santafe
Lunes 18 de Enero de 2016

Robos y destrozos en la vecinal del barrio Schneider

La amarga sorpresa se conoció este lunes cuando integrantes de la entidad se acercaron para abrir el local. Estiman que las pérdidas en insumos de trabajo ascienden a los 60 mil pesos. Analizan instalar un sistema de alarma

Amarga fue la sorpresa para los integrantes de la vecinal Schneider, cuando este lunes ingresaron a la sede de la entidad. Oscar Vallejos, presidente de la misma que representa a los vecinos del barrio Schneider relató el desagradable episodio que le tocó atravesar este lunes cuando a la 8 de la mañana abrieron la puerta del inmueble ubicado en Santiago Derqui al 4000. La alarma se encendió cuando se percataron de que uno de los portones, que linda con el patio y la plaza, estaba violentado.
 
 
“Empezamos a ver los faltantes y nos encontramos con que nos robaron muchas cosas de valor”, se lamentó el presidente de la entidad. Entre los elementos faltantes figuran un televisor, dos ventiladores, una motoguadaña, una garrafa de diez kilos, alrededor de seis a diez sellas, tres matafuegos grandes, luces de emergencias nuevas, un poco de plata y un equipo de música. 

Tomando como parámetro el inventario que la vecinal realiza todos los meses, las pérdidas materiales rondarían los 60 mil pesos.
 
En esta oportunidad el tiempo fue el factor que dejó la posibilidad a los intrusos para que pudieran hacer a su gusto, ya que el hecho del cual fue escenario la sede de la institución vecinal no se limitó solo al robo, sino que además se debe mencionar el importante daño que dejaron los intrusos a su paso, desde armarios rotos a puertas violentadas. 
 
La hipótesis principal es que los intrusos entraron por el patio que linda con la plaza que la vecinal posee. En el patio, se podía observar un tacho de 500 litros, el cual habría sido usado para trepar. Desde la Comisión Vecinal estiman que los intrusos contaron con un vehículo de gran porte para poder transportar todos los elementos que lograron reunir. 

Cálculo. Los intrusos tuvieron tiempo y recursos para trabajar / Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
Salvo una de las oficinas,la cual no lograron abrir, el resto de las dependencias de la vecinal fue blanco del ataque certero de los malvivientes. “Aparte todo el desastre que hicieron, el daño de la parte de puertas que al romperla con una barreta hay que reponerla, llamar al herrero, al carpintero...”, sostuvo Vallejos, quien se mostró desolado ante el hecho de que ahora tendrán que empezar a trabajar para reponer los elementos que se perdieron en manos de los amigos de lo ajeno.
 
“Vamos a tener que empezar a hacer algún tipo de evento. Solo la motoguadaña debe estar en los 10 mil pesos”, ejemplificó el referente a vecinal quien comenzó a enumerar de a poco el valor de los insumos que se perdieron para llegar a la conclusión que todo demandará una importante inversión.

En la actualidad, la institución cuenta con un total de 300 socios los cuales abonan una cuota mensual de cinco pesos. El sostén principal lo brinda el alquiler del salón , que tampoco es mucho pero sirve para palear la falta de recursos. 

En una de las puertas de la entidad puede leerse el cartel de “Secretaría”, sin embargo el aspecto difiere bastante a lo que podría ser una oficina, ya que al traspasar el umbral una importante cantidad de papeles y diversos elementos se pueden ver en el suelo. No conformes con el desorden, en una de las paredes se lee en letras grandes y de color azul la leyenda: “Manga de choros”.
 

Jaula vacía. Ni el ventilador de pared ni el televisor se salvaron / Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
En uno de los armarios se había depositado una caja de herramientas, la cual fue sacada de su lugar con la ayuda de una barra de metal que quedó abandonada por los ladrones en el escritorio. 
 
La ubicación de la entidad la convierte en un punto tentador para aquellos que no tienen mucho que hacer con su tiempo. Ya que como el mismo Vallejos explicó la entidad, que está ubicada en una cómoda esquina, es el paso para muchos vecinos provenientes de barrios de alrededor. Los curiosos van y vienen, ya sea en moto o en carros, algunos observan detenidamente al pasar por el frente de la vivienda que sirve de vecinal. 
 
El espacio verde con el que cuenta la vecinal y que se encuentra limpia y prolija por el trabajo que realiza semanalmente la cuadrilla, hoy es empleado como un punto de encuentro para llevar adelante prácticas no del todo legales. Tiempo atrás, la plaza era usada por los vecinos que acudían con sus hijos para que estos jugaran y en el medio, tomar mate y ponerse al día con los vecinos. Sin embargo, el asedio de los ladrones,que aprovechaban esas ocasiones, y el descuido para arrebatar a los presentes, provocó el alejamiento de las familias. Ahora, y ante el uso que le brindan unos pocos a la plaza, se baraja la posibilidad de realizar un cerramiento del lugar. 
 
En los diez años que Vallejos conduce la institución, estima que esta es la quinta oportunidad en la que se convierte en el blanco de un hecho delictivo. A pesar de manifestar estar cansado por la poca colaboración con la que cuentan desde la vecinal, aseguró que seguirán trabajando. Ahora la posibilidad que manejan para evitar otra nueva entradera, es la colocación de un equipo de alarma y es que ante el escenario con el cual se encontraron este lunes, la opción de reforzar las puertas y ventanas quedó descartada.
 
En relación a la problemática de la inseguridad, uno de los factores que contribuye al libre albedrío de los delincuentes, es la falta de involucramiento de los mismos vecinos. Muchos ya de edad avanzada que tienen temor y otros más jóvenes que, tal cual describió Vallejos: “están en la suya”. 
 
Punto seguido, el entrevistado explicó que si bien en muchas oportunidades se escuchan sonar diferentes alarmas, nadie se involucra y solo atinan a entrar en sus hogares.

Comentarios