santafe
Sábado 04 de Junio de 2016

Santa Fe: una de las tres ciudades con vigilancia centinela de la gripe

La capital provincial –junto con Tucumán y Mar del Plata– es la única que utiliza esta estrategia recomendada por la OPS/OMS para la detección precoz de su circulación. Permite anticipar la respuesta sanitaria. 

Santa Fe –junto con Tucumán y Mar del Plata– es una de las tres únicas ciudades del país que realizan vigilancia epidemiológica de los virus de la gripe, utilizando una estrategia denominada de “unidades centinela”, recomendada por la OMS, y que ofrece ventajas adicionales a otras existentes.
Como ejemplo, gracias a ella a fines de abril se pudo detectar de manera temprana el caso de un niño de nueve años con influenza, atendido en un consultorio privado.
Consultada la infectóloga santafesina Mariel Tocci sobre esta metodología, explicó inicialmente que “la gripe se caracteriza por tener un comportamiento bastante impredecible. Algunos años detectamos casos de gripe en enero y otros recién en abril. En Santa Fe, funcionan las unidades centinela que monitorean precozmente la circulación viral en los pacientes ambulatorios (sin internación)”.
Y destacó: “La ventaja es que de este modo se detecta precozmente el comienzo de la circulación viral permitiendo preparar la respuesta del sistema de salud de manera temprana en función de esa realidad epidemiológica, ya que la circulación ambulatoria suele preceder en algunas semanas a la aparición de casos que requieren internación”.
—¿Qué características tiene el comportamiento de la influenza en la provincia este año?
—A diferencia de otros, la circulación viral en el sur de Brasil comenzó tempranamente, de modo concomitante con la epidemia de dengue, y “bajó” al norte argentino. Ocurre que está circulando la influenza A H1N1, que tiene un perfil diferente del virus H3N2, que es el que ha circulado en los últimos años.
—¿Es más grave, entonces?
—No, no es más grave que el resto de los virus de la influenza. Sí amplía las posibilidades de complicar los cuadros en personas jóvenes con factores de riesgo que padezcan la enfermedad y en las embarazadas. Esto a diferencia de otras cepas que habitualmente afectan más a las personas mayores con factores de riesgo. Pero en términos generales la enfermedad está teniendo el comportamiento esperado para el tiempo de circulación viral. De todos modos, esta información se va actualizando permanentemente en función de las notificaciones de los casos. Es dinámico. 
Un médico en un lugar estratégico
Por su parte, la infectóloga Carolina Cudós explicó que las unidades centinela se utilizan para el monitoreo de enfermedades de vigilancia y de notificación obligatoria a nivel mundial. También en el hospital Cullen se utiliza esa estrategia para el monitoreo de las hepatitis virales.
“La unidades centinela están integradas por médicos distribuidos en distintos puntos estratégicos del ejido urbano (efectores de salud) que atienden pacientes ambulatorios tanto pediátricos como adultos, haciendo un relevamiento. Por ejemplo, en caso de gripe, indicándonos cuántos casos ven día a día y aquellos a los que se les toma una muestra de hisopado nasal para ver cuál es el tipo de virus que comienza a circular”, explicó la especialista.
“La labor de las unidades centinela ha sido una medida que se impulsó hace varios años y comenzó junto a Nación y la OPS/OMS en varias ciudades del país, siendo las únicas que las llevaron adelante y sostuvieron en el tiempo, las ciudades de Mar del Plata, Tucumán y Santa Fe”, agregó Cudós. 
Vale destacar que los médicos que integran estas unidades lo hacen de manera voluntaria y trabajan en el sistema público de salud.
El Instituto Nacional Emilio Coni que está en la ciudad de Santa Fe realiza el trabajo de laboratorio y coordina las unidades centinela, que están bajo la responsabilidad de Gabriela Kusnierz.
Máxima circulación viral
El Ministerio de Salud, a través de la Dirección de Promoción y Prevención, informó ayer que la provincia está atravesando el período de máxima circulación de infecciones respiratorias en alta demanda y con incremento en consultas e internación en los centros de salud.
Así lo destacó la directora del organismo, Andrea Uboldi, al indicar que “en niños pequeños, las infecciones más frecuentes son producidas por virus sincitial respiratorio (VSR) adenovirus, para influenza y gripe en una de sus tres variedades gripe A H1N1; mientras que en niños mayores, adolescentes y adultos ambulatorios, internados graves y/o fallecidos con cuadro compatible con gripe, es semejante a gripe/influenza A H1N1”.
Con respecto a influenza o gripe, recordó que “produce un cuadro de fiebre alta, tos y dolores musculares que en algunas personas con factores de riesgo puede motivar internación y gravedad, teniendo en cuenta que los pacientes que han fallecido pertenecían a grupos de riesgo y no estaban vacunados”.
Desde la cartera sanitaria, se solicita a la población que “si la persona es sana, no concurra a vacunarse a efectores públicos para posibilitar que los grupos de riesgo reciban la vacuna antigripal para ayudarlos a estar más protegidos”.
“No es como en 2009”
En declaraciones a Télam, la responsable del Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud, Carla Vizzoti, dijo que a pesar de la circulación del virus A H1N1 (pandémico), la situación dista de ser como la de hace ocho años atrás. 
La funcionaria explicó que en 2009 “no había vacunas para prevenir y había dificultades para conseguir el tratamiento, a diferencia de hoy”.
“Todos los años en la Argentina tenemos influenza o gripe porque somos un país que tiene un invierno muy marcado. Todos los inviernos los casos aumentan, tenemos personas que se internan y fallecen por la gripe, tanto A como B, pero eso no implica que vivamos una situación como la de 2009”, enfatizó.
Vizzoti explicó que ese año “toda la población estaba en riesgo porque el virus comenzó a transmitirse de persona a persona, no había vacunas y el antiviral era difícil de conseguir, como pasaba en todo el mundo”.
“Lo que pasa ahora, como todos los años, es que hay un aumento de circulación de los virus H1N1, H3N2 y B, pero la diferencia con el año anterior es que se adelantó varias semanas, ya que en 2015 comenzó a circular a partir de la semana 18 o 19 y en 2016 ya tenemos casos a partir de la semana 10 u 11”, indicó.
Sin embargo, la especialista destacó que las personas que debieron internarse por complicaciones en la enfermedad pertenecían a los grupos llamados de riesgo y que además no estaban vacunados.
Qué hacer si alguien tiene gripe en el hogar
Por otro lado, desde el Ministerio de Salud provincial detallaron que quienes por fuerza mayor deban estar en contacto con alguien que ya fue diagnosticado con gripe, deben evitar estar cara a cara. 
En ese contexto, detallaron que si se trata de un niño pequeño, el adulto que lo tenga a su cuidado debe poner el mentón del niño sobre su hombro para que no tosa en su cara.
Asimismo recomendaron “consultar al equipo de salud que asiste al paciente sobre cualquier cuidado que pueda ser necesario, especialmente si la persona está embarazada o tiene una afección médica crónica (diabetes, enfermedades cardíacas, asma, trastornos de las defensas); y sugirieron“mantener a la persona enferma alejada de otras tanto como sea posible, especialmente de aquellas que tienen alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza”.
En la misma línea, indicaron que es ideal “asegurarse de que todos los miembros del hogar se laven las manos con frecuencia, utilizando agua y jabón o algún desinfectante para manos a base de alcohol”; y que se revise “que aquellos que pueden padecer complicaciones por pertenecer a grupos de riesgo hayan recibido este año la vacuna antigripal”.
Mariano Ruiz Clausen / Diario UNO 

Comentarios