escalada de violencia que nos llevará a situaciones más graves. El uso de la fuerza constituye el último de los últimos recursos a utilizar. El protocolo que para desactivar cortes de calles y rutas del Ministerio de Seguridad de la Nación no es vinculante y no se aplicará a rajatabla en Santa Fe", afirmó el secretario de Seguridad Pública de provincia, Omar Pereyra, al referirse a la medida de fuerza con movilización que realizará el gremio ATE realizará mañana.
El funcionario provincial fue consultado sobre cuál será la postura de la administración que encabeza Miguel Lifschitz de frente a la protesta y al protocolo de actuación ideado por el gobierno nacional para disuadir protestas callejeras mediante la fuerza pública.
En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, Pereyra sostuvo: "En la reunión del Consejo Federal de Seguridad que se hizo en Bariloche, uno de los temas de agenda fue la resolución de la ministra de Seguridad (Patricia Bullrich) en la que ponía a consideración de las provincias la implementación de un protocolo para los cortes en las vías de comunicación o piquetes. Bullrich dijo que Nación elaborará un protocolo para las fuerzas nacionales y que invitaba a las provincias que hicieran lo propio".
Pereyra dijo que la Constitución Nacional otorga a las provincias autonomía y la mayoría de ellas "ya tienen protocolos o lo están realizando. Osea, la mayoría adhieren a esta resolución de la ministra. Pero el protocolo de Bullrich es para las fuerzas federales. No es vinculante, ni obligatorio para las provincias. Cada Estado puede elaborar el suyo que podrá tener en cuenta o no algunos de los puntos del nacional".
"El problema es que nos encontramos con dos derechos en conflicto. El de reclamar y del circular libremente por las calles. Si se pudiera establecer en una reunión previa una programación del corte se podría garantizar la libre circulación. Pero, lamentablemente, en la mayoría de los casos eso no ocurre.  El problema es cuando no hay aviso y el piquete es espontáneo", agregó.
Pereyra sostuvo que cada corte o piquete que se presenta "es distinta. Nosotros no vamos a agotar la negociación. El uso de la fuerza o la violencia para cumplir con una decisión de desalojo, lo único que genera es una escalada de violencia. En tanto y en cuanto podamos ir solucionando que los derechos en pugna sean respetados lo vamos a hacer. El uso de la fuerza constituye el último de los últimos escalones a utilizar".

Fuente: La Capital

Comentarios