Santa Fe
Martes 10 de Enero de 2017

Santa Fe: las estaciones esperan el aviso oficial para la suba de la nafta

Expendedores locales aguardan el anuncio sobre el incremento que, según les comunicaron, sería en los primeros 15 días de enero. Rondaría el 8% y no alcanzaría a todas las marcas

Las estaciones de servicio de la ciudad de Santa Fe esperaban esta martes la confirmación oficial de las petroleras sobre el aumento de las naftas, que según estimaban podría suceder en las próximas horas ya que la versión era que esto pasaría en los primeros quince días de 2017. La suba estaría alrededor del 8 por ciento y no alcanzaría a todas las marcas.

"Estamos esperando el aviso, hasta el momento no hay nada. YPF es la petrolera que maneja el 60 por ciento del mercado y ellos comunican por lo general los cambios en los precios al final del día para que se empiecen a aplicar al día siguiente; y el resto de las compañías envían un mail con los nuevos valores. Pero hasta ahora nada sucedió", manifestó Alberto Booz, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de la ciudad, al cierre de la edición de UNO.

El representante del sector aseguró que tal vez esto se dio a partir del anuncio del presidente Mauricio Macri sobre Vaca Muerta, donde se esperaba que después de eso se venía el aumento, pero "no tenemos ninguna precisión", dijo Booz y luego agregó: "Solamente tenemos lo que dijo (Juan José) Aranguren hace un tiempo, donde en la primera quincena del año se iba a dar un aumento de alrededor del 8 por ciento, pero nada más. Hasta ahora no sucedió, pero aún faltan algunos días para que se cumpla ese plazo".

En cuanto a la demanda, Booz dijo que es normal para la época del año que se vive. "La demanda siempre es la misma porque por más que quieras dejar de consumir la nafta no se puede, tal vez se deja de usar un poco el auto para ocio, pero si se usa para trabajar no se puede, y no es como otro elemento que se puede comprar y almacenar. Entonces la venta es bastante normal para esta fecha del año donde no hay clases, tampoco actividad judicial y poco movimiento por las vacaciones. Siempre hablando del centro de la ciudad", fundamentó.

Comparaciones
Según el titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de la ciudad, no se sabe si la suba alcanzará a todas las marcas. Al cierra de la edición, el litro de nafta súper en las estaciones de YPF era de 18,93 pesos; y la premium se veía a 20,65 pesos. Con el aumento de 8 por ciento, la primera pasará en Santa Fe a $20,44, y la otra a $22,30 y el gasoil de $16,58 a $17,90. Mientras que en la petrolera de Shell, la súper pasaría de $19,59 a $21,15; y la V-Power de 21,59 pesos a 23,31 pesos. "Esta variación se puede dar en cualquier momento, si ya se anunció es porque se va a dar. Tampoco sabemos a ciencia cierta si va a ser el 8 por ciento", agregó Booz.

En esta línea agregó: "Ese porcentaje, según dijo el ministro de Energía (Aranguren), era un reajuste que había quedado de 2016, que se había pasado para este año y nada más que eso. Como tampoco sabemos si va a ser en todos los productos o en algunos no va a haber modificaciones, en definitiva no hay precisión al respecto".

Vale recodar que el año pasado, los precios de los combustibles aumentaron un 31 por ciento y con la suba pautada, el alza redondeará un 39 por ciento anual. "Según anunció el ministro, se cree que este año el único aumento que se daría de ahora en más sería por la diferencia de cotización del dólar que hace variar el precio del barril, pero como se estima que se va a mantener estable por lo menos por unos meses, no se daría variaciones de precios. Esperamos que esto suceda y sobre todo teniendo en cuenta que no hay tantos atrasos. Lo cierto es que por ahora hay que esperar que en los próximos días se dé este 8 por ciento que quedó pendiente y después veremos cuál es la proyección para este 2017 que recién comienza", manifestó este martes Alberto Booz en diálogo con Diario UNO de Santa Fe.


Los aumentos afectan la venta de combustibles
Expendedores de combustibles dijeron que "los continuos aumentos de los precios" en surtidor causan la caída de las ventas de un sector que "ya está muy castigado en su rentabilidad. No queremos que haya más estaciones de servicio cerradas, ya sufrimos la caída de más de 50.000 puestos de trabajo y familias enteras vieron cómo sus emprendimientos de toda la vida se esfumaban ante la indiferencia de las autoridades y los dirigentes", sostuvo el presidente de la Federación de Entidades de Combustibles, Juan Carlos Basílico.

Agregó que después de unos meses del último aumento, la demanda se fue recuperando, aunque no alcanzó los niveles del 2015, pero advirtió que "ni bien suban los precios, la mínima recuperación se desplomará nuevamente". Comentó también que las principales estaciones de servicio que sufren los impactos de los incrementos de las naftas son las que venden hasta 100.000 litros por mes, cuyo único margen de rentabilidad está basado en el volumen.

"Por mínima que sea, las consecuencias sobre dichos establecimientos son demoledoras", señaló. Detalló que cada vez que se efectiviza una suba de precios al surtidor, los clientes retraen su demanda en un 9 por ciento promedio, de acuerdo al tamaño de la expendedora y la zona del país.