santafe
Lunes 15 de Febrero de 2016

Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires buscan una salida a la crisis lechera

El ministro Buryaile recibirá hoy a sus pares provinciales para abordar la problemática. Santa Fe habla de un “mercado imperfecto” y de una distorsión de la renta en la cadena. 

A las 15 de hoy, los ministros de la Producción de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe serán recibidos por el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile. Los problemas que atraviesa el sector lechero serán el eje de discusión en el cónclave.
En este contexto, Santa Fe reclama una agenda “más activa” para abordar la crisis y buscar soluciones. “Transparentar la cadena” se convirtió en uno de los objetivos más importantes. Desde la Dirección de Lechería de la provincia expresaron a Diario UNO que la “intención es escuchar al gobierno nacional para buscar una salida a la crisis”.
Los anuncios del gobierno nacional durante los primeros días de enero en Venado Tuerto no fueron suficientes para solucionar las dificultades que reflejan los productores. Desde el Ministerio de la Producción de Santa Fe entienden que las medidas tomadas por el Estado nacional fueron solo “parches”. Aseguran que el ritmo inflacionario, los costos de producción, la quita de retenciones al maíz y el aumento en los combustibles dificultan la rentabilidad de los tamberos.
En relación a los anuncios nacionales para el sector, el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, dijo: “Son medidas de coyuntura”. En diálogo con la emisora LT10, el titular de la cartera agregó: “En la lechería hace 30 años que no tomamos medidas estructurales. En Santa Fe, venimos planteando que el problema se basa en un mercado imperfecto y en el reparto distorsivo de la renta en la cadena”. La mirada santafesina para abordar la crisis apunta a que todos los sectores de la cadena –primario, industrial y comercial– muestren sus números para lograr transparencia.
Distorsiones en la cadena
Cada productor recibe en promedio por litro de leche 2,60 pesos. Sin embargo, el consumidor paga en promedio 14 pesos. Igualmente, la distorsión en la cadena de valor alcanza a otros sectores de la producción.
Un estudio realizado por Came señala que durante enero el precio de los productos agropecuarios se multiplicaron 7,1 veces hasta llegar a la góndola. Así lo muestra el Índice de Precios en Origen y Destino de Productos Agropecuarios (Ipod). 
A través de esta medición, Came busca conocer la variación en el nivel de precios en dos momentos de la etapa de comercialización: precio de origen (precio que se le paga al productor) y precio de destino (precio del producto en góndola).
En el informe se destaca que el producto con mayor disparidad de valor continuó siendo la pera, donde el consumidor pagó en góndola casi 20 veces más de lo que recibió el agricultor en el campo.
En diálogo con Diario UNO, el presidente de Economías Regionales de Came, Raúl Robín, opinó sobre las diferencias de precios en los extremos de la cadena: “Los dos extremos de este negocio son los mas débiles: el que produce y el que consume. No es justo lo que paga el consumidor y no es justo lo que recibe el productor”.
Para abordar la situación, Came considera indispensable que los formadores de precios se sienten a dialogar. “Es necesario sentar a todas las partes. Los que no se quieren sentar a dialogar son los formadores de precios, ahí es donde está el problema. Nosotros planteamos muchas veces la necesidad de elaborar estudios de costos de la producción primaria”, dijo Robín.
El representante de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa hizo referencia a la falta de rentabilidad. “Todos los que intervienen en la cadena de comercialización no compran si no tienen garantizada rentabilidad”, afirmó Robín y agregó: “De esta forma, todos tienen garantizados sus ingresos. El único que no tiene garantizado un ingreso rentable es el productor agropecuario. Lo que estamos requiriendo es una política orientada a garantizar rentabilidad”.
A las 10.30 de hoy, antes de la reunión con los ministros provinciales, el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile visitará Came. Allí, los empresarios podrán expresar las dificultades que están atravesando las economías regionales. “Le vamos a ofrecer trabajar juntos para buscar soluciones a los problemas que tiene cada sector de la economía”, aseguró Raúl Robín. 
Además, el representante de las economías regionales en Came aseguró: “Acá hay gente que se está llevando la parte grande del negocio. Nosotros tenemos mucha claridad de concepto y estamos reclamando por la acción del gobierno para poner un poco de orden”.
El consultado insistió en que parte de la solución la debe encontrar el gobierno nacional y se mostró optimista. “Tenemos una distorsión en la cadena. Y esa distorsión es la que estamos marcando. Nosotros confiamos en que el gobierno va a tener una política orientada a la producción, porque sino las economías del interior van a seguir sufriendo y la crisis estructural se va a marcar cada vez más”, señaló.
El referente de Came insistió: “Es necesario recuperar rentabilidad y poner orden a esta tremenda distorsión de precios”.
 

Comentarios