Boca
Martes 08 de Noviembre de 2016

Salió de la inferiores de Colón y hoy es campeón con Boca

Facundo Marín, de 18 años, está hace tres en Boca. Es el único santafesino que vive en Casa Amarilla y acaba de salir campeón con la 5ª de AFA. El enganche nacido en las inferiores de Colón le contó a Ovación sus sueños y lo que significa jugar con ese número con tanta historia en el Xeneize

Todos tienen sueños, esos de los que al despertar y entrar en el día, disfrutando de lo bien que se pasó en ese tiempo infinito, se viven con una intensidad como si se estuviera ahí. Generalmente pasa, pero pocos se atreven a seguir ese sueño y hacerlo realidad. En este caso Facundo Marín se atrevió con sus jóvenes 18 años a entrar en el mundo Boca, y desde hace tres años está viviendo el sueño que siempre soñó. Hoy, se puede decir que es el único santafesino, nacido en esta capital, que está viviendo en Casa Amarilla, y acaba de coronarse campeón con la 5ª de AFA.
Su cuna estuvo en Colón, desde los cuatro años cuando empezó en la escuelita de fútbol y ahora solo le faltan un par de escalones para pisar la Primera de Boca, y jugar junto a Tevez. Facundo visitó Ovación y comenzó a desplegar, a contar cómo es su vida dentro de un universo en el que todos quisieran estar: el mundo Boca. "Todo empezó cuando estaba en el patio de casa, ya había terminado el torneo de 8ª división de Colón en AFA y llegó un mensaje a mi padre de ofertas de varios equipos, me dijo cuál quería, entre esas estaba Boca, ya tenía dos compañeros que estuvieron conmigo en Colón como Julián Chicco y Matías Roskopf, y no dudé en ir a Boca, ya que me habían dicho cómo era Casa Amarilla y cómo se vive en el día a día. Hace tres años que estoy en Boca", arrancó.

"Mi sueño, como siempre, lo soñé de chiquito es debutar con la 10 en el estadio Brigadier López". "Mi sueño, como siempre, lo soñé de chiquito es debutar con la 10 en el estadio Brigadier López".

—Me parece que todos los días te vas dando un poco cuenta de que estás en otro mundo.
—La verdad es que sí. Todos los días voy cayendo un poco, varias veces entrené con Reserva, estar en contacto con el Flaco Schiavi, el Negro Ibarra, estar con ellos que me entrenen y practicar con la Primera en la Bombonera, la verdad es que entrenar en esa cancha es algo hermoso. Ahora estoy en 5ª de AFA, salimos campeones de la mano de mi técnico que es Sergio Saturno.
—Se conoció al Facundo Marín jugando de nueve junto a Matías Roskopf en Colón y ahora sos enganche y tenés la 10 puesta, con todo lo que eso significa.
—Cuando estaba en Colón miraba lo que era la Bombonera y lo vi a Riquelme y era una cosa de locos. Usar esta camiseta con este número es un orgullo, y más aún viviendo ahí, compartiendo el día con grandes personas, como lo son Roberto Pasucci, que lo tuve en 7ª división y aprendo mucho de ellos.
—¿Cómo te convertiste en enganche?
—De chiquito tenía un campito cerca de mi casa y de ahí mi padre me enseñaba a enganchar, a definir, a hacer diferentes cosas. Cuando estaba en Colón recién incorporado, me preguntaron de qué jugaba, les dije de enganche, quería hacer goles, estar ahí arriba. Ahora estoy en la posición que quiero y me encanta. Tengo un promedio de cuatro o cinco goles cada ocho partidos.
—¿Quién te enseña a pulir los detalles de un enganche?
—En los primeros años lo tuve a mi coordinador Jorge Raffo, que me dio detalles muy buenos y los trabajé y este año lo tengo a Luis Abramovich, quien toma a tres o cuatro jugadores y nos lleva a una cancha sintética y nos hace entrenar gambeta y definición, entrenar también gambeta y centro, hay entrenadores especializados que se dedican a eso, obviamente a nosotros todos esos trabajos de definición nos ayuda muchísimo.
—Estás a pocos escalones de la Primera.
—Sí. Ya queda poco. Cada dos semanas hacemos fútbol con Reserva y con Primera, ahí nos entrena Schiavi, Bracamonte e Ibarra, hace pocos días me tocó a mí ir a hacer fútbol con los grandes y me fue bien. Nos contienen muchísimo, nos preguntan cómo nos sentimos antes y después del partido, están encima nuestro.
—Se te ve muy enfocado en seguir cumpliendo sueños.
—Sí. Estamos muy bien en Casa Amarilla y muchos chicos de cuarta o quinta ya están debutando en Primera y pasan a Reserva. Siento que estoy muy cerca de conseguir un logro importante, cada oportunidad que tengo la aprovecho al máximo. Hasta hace un año estaba con Bentancur, íbamos a la escuela juntos, ahora juega en Primera y lo quiere la Juventus, si él pudo conseguir eso, cómo no lo voy a poder conseguir yo.
—Cómo se calman todas las ansiedades, más cuando se está cerca de Primera.
—Cuando llegué a Boca, lo primero que me dijeron es que era primordial para estar en Casa Amarilla terminar la escuela, los estudios son sí o sí, no se negocian. Si no querías ir a la escuela no entrás a Casa Amarilla. El año pasado ya terminé la escuela, ahora, hay psicólogos las 24 horas, están en las prácticas y además cada dos semanas te convocan para ver cómo está todo. Si tenemos algún problema futbolístico van y hablan con el técnico, es impresionante cómo se maneja Boca en todo sentido.
—¿Que te dejó Colón?
—Colón me dejó todo. Es más, me preparo día a día, para debutar en la Primera de Boca, pero también mi sueño, como siempre, lo soñé de chiquito es debutar con la 10 en el estadio Brigadier López.
—¿Te ves jugando a la par de Tevez?
—Sí. Hemos entrenado con otros grandes, estamos enfrentando a la Primera en prácticas y por qué no soñar que algún día jugaré junto a Tevez. Eso sería algo enorme, una alegría inmensa, para mí y mi familia que es lo que añoramos desde siempre.
—¿Qué sentís que te está dando la vida?
—Siento que cada día me da un poquito más. Me está dando cada vez más posibilidades y oportunidades, que yo mismo las tengo que ir aprovechando y que dentro de poco, dará sus frutos, con todo el esfuerzo que estoy haciendo desde chico.
—¿Que clase de jugador sos?
—Creo que soy un jugador parecido a Tevez, me veo como él, cada vez que lo veo jugar tiene movimientos a espaldas del cinco, que cada vez que recibe, encara a los centrales, define y convierte golazos. Me gusta ese tipo de enganche como Tevez, encaradores, que le gusta agarrar la pelota, ir para adelante.
—¿Una frase de Colón?
—Cada vez que pienso en Colón, se me cruza mi abuelo Carlos que falleció cuando yo era chico, tengo una foto con él en la tribuna mirando un partido y cada vez que veo los partidos por televisión me imagino que yo voy a entrar a la cancha y algún día voy a hacer un gol y se lo dedicaré a él.

Comentarios