Santa Fe
Viernes 28 de Julio de 2017

A partir del lunes podrán ingresar por la Aduana de Santa Fe todo tipo de mercaderías

Se publicó hoy en el Boletín Oficial una norma que deja sin efecto las aduanas especializadas. Esto implicaba que determinados productos solamente pudieran ingresar por Buenos Aires, o aduanas de frontera. Calzado, herramientas, computadoras y hasta encendedores, entre otros, entraban al país solamente por dichos lugares. Despachantes de aduana calificaron la decisión como histórica.

Según especialistas en comercio exterior, las situaciones que se vivieron desde 2005, cuando la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dictó la Resolución General N° 1.924, rozaban lo absurdo. La mencionada norma, estableció en su momento Aduanas Especializadas en el despacho de determinadas mercaderías en importación para consumo e hizo que la mayor parte de los productos que ingresaban lo debieran hacer por las aduanas de Buenos Aires o Ezeiza.

Puntualmente, esto produjo un perjuicio para fábricas y empresas de la zona que requerían mercadería del exterior, porque debían trasladarse hasta la capital para buscar el envío, y además pagar un flete para trasladarlo.

"Por ejemplo, una fábrica de herramienta de la región que podía exportar a través de la Aduana de Santa Fe sin problemas, no podía importar una herramienta, porque la misma oficina aduanera no estaba calificada o preparada para controlar esa misma mercadería que quería importar", graficó Nicolás Cassanello despachante de aduana y síndico de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe.

Otro ejemplo: "Gente de Mendoza que podía perfectamente importar vía Chile mercadería proveniente de Asia, tenía que tramitar que ingrese por Buenos Aires y luego pagar ese flete interno hasta Mendoza, porque la aduana mendocina no era apta para ingresar el producto", agregó.

En contacto con UNO Santa Fe, Diego Dumont, también despachante de Aduana e integrante de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe, saludó la decisión y la calificó como histórica, ya que la Constitución Nacional en su artículo 9, determina que "en todo el territorio de la Nación no habrá más aduanas que las nacionales", cuestión que no era así desde 2005, ya que no se podía importar cualquier mercadería por cualquier aduana.

"Por lo general todo esto provocaba un desvío operativo hacia las principales aduanas del país, principalmente la de Buenos Aires y las de frontera. Esto hizo que la mayoría de las importaciones lleguen a Buenos Aires, y que el 90% de las importaciones santafesinas llegaran a Rosario", explicó y calificó la anterior resolución como absurda.

De por si, ya el comercio exterior es complejo, y esta decisión en su momento implicó mayor complejidad, y que las empresas tuvieran que extremar las precauciones para que en sus operaciones no quedara atrapada mercadería que no iban a poder importar por sus aduanas.

Para graficar aún más la situación, Dumont enumeró algunos de los artículos que no podían ingresar por la Aduana de Santa Fe: calzado, bisutería, estufas, cocinas, hornos, lana de acero, herramientas, útiles, maquinas de calcular, computadoras, bicicletas, autopartes, instrumentos para medir y dibujar, aparatos de alumbrado, juguetes, bolígrafos y encendedores, entre otros.

"Esto es algo muy positivo porque va a generar una competencia sana entre las terminales y los depósitos porque los lugares favorecidos en base a esto podían fijar tarifas mucho más caras porque no tenían rival", reflejó.

En la misma línea, Cassanello señaló que paradójicamente, el régimen que databa de 2005, fue establecido en ese momento por el actual administrador de Afip, Alberto Abad, quién entonces al frente del organismo había dictado dicha resolución.

"Doce años después resulta ser la persona que lo deja sin efecto. La aduana con esto pretendió ajustar y optimizar el control sobre ciertos productos, aduciendo la especialización de algunas aduanas para controlar determinada mercadería. Lo cuestionable desde el primer día es que nunca se trató de mercadería de fiscalización compleja. Estamos hablando de relojes de pared, herramientas de mano, o algunos repuestos para bicicleta, no eran productos complejos", reflejó.

Cassanello dijo además que la implementación de la norma se hizo de una manera vidriosa además, porque nunca se aclararon las pautas por las cuales se determinaba que un producto debía ser fiscalizado por una aduana en particular.

"Nunca se abrieron esos datos, nunca supimos si los controles eran exitosos o no, y en los hechos esto funcionó como una discriminación de algunas aduanas a favor de otras donde se concentró el trabajo. Adonde se produjo una especie de abarrotamiento, y en vez de llevar el control cerca del importador, se concentró en determinadas aduanas", afirmó.

Según el Boletín Oficial

La Resolución General 4097-E publicada hoy en el Boletín Oficial, que deja sin efecto la Resolución General N° 1.924, entrará en vigencia a partir del primer día hábil desde su publicación, es decir el lunes. Sin embargo, habrá que constatar que efectivamente que ese día estén preparados los sistemas informáticos y según marca la norma se hayan impartido, por parte de la Dirección General de Aduanas, las instrucciones necesarias respecto a las cuestiones operativas y de afectación de personal que se pudieran generar como consecuencia del dictado de la medida.