Santa Fe
Domingo 17 de Julio de 2016

Rossi tildó de "talibanes liberales en lo económico" al equipo de Macri

El parlamentario del Mercosur y exdiputado del FPV criticó la política económica del país y dijo que no hay elementos para que la situación cambie. "El mayor acto de oposición lo hizo la ciudadanía", aseguró

Para Agustín Rossi "está claro que hay una persecución política" sobre la expresidenta Cristina Fernández y que tiene "en su ariete judicial, hasta ahora, su estilete más profundo". En su visita a Diario UNO el actual parlamentario del Mercosur dijo que "nadie en la Argentina piensa seriamente que Cristina pueda estar procesada por la causa dólar futuro", que es por la que estuvo dos veces en Comodoro Py y por la que está procesada. "Nadie en la Argentina piensa seriamente que (Claudio) Bonadio es un juez independiente; no está en busca de la verdad, ni en la búsqueda de la justicia. Es un juez que dejó trascender que su único objetivo es ver a Cristina con el chaleco antibalas y las manos esposadas", dijo y aseguró que "el objetivo es sacarla de la cancha".
—¿Que Cristina no pueda competir o que vaya presa?
—Algunos piensan que el final es con Cristina presa. Yo me inclino más a que van a intentar suspenderle sus derechos políticos porque el escenario político es una cosa con Cristina en la cancha y otra cosa sin ella. Con Cristina en la cancha hay dos figuras que concentran las expectativas del 100% de los argentinos. Sin ella, el Presidente hace y deshace sin inconvenientes, sin que nadie lo incomode. La única oposición política no aparece ni con el volumen, ni con la envergadura, ni con la voluntad política de construir una oposición. Tiran con sebitas.
—Se reunieron Sergio Massa, Miguel Pichetto (jefe bancada del FPV en el Senado) y Oscar Romero (jefe bancada del PJ en Diputados). ¿El exintendente de Tigre puede comandar una oposición que integre al FPV y al PJ?
—A mí no. No creo que Massa sea opositor. Tampoco creo que Pichetto esté actuando como opositor, hay que decirlo con claridad. Me parece que tienen miradas más conciliadoras que opositoras con Mauricio Macri. Votaron los fondos buitre, la reforma jubilatoria, los dos miembros de la Corte; le costó muy poco a Macri obtener los logros legislativos que obtuvo. Más bien actúan como un oficialismo paralelo que como oposición. Pero en términos de análisis político no creo que hoy esté en la cabeza de Massa ser una variante de convergencia con el PJ y menos aún con el Frente para la Victoria. Massa va a fortalecer el Frente Renovador y hace su juego. En esa ancha avenida del medio que tiene lo que busca es que no se le convierta en un angosto cantero y para eso un día se saca una foto con uno, otro día con otro.
"Yo propicio que el kirchnerismo haga lista en cada uno de los distritos y que compita hacia dentro del frente que armará el Partido Justicialista"
—¿Cuál es el lugar que avizora para el FPV?
—El peronismo tiene una tensión que yo voy a tratar de simplificar, con el riesgo de borrar los matices. Hay una cantidad de dirigentes del peronismo que tienen una posición más conciliadora con Macri y de más lejanía con los doce años de gestión y para con Cristina. Después hay un grupo de dirigentes con una mirada más crítica del gobierno, sobre todo de sus políticas socioeconómicas que están afectando fuertemente al pueblo argentino y que tenemos más cercanía y reconocimiento al liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner. Esa tensión existe y como se resolvió desde la recuperación de la democracia será a través del voto popular y que los peronistas puedan decir cuál es el peronismo que quieren llevar adelante. Pueden ser una oportunidad las elecciones parlamentarias del año que viene.
—¿El PJ va a jugar dentro del Frente para la Victoria como en los últimos 12 años o va a ser al revés?
—Yo propicio que el kirchnerismo haga lista en cada uno de los distritos y que compita hacia dentro del frente que armará el Partido Justicialista. ¿Quiénes están hoy en el kirchnerismo? Aquellos que reivindicamos los 12 años de gestión, reconocemos el liderazgo de Cristina y que entendemos que hay que hacerle una nueva propuesta a los argentinos con lo mejor de los 12 años y profundizarlo, rectificar las cosas en las que nos equivocamos y hacer las que no hicimos. En el frente que armará el PJ, que por lo que uno escucha no se va a llamar Frente para la Victoria, ahí tenemos que participar con nuestra identidad. Ahí veremos lo que piensan los peronistas. Así como en la primera posición hay más dirigentes, en la segunda hay más gente que quiere un peronismo que interpele al gobierno. El mayor acto de oposición que hubo fue el del jueves pasado (las marchas contra el tarifazo) y que no lo provocaron las fuerzas políticas teóricamente opositoras sino el conjunto de la ciudadanía, el pueblo.
Embed

—¿Esas tensiones nacionales que tiene el PJ se trasladan a Santa Fe?
—Las tensiones y las posiciones están presentes en la provincia, independientemente de que aquí logramos una lista de unidad en el consejo provincial del PJ y que tenemos un presidente que yo pondero y valoro, como Ricardo Olivera. Si bien hubo una hegemonía en ese armado del sector que responde a Omar Perotti y los senadores, nosotros también participamos. Pero la tensión está presente y eso se expresará en las elecciones parlamentarias.
—El Senado nacional votó un proyecto de declaración en contra del tarifazo. Uno de los que votó en contra fue Carlos Reutemann. ¿Qué opina?
—Es fulbito para la tribuna. Un proyecto de declaración no es nada más que eso.
—Pero es marcar una posición política.
—Sí, pero al lado de lo que votaron a favor del gobierno es fulbito para la tribuna.
Embed

—¿Reutemann no es una figura que se pueda sumar al PJ en la provincia para disputar la gobernación al Frente Progresista?
—No lo sé.
—¿Usted se sentaría a trabajar con él?
—No. No tengo puntos de contacto con Reutemann desde hace mucho tiempo, independientemente de que haya votado ese proyecto de declaración que no es vinculante, que es una expresión de deseo y que hubiese sido lo mismo que saquen un comunicado. Mientras que le votaron los fondos buitre y desde que asumió Macri la Argentina se endeudó en 30.000 millones de dólares, casi lo mismo que teníamos de reservas; dónde están las inversiones productivas que iban a venir, dónde están los puestos de trabajo. Le votaron la reforma jubilatoria que atenta contra el futuro del sistema previsional. Si hubiesen querido hacer algo en serio deberían haber buscado una ley que le quite al Ejecutivo la fijación de las tarifas o que el cuadro tarifario deba ser aprobado por el Congreso. Lo que impactó fue lo que hizo el pueblo argentino. Eso cambia el escenario y esperemos que el Presidente sepa leerlo. El tarifazo no es ni bueno ni malo, es inviable. Si un trabajador cobra $10.000 por mes y tiene que pagar $5.000 en servicios, no puede hacerlo. O los servicios están caros o los salarios bajos. Probablemente sean las dos cosas. Pensé que cuando salió el fallo que suspendía los aumentos era el momento del gobierno para ver cómo arrancar en otro sentido. Pero redobló la apuesta, apeló el fallo y dice que va a poner un límite de 400%.
—¿Cómo analiza los primeros meses de gestión del gobernador Miguel Lifschitz?
—Lifschitz tiene más recursos que los anteriores gobernadores producto del fallo de la Corte Suprema. Espero que eso se vea en las obras de infraestructura que a la provincia todavía le faltan. Es el momento de iniciar, sé que alguna iniciativa tuvo, una reparación histórica para el norte de la provincia. En la provincia tenemos dos tipos de desequilibrios: uno regional, que se da con el norte de la provincia; y otro social, que se da hacia el interior de las grandes ciudades. Allí hay que poner los mayores niveles de inversión para tener una provincia más equilibrada. No entiendo cómo teniendo más ingresos pidieron un endeudamiento por 1.000 millones de dólares que después se aprobó por 500 millones. Sobre todo si el anterior gobernador le dejó una administración saneada.
"El tarifazo no es ni bueno ni malo, es inviable. Si un trabajador cobra $10.000 por mes y tiene que pagar $5.000 en servicios, no puede hacerlo"
—¿Qué va a hacer el año que viene?
—Vamos a ver. Soy un dirigente político. Recorro mucho el país y la provincia y el año que viene hay elecciones y siempre está la expectativa de protagonizar. Pero pensar en las elecciones de 2017 con la debilidad del escenario político y social es muy aventurado. Están pasando cosas muy aceleradas y las decisiones habrá que tomarlas el año que viene.
—¿Ve un fin de año conflictivo?

—Espero que no. Lo que sí veo es que va a haber un mayor deterioro de la cuestión social. No veo ningún elemento en materia de política económica que signifique un alivio para los sectores de ingresos fijos, para los trabajadores y los más postergados de la sociedad. Si yo fuera presidente lo que haría sería suspender los tarifazos y dar un aumento de emergencia para los jubilados, pensionados y Asignación Universal por Hijo. Con eso reactivaría el consumo para ingresar en un sendero de crecimiento. El gobierno tiene otro plan, que es apostar al sector exportador cuando el mundo está en estancamiento económico y las elecciones en Gran Bretaña se van a traducir en incertidumbre en el mercado financiero. Si la política económica sigue siendo así, si siguen siendo tan rígidamente liberales en lo económico, tan talibanes liberales en lo económico, la situación económica y social tiende a empeorar. El tarifazo impacta en el bolsillo de los trabajadores, se enfría la economía, hay menos consumo, mayor recesión, más costos y no pueden aumentar los precios porque ya no venden y tenemos importaciones a precio de dumping. El escenario económico y social tiende a empeorar en este segundo semestre.

Comentarios