Salud
Domingo 18 de Junio de 2017

Obesidad infantil: en el Alassia el número de atenciones crece año a año

La tendencia de casos detectados con esta enfermedad está en alza en todo el mundo. Según un informe publicado por la revista New England Journal of Medicine, en los últimos 35 años en la Argentina el sobrepeso y la obesidad en niños aumentó alrededor de 30% y en niñas rondó el 10%.

Recientemente la revista New England Journal of Medicine dio a conocer alarmantes cifras sobre el incremento de la obesidad en el mundo, tanto en adultos como en niños. En dicho informe se indica que las cifras se duplicaron desde 1980 a 2015, año en el que se detectaron 107,7 millones de infantes y 603,7 millones de grandes con esta enfermedad en el planeta.

El informe reveló que dicha alza también se vislumbró en los últimos 35 años en la Argentina, remarcando que en ese tiempo el sobrepeso y la obesidad en niños aumentó alrededor de 30% y en niñas rondó el 10%.

La tendencia, según detallaron a UNO Santa Fe desde el sector nutrición del Hospital de Niños Orlando Alassia, se repite en el mencionado nosocomio. En este sentido, la médica pediatra especialista en nutrición y diabetes infantil Ana Laura García –M. P. 6.396– dijo: "No tenemos cifras específicas, pero sí puede afirmarse que se incrementa año a año el número de consultas y de casos que requieren internación".

OBESIDAD2.jpg


La profesional remarcó que "son múltiples los factores que influyen" y detalló: "A la mala alimentación, por exceso de consumo de productos procesados que tienen más grasas de mala calidad, más sal y menos nutrientes; se le suma la falta de actividad física que se relaciona con el uso indiscriminado de la tecnología que provoca sedentarismo, sumado a la inseguridad de las calles que hace que los chicos pasen más horas encerrados en sus casas y no en las plazas como pasaba antes".

Asimismo, la experta hizo hincapié en la falta de políticas públicas que puntualicen sobre la educación alimentaria y la prevención de esta patología.

"Al contrario de las antiguas creencias, el sobrepeso y la obesidad en la niñez no son sinónimos de salud", dijo la pediatra y remarcó: "Muchas veces los chicos con obesidad tienen padres que tienen la misma enfermedad o no saben comer y piensan que por comer light se está haciendo bien, pero no es así. El exceso de productos de ese tipo puede ser engañoso".

En esa línea, la doctora García manifestó la importancia de inculcarle a los niños que hagan las cuatro comidas, ingieran mucha agua y por supuesto consuman mayormente frutas y verduras. "Lo cultural tiene gran incidencia en todo esto, y así como en la Argentina se consume más carnes y harinas que en India porque está arraigada a nuestra cultura ese alimento, cada niño consumirá lo que le ofrezcan en su casa. Por eso les decimos a los papás siempre que ellos son el ejemplo de la alimentación de los chicos, si ellos comen más comidas rápidas que elaboradas, los hijos se acostumbrarán a lo mismo".

Las costumbres, la clave
La doctora Ana Laura García se refirió a las medidas de prevención que pueden tomar los padres para evitar que sus hijos tengan exceso de peso u obesidad. "Es importante que los padres regulen el hábito alimenticio de los chicos con costumbres sanas, como inculcarles que desayunen todos los días, no tomen bebidas azucaradas a cualquier hora y no coman a cualquier hora, ni parados ni a las corridas o mirando televisión".

Asimismo la mujer señaló que hay signos de "alerta" que pueden servir de eje para los padres que duden sobre si sus hijos pueden o no tener obesidad. Y comentó: "Lo ideal es no esperar a que se generen problemas de salud asociados para hacer la consulta, por tanto los adultos pueden estar atentos a si los chicos presentan manchas oscuras en el cuello o axilas, se agitan para caminar pocas cuadras o le duelen las rodillas, se les dificulta la respiración al dormir o similar".

OBESIDAD1.jpg


Sobre los datos locales
Al referirse a la proliferación de casos que llegan al sector nutrición del Alassia, la médica pediatra especialista en nutrición y diabetes aseguró que si bien no tienen datos estadísticos concretos observan "un importante incremento en el número de atenciones referidas a obesidad" y manifestó que "son cada vez más los pacientes que requieren internación por esta patología".

"Hay que dejar en claro que la obesidad no es solo un problema médico y por tanto su tratamiento requiere de la intervención o abordaje de distintos profesionales. Acá –hoy hay cinco niños internados por obesidad en dicho nosocomio– cada caso es seguido también por asistentes sociales, psicólogos, nutricionistas y terapistas ocupacionales", aseguró García, quien remarcó la importancia del compromiso de todo el entorno familiar en el acompañamiento de prevención, detección y tratamiento de esta enfermedad.

En esta línea y para cerrar la doctora García mencionó: "Es esencial que no culpemos a los más chicos y que los adultos tomen conciencia de su rol frente a la elección y preparación de los alimentos de los niños, la planificación de sus actividades y demás".