Santa Fe
Martes 03 de Enero de 2017

Revisar la carga impositiva sobre los salarios divide aguas en Santa Fe

El ministro Dujovne indicó que sería parte de una reforma tributaria integral. "Es algo que veníamos reclamando", dicen los empresarios. Desde la CGT advierten: "Precariza el trabajo y las condicionales laborales"

El flamante ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, planteó ayer la necesidad de revisar los impuestos al trabajo y al cheque. Sería parte de una "reforma tributaria integral" que el gobierno comenzaría a instrumentar en forma "gradual".
Las declaraciones ya dividen aguas en Santa Fe entre los sindicatos y empresarios. Los primeros consideran que se trata de medidas que van en perjuicio de los trabajadores y a favor de las grandes empresas, entregándoles a estas mayores ganancias. Para los empresarios, se trata de dar respuesta a un reclamo pendiente. Aseguran que la carga laboral es cercana al 50 por ciento y que un empleado que gana 15.000 pesos mensuales, le cuesta al empleador $22.000 y cerca de $300.000 por año.
Según el ministro, la carga impositiva sobre los salarios alcanzó niveles "ridículos" y uno de los objetivos es bajar la informalidad de la economía.
Eso no piensan desde la CGT Santa Fe. En diálogo con Diario UNO, su titular, Claudio Girardi, manifestó: "Se trata de precarizar el trabajo y las condiciones laborales. De esta forma, lo que intentan es darle más ganancias a las empresas y que el costo lo paguen los trabajadores. Una carga tributaria menor provocará la concentración de las ganancias de la economía en un sector. Apuesta a concentrar las ganancias en las grandes empresas".
En tanto, desde la Federación de Centros Comerciales de Santa Fe (Fececo) señalan que una medida de ese calibre vendría a poner sobre la mesa una discusión que era impensada dar años atrás. En diálogo con Diario UNO, el titular de la entidad, Adrián Schuck, opinó: "Era un pedido y uno de los objetivos nuestros. De hace un tiempo a estar parte, nosotros estamos pidiendo una modificación integral impositiva. No solamente para nuestro sector, sino para todos los sectores".
A modo de ejemplo, el referente de la actividad comercial destacó: "El sueldo de un empleado está en los 15.000 pesos (de bolsillo). Tenés aproximadamente un 52 por ciento de carga laboral. Entonces, un empleado le sale al empleador 22.000 pesos por mes. Hay que tener en cuenta los 12 meses, el aguinaldo, las licencias y los feriados. En el 2016 hubo un costo laboral de más o menos 300.000 pesos (por empleado) sumando sueldos y aportes patronales".
Para el titular de la CGT, en cambio, será necesario diferenciar las grandes empresas, de las medianas y las chicas, aunque volvió a insistir: "Están tratando de abrir las puertas para volver a lo que hizo (Domingo) Cavallo en la década del 90: de bajarle la carga tributaria a las empresas, en perjuicio de los trabajadores".
Bajar el nivel de informalidad de la economía sería uno de los deseos del ministro Dujovne. Consultado al respecto, Claudio Girardi afirmó: "El marco de informalidad va a estar relacionado por el crecimiento económico real del país. Hasta ahora, lo que hubo fueron 130.000 despidos registrados durante el año pasado".
Por su parte, Schuck reconoció que una modificación tributaria no va a dar solución al problema del empleo. "No va a cambiar de un día para otro pero podría detener el mercado laboral informal", opinó.
Además, se preguntó dónde termina esa gran cantidad de dinero en concepto de "carga laboral", ya que muchos de esos recursos no mejoran la calidad de vida de los empleados. "Muchas de las obras sociales tienen restricción y los trabajadores deciden pagar un dinero extra de su bolsillo y elegir otra obra social para ser bien atendidos", aseguró.
Claudio Girardi sostiene que "todas las medidas del gobierno van hacia el mismo camino, favorecer al sector empresario". El titular de la CGT local dijo: "Sacaron el reintegro del 5% del IVA, una medida para los trabajadores, pero confirmaron la reducción en las retenciones de soja".
Por último, el referente de Fececo consideró que el 2017 será un año de muchas "discusiones gremiales y empresarias". Igualmente, y a pesar de la retracción que se registró en el consumo durante todo los meses de 2016, el comercio renueva sus expectativas y esperanzas: "Nosotros pensamos que, aunque sea mínimamente, el 2017 va a ser mejor. Tenemos expectativas de que baje la inflación y que aumente el consumo", finalizó Schuck.

Comentarios