Santa Fe
Sábado 02 de Julio de 2016

"Abierto para todos"

Aída Molina encara su rol de presidenta con total hidalguía y piensa en seguir creciendo: "Lo hacemos con recursos propios"

El Centro Friulano de Santa Fe tiene vida propia. Emplazado en un lugar emblemático, en calle Salvador del Carril, creció a pasos agigantados para convertirse en un ícono del barrio. Es así como su nombre es una característica y la gente del lugar hizo de este casi su segundo hogar.
Aída Molina es la presidenta de esta institución y, al igual que sus pares de Comisión, se esfuerza para ver a su querido espacio rozagante y vivaz. Esta vez, con la connotación de saber que se llegó al 65º aniversario de fundación. Al momento de hablar del presente, fue clara y concisa. "Está estable. En todo momento estamos abocados en mantener a la institución, algo que demanda mucho esfuerzo. Se nota el paso del tiempo y por eso vamos haciendo obras en la medida que podemos", expuso.
Seguidamente, contó cómo es que hacen para pelearla todos los días contra las adversidades económicas: "Todo lo que hacemos es con recursos propios. Gracias a la concesión de los salones logramos encausar la economía. Hay un comedor de miércoles a domingo y también un salón principal que está para la realización de fiestas, a eso hay que sumarle el patio cervecero en el verano. En pocas palabras, son el principal sustento del Centro, pero hay que lidiar bastante ahora con el tema de los servicios, porque se hace difícil cumplir con los costos de la actualidad. Pero sé que todos están en las mismas condiciones y por eso nosotros la seguimos peleando".
El momento de hablar de los objetivos de la institución, dijo que se mantienen los ideales del comienzo de historia: "Fue creado por un grupo de inmigrantes de orígenes friulanos con el objetivo de crear un lugar donde se pudiera conversar, cantar sus canciones, jugar a los juegos de cartas tradicionales y la Burra, algo típico, además de las bochas. La nostalgia por su tierra natal los llevó a hacer esto, porque era un grupo bastante grande. Entonces sin darnos cuenta se hizo algo importante en Santa Fe y por eso buscamos que siga siendo así".
En relato con mucho para destacar, algo importante fue resaltar algo que Aída no quiso obviar: "La institución está abierta a toda la comunidad. Acá no hay fines deportivos y políticos por delante, todos pueden acceder y disfrutar de cada actividad. No es solo para friulanos, sino para cualquiera".
En el final, explicó los motivos que la llevan a estar ligada al Centro Friulano: "Mi padre fue uno de los socios fundadores, entonces me pareció que era correcto formar parte en homenaje a esos friulanos que dejaron su tierra en busca de nuevos horizontes. Mi papá fue el único de la familia que emigró; mi madre también fue friulana y amaban ese lugar. Se podría decir que me crié acá, pasé toda mi adolescencia y después por cuestiones de trabajo me alejé un poco, pero siempre estuve al tanto de todo. Una vez que me jubilé me llamó Danilo Gon para formar parte de la comisión y desde ahí estamos trabajando. La mayoría de los integrantes de la comisión somos hijos de socios fundadores".