santafe
Domingo 12 de Junio de 2016

Salió sorteada en Procrear con su identidad de varón y el trámite quedó frenado

Alejandra Ironici resultó beneficiaria en 2013 pero con su cuil anterior. Desde el banco dijeron que iban a averiguar cómo resolverlo pero todavía no le dieron respuesta. Al tiempo apareció inscripta en otro sorteo con sus datos corregidos pero no ganó.

Alejandra Ironici nació como varón y luchó toda su vida por ser reconocida legalmente por su identidad de género, ya que desde muy chica todos sabían que ella era, en realidad, una mujer. En marzo de 2012, la provincia de Santa Fe le otorgó un DNI con su identidad de género pero sus problemas no se solucionaron.
Ella resultó ganadora en 2013 de un crédito procrear pero en Ansés aún figuraba con su cuil de varón por lo que desde el Banco Hipotecario le pidieron tiempo para definir su situación. A tres años, aún no tuvo una respuesta pero además descubrió que la inscribieron con su cuil de mujer y el sistema la dio como “no ganadora” en otra línea crediticia. “Para las personas trans es muy difícil acceder a la vivienda y yo necesito tener un lugar en condiciones donde vivir”, dijo la daminificada.
En 2010 Alejandra consiguió trabajo y decidió, como muchísimas personas más, inscribirse en los sorteos del Procrear para intentar acceder a un crédito que le permitiría alcanzar el sueño de la construcción de su vivienda propia. “Cuando me anoté, aún no tenía mi DNI femenino, así que me inscribí con el cuil en el que figuraba como Víctor Alejandro Ironici. Cuando fue el sorteo vi que aparecía con ese nombre pero en el tiempo que pasó yo ya había hecho el cambio de datos. Así que inicié los trámites en el Banco Hipotecario para que me reconozcan que era la ganadora y poder iniciar mi casita”, recordó Ironici.

Ella completó la documentación que se le solicitó en el banco con el asesoramiento de una maestra mayor de obra. “Pero me dicen que tenían que consultar a la sede en Buenos Aires cómo actuar porque yo era una mujer y no era Víctor”, explicó Alejandra y contó que le pidieron un plazo de 90 días para darle una respuesta sobre cómo seguir.
“Pasaron años y aún no me dieron una respuesta”, lamentó y agregó: “Encima cuando hago los trámites en Ansés para cambiar mi identidad me cambian el número de cuil, dándome otro de mujer. Y, no sé por qué, me vuelven a inscribir en otro sorteo de Procrear como mujer. Ahí aparezco como «no ganadora». Entonces yo estoy inscripta como varón y como mujer en los sorteos”.
Esa situación, que no fue generada por Ironici, produce inconvenientes en la resolución del trámite y desconoce uno de los artículos de la ley de identidad de género en el que se establece que el cambio de nombre no implica la pérdida de los derechos ni obligaciones de la persona, por lo que se mantiene el número de documento de identidad.
De hecho, el artículo 7 de la ley Nº 26.743 establece: “La rectificación registral no alterará la titularidad de los derechos y obligaciones jurídicas que pudieran corresponder a la persona con anterioridad a la inscripción del cambio registral, ni las provenientes de las relaciones propias del derecho de familia en todos sus órdenes y grados, las que se mantendrán inmodificables, incluida la adopción. En todos los casos será relevante el número de documento nacional de identidad de la persona, por sobre el nombre de pila o apariencia morfológica de la persona”.


Una reivindicación colectiva
Ironici expresó que el colectivo trans suele tener mayores dificultades para el ejercicio pleno de sus derechos sobre todo aquellos vinculados al trabajo y el acceso a la salud, la educación y la vivienda.
“Donde vivo actualmente, en Pro Mejoras Barranquitas, los terrenos son municipales. Cuando salgo sorteada en el Procrear decidí pedirle a la Municipalidad la autorización para comprar el lote. Y tampoco tuve respuesta”, expresó y agregó: “Desde que me anoté al sorteo pasaron seis años y todavía no tuve ningún tipo de respuesta de nadie. Ni del Hipotecario, ni de Ansés, ni de la Municipalidad de Santa Fe”.
Como esas líneas no avanzaron, ella decidió anotarse en los sorteos para acceso a la vivienda que organiza ATE para sus afiliados. “Sin embargo, me dijeron que, independientemente de que salga o no ganadora, yo ya tengo un resultado ganador en el Procrear”, detalló y contó que desde el sindicato le proporcionaron un abogado para que la acompañe en el reclamo formal.
“Me parece que esto es una falta de respeto, una tomada de pelo y es necesaria una reivindicación para las travestis porque a nosotras nos cuesta más todo. Si bien voy a luchar por mi casa, detrás de esto hay algo colectivo vinculado a lo que aceptamos como precedente”, remarcó Ironici y recordó que hace tiempo están solicitando a la provincia planes de viviendas para el colectivo de la diversidad sexual.

Por Victoria Rodríguez / De la Redacción de UNO Santa Fe

Comentarios