Ovación
Jueves 02 de Julio de 2015

Sampaoli todavía no da con la fórmula para frenar a Messi

El seleccionador Jorge Sampaoli aún no dio con la fórmula defensiva ideal en esta Copa América y busca la mejor alternativa para que Chile pueda neutralizar el poderío ofensivo de Argentina en la final del sábado.

En los cinco partidos que la Roja disputó hasta el momento, Sampaoli probó cuatro zagas distintas, y todo parece indicar que ante Argentina ideará una quinta variante para tratar de frenar a Lionel Messi, Sergio Agüero y Ángel Di María.

Mauricio Isla, en el lateral derecho, y Gary Medel, como central por la derecha, son los únicos zagueros que disputaron todos los duelos y que tienen el puesto asegurado en la final.

A partir de ahí aparecen las dudas de Sampaoli. La sanción a Gonzalo Jara lo obliga a buscar una alternativa en la posición de central por la izquierda.

En las semifinales contra Perú el elegido fue José Rojas, al que el seleccionador conoce bien de su paso como entrenador de la Universidad de Chile, pero pasó muchos apuros con Paolo Guerrero.

Sampaoli podría echar mano de Francisco Silva en el eje de la zaga, un futbolista que no jugó aún en la Copa y que tuvo una temporada discreta en el Brujas belga, pero que cuenta con plena confianza del entrenador por sus prestaciones defensivas y el temple para salir con el balón controlado.

La posición que más dolores de cabeza le provoca al técnico argentino es la de lateral izquierdo, donde hasta ahora jugaron Eugenio Mena, Miiko Albornoz y Jean Beausejour.

En el Mundial de Brasil del año pasado Mena era el titular indiscutible en ese puesto, pero el jugador del Cruzeiro brasileño no logró convencer de forma definitiva a Sampaoli.

Albornoz fue titular contra Perú pero los nervios lo traicionaron y tuvo una actuación errática, por lo que fue reemplazado por Mena en el descanso.

De cara a la final, Sampaoli se debate entre repetir con Mena o dar una nueva oportunidad a Beausejour, que ofrece mayores garantías y consistencia en defensa en una zona por la que se descuelga Messi, el articulador del fútbol argentino.

Otra posibilidad que no resulta descabellada es que Sampaoli apueste por la fórmula con la que derrotó a España (2-0) en la fase de grupos de la última Copa del Mundo, en el Maracaná de Río de Janeiro.

Esta alternativa contempla una línea de tres defensores (Eugenio Mena, Gary Medel y Francisco Silva), dos volantes defensivos (Jean Beausejour y Mauricio Isla), dos volantes creativos (Charles Aránguiz y Marcelo Díaz), Arturo Vidal como mediapunta y Eduardo Vargas y Alexis Sánchez en ataque.

Con este dibujo Chile puso en aprietos en marzo del año pasado a Alemania en un amistoso, que acabó con un ajustado triunfo germano por 1-0, y se impuso a España, que defendía el trono del fútbol mundial.

Si se decide por esta opción, el principal damnificado sería Jorge Valdivia, que fue titular en todos los partidos de Chile en lo que va de torneo.

En conferencia de prensa, el capitán de la selección chilena, Claudio Bravo, aseguró que su equipo no renunciará al ataque ante Argentina y que no tiene miedo: "Si renunciamos a nuestra identidad sería regalar la final", dijo el arquero del Barcelona.

"Tenemos que hacer lo que hicimos en la clasificación, que se vio a un Chile muy aguerrido, que quiere jugar de igual a igual con cualquier selección. Tenemos una bonita posibilidad jugando en casa ante nuestro público", agregó.

"Así es como el equipo se siente más cómodo, no vamos a salir a jugar de otra forma. Sería regalar un partido que queremos ganar", dijo Bravo. "Me preocuparía si estuviéramos todos metidos atrás, nos hicieran goles y no llegáramos a su arco".

Fuente: El Gráfico.

Comentarios