Santa Fe
Miércoles 14 de Junio de 2017

A Lifschitz le preocupa el nivel de violencia que se mantiene en Santo Tomé

Si bien el gobernador destacó la "importante baja" que hubo de los índices de los delitos en la provincia se mostró intranquilo porque en esa ciudad y en Villa Gobernador Gálvez "no ha disminuido" al nivel de las otras.

El gobernador Miguel Lifschitz, al igual que para la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, destacaron la "importante baja" de los índices de delito en la provincia, sin embargo hay dos ciudades que siguen preocupando a las autoridades de seguridad. Ellas son Villa Gobernador Gálvez y Santo Tomé, que no han mostrado los mismos niveles en baja de las restantes ciudades.

Así lo expresó el gobernador, quien sentenció que en esas dos ciudades "si bien no ha crecido significativamente el delito, no han tenido la disminución de las demás ciudades, por lo que son dos ciudades en las que hay que focalizar un poco la atención, donde probablemente haya habido un corrimiento del delito desde las ciudades más grandes hacia las más pequeñas, así que este es uno de los temas que hemos puesto en agenda para los próximos días".

Por su parte, el ministro Pullaro trazó un balance positivo sobre la situación, tras la reunión con la ministra Bullrich. "Los índices y las estadísticas que se pueden mostrar verdaderamente son muy buenos", argumentó el ministro, aunque advirtió que "todavía falta mucho" en esta materia.

En referencia a esto, el ministro destacó: "Llevamos adelante un trabajo muy importante en la provincia de Santa Fe, siempre en coordinación y colaboración con el gobierno nacional. Los índices y las estadísticas que uno puede mostrar, verdaderamente son muy buenas, pero nosotros seguimos diciendo que todavía falta mucho, si bien en este momento estamos igual o más bajo en esos índices que otras provincias, como lo planteaba la ministra, nuestra provincia salió de la escena, pero nosotros sabemos que nos falta mucho para mejorar".

"Como dato positivo también tenemos que decir que de las armas que había el año pasado, muchas de ellas eran armas de gran porte, de alto calibre, armas 9 mm fundamentalmente, y en lo que va de este año se están viendo en menor medida y en más bajo calibre, pero mucho menor a lo que se veía en 2015 y 2016".

Entre los principales números positivos se confirmó una baja del 40% de los crímenes en la ciudad de Santa Fe entre agosto de 2016 y mayo de 2017, y 36% en los homicidios dolosos en Rosario en el mismo período.