region
Martes 05 de Abril de 2016

Rosario: Una mujer se desnudó en la vereda de Tribunales

Ayer dos mujeres protagonizaron dos incidentes en Rosario. Una terminó arriba del techo del auto para evitar que se lo llevara la grúa, la otra atravesó un blíndex en Tribunales y se desnudó en la vereda. Ambas terminaron ilesas.

Sin dudas ayer fue un día de furia. Dos mujeres, por distintos motivos, protagonizaron incidentes en medio de escenas de gritos y visiblemente fuera de sí. Una se subió arriba del capot del auto para evitar que la grúa se lo llevara al corralón. La otra tuvo un altercado en Tribunales, atravesó un blíndex y se desnudó en plena calle frente al Palacio de Justicia. Todo ante la atónita mirada de los vecinos. Por suerte, las dos resultaron ilesas aunque debieron recibir asistencia médica.

El primer ataque de ira sucedió por la mañana, cuando la GUM detectó a una pareja que discutía y se propinaba golpes en la vereda de Montevideo y Dorrego.La presencia de los agentes logró dispersar la situación y la mujer se dispuso a irse a bordo de un BMW del que no pudo acreditar su identidad. Allí comenzó la discusión con los agentes, que le indicaron que le trasladarían el vehículo al corralón. La mujer se subió primero arriba del techo y luego al capot para evitar el traslado. Finalmente depuso su actitud y la grúa se llevó el auto.

Horas más tarde, otra mujer sufrió un ataque de ira en Tribunales. Las versiones sobre el desencadenante fueron variadas. Una indicó que entró en pánico cuando se vio encerrada en el edificio y terminó rompiendo un blíndex para salir. Otra señaló que lo que motivó la ira fue una noticia adversa recibida en un Tribunal de Familia. Lo cierto es que visiblemente fuera de sí, empezó a los gritos, rompió un blíndex y luego, ya en la calle, sobre calle Moreno, siguió a gritando y se desnudó por completo.

Según narraron testigos, un vecino de un edificio arrojó una sábana para que la cubrieran mientras la policía intentó calmarla. En medio de los forcejeos, la mujer se desvaneció y tuvo que ser atendida por un servicio médico.

Los profesionales constataron que se encontraba en buen estado, ya que volvió en sí a los pocos minutos.

Dos historias, dos mujeres, el mismo día de furia.

Comentarios